Nacional Trump

Aquí estamos, señor Trump

UNAM Global/Daniel Francisco / imágenes: Victor Hugo Sánchez, Benjamin Chaires, Daniel Francisco, Cesar Romero, Luis A. Torres, Farrah De la Cruz
El pueblo de México salió a las calles. Y gritó, muy fuerte para que lo escuchen en todos los palacios del poder: No a Trump!

No hubo un solo minuto en la Marcha por México en el que el ¡Viva México!, el Goya universitario, el apoyo a los migrantes mexicanos dejara de sonar.

Fue una caminata multicolor, donde niños, jóvenes, estudiantes, ancianos, maestros reclamaron su derecho a manifestarse contra los atropellos de Donald Trump.

El Paseo de la Reforma se volvió la plataforma pública de la sociedad. Una sola voz se alzó contra el enemigo de México; una sola voz se hizo presente en pancartas, mantas, letreros improvisados, dibujos que caricaturizaban al Presidente de los Estados Unidos. La voz de la sociedad con un mensaje muy claro: México está listo para la lucha: de norte a sur, de este a oeste, como se clamó.

Todas las banderas fueron una misma. Las banderas de la UNAM, del Instituto Politécnico Nacional, el CIDE, el Colegio de México, los Pumas, la Universidad Autónoma de la Ciudad de México y muchas otras organizaciones, fueron la bandera de México.

Niños que preguntaban a sus padres por qué se construía un Muro; ancianos que eran llevados en sus sillas de ruedas y que recordaban las decenas de marchas en las que habían participado, una más, pero con el mismo entusiasmo y ahora acompañados de sus hijos y nietos. Marchar antes de que el enemigo crezca más, marchar contra la apatía, para demostrarle a los demás (¿ultras, autoritarios, cómplices?) que nuestro México nadie es dueño de las marchas.

Del Auditorio Nacional al Ángel de la Independencia. Marcha alegre en la que no hubo disputas partidistas. Donde no sólo se vociferó contra Trump, Peña y demás líderes, también se bailó y se cantó.

Apenas terminaba el Viva México y alguien comenzaba un Goya Universitario. México por todas partes hasta el Ángel de la Independencia donde se entonó el Himno Nacional y así quedaba presente el mensaje que cruzará muros sin necesidad de pasaporte.

En el otro sentido de la Avenida Reforma, detalles aparte, la historia fue la misma: todos contra Trump y en favor de México.

En el nuevo México de convulsiones y dolores varios,  de crímenes, corrupción e injusticias cotidianas , finalmente la vibra de la esperanza se prendió al píe de El Angel. Porque cuando las viejas estructuras de poder parecen quebrarse, son los ciudadanos quienes dan la cara.

Aquí estamos señor Trump.

Deja tu comentario

Comentarios