Deportes

Ejercicio y activación física coadyuvan contra la Covid

Dirección General del Deporte Universitario
Estas acciones producen efectos que ayudan al cuerpo contra la Covid-19.

 

 La activación física y el ejercicio coadyuvan al ser humano en la lucha contra la Covid-19. Su práctica habitual brinda efectos similares a los que tienen los medicamentos contra enfermedades metabólicas, en pro de la salud mental o como auxiliares en los tratamientos contra el cáncer, según Luis Camas, residente de segundo año de la especialidad de Medicina de la Actividad Física y Deportiva de la UNAM.

Pero de mayor relevancia en la actualidad es que ayudan al cuerpo humano a enfrentar enfermedades tan difíciles como la provocada por el virus SARS-Cov 2, ya que producen un efecto protector en el parénquima pulmonar, reducen la inflamación sistémica que hay en el cuerpo, disminuyen el riesgo de que se presenten receptores donde el virus llega a replicarse dentro los sistemas cardiovascular y cardiopulmonar, y repercuten de forma positiva en el sistema inmune.

“Una persona que tiene mayor capacidad aeróbica tiene menor riesgo de mostrar cuadros severos de Covid y de presentar estadías prolongadas en terapia intensiva, a la vez que goza de mayor probabilidad de salir de esta”, aseveró el especialista Luis Camas en un consultorio transmitido por el canal de Facebook de Deporte UNAM.

“El ejercicio, y las ventajas que nos da tener una buena condición física, es tan importante como limpiar los zapatos, la ropa o desinfectar las bolsas del supermercado”, añadió la doctora Cristina Rodríguez, titular de la Dirección de Medicina del Deporte de la Dirección General del Deporte Universitario de la UNAM, luego de que se expusiera que el riesgo por contagio a través de las superficies es bajo y que el foco de infección más alto es aéreo, especialmente en lugares que sean cerrados.

En este consultorio también se habló sobre las dificultades que enfrenta el mundo para contar con una vacuna en el futuro inmediato. Ante esto, se reiteró el llamado a poner en práctica medidas que sí puedan hacerle frente a esta enfermedad, y se precisó que cuando se habla de actividad física se hace referencia a actividades que no impliquen reposo y que cuando se alude al ejercicio se habla de sus dos variantes: aeróbico (repetitivo y rítmico, en el cual trabajan grandes grupos musculares) y de fuerza (romper una resistencia en ciertos músculos, ejerciendo contracciones).

Según las recomendaciones del Colegio Americano de Medicina del Deporte, en pacientes sanos lo ideal es cumplir 150 minutos semanales de ejercicio aeróbico, los cuales pueden dividirse en lapsos de diez minutos. De igual forma, es idóneo cumplir dos o tres días de ejercicio enfocado a la fuerza, con dos a cuatro sets que permitan de ocho a doce repeticiones de intensidad. Todo esto debe ser personalizado ya que las capacidades de las personas varían según su contexto.

En la charla se habló en general de la readaptación de la vida cotidiana en la pandemia, sin dejar de lado las medidas generales: uso de cubrebocas, lavarse las manos, no tocarse la cara, mantener distancia y evitar lugares concurridos.

 

Deja tu comentario

Comentarios