NewsFeed Salud

Mitos sobre la transmisión del SARS-CoV-2

Daniela Chirino / Damián Mendoza

El doctor Baruch Díaz Ramírez, titular de la Clínica de Atención Preventiva del Viajero (CAPV) y vocero de la Comisión de Expertos de la UNAM ante la emergencia de la COVID-19, habló sobre los diferentes mitos surgidos pro la transmisión del virus SARS-CoV-2.

Destacó que los termómetros infrarrojos no son dañinos para la salud y han sido utilizados desde hace décadas en mediciones de temperatura. Además, cuentan con la aprobación de las instancias sanitarias. Dichos dispositivos se pueden utilizar para medir la temperatura en diferentes sitios, en el caso del termómetro infrarrojo se han realizado estudios científicos, médicos y clínicos para localizar las regiones del cuerpo en donde es mejor medir la temperatura corporal.

El especialista destacó que la medición ideal es en la frente, la parte frontal y lateral de la cara. Explicó que tomarla en las extremidades es erróneo y puede causar confusiones, debido a que están diseñadas para disipar el exceso de temperatura corporal, cuando la sangre fluye a través de las extremidades hay un grado menor de temperatura que la corporal central.

Asimismo, los termómetros infrarrojos son útiles para impedir el contacto directo entre el tomador de la temperatura y el candidato a la medición. Lo que los hace ideales para evitar la transmisión del virus.

¿El oxímetro de pulso puede escanear mis huellas?

El oxímetro de pulso es un dispositivo pequeño parecido a una pinza para ropa que indica el ritmo cardíaco y el nivel de oxígeno en el cuerpo. La tecnología empleada en el oxímetro de pulso es diferente a la que se ocupa para escanear huellas digitales.

¿El hisopo para hacer pruebas de la COVID-19 puede dañar el cerebro?

El hisopo de Dacron o bastoncillo se utiliza para tomar las muestras de saliva en la parte posterior de la garganta y de la cavidad nasal. Los hisopos están diseñados de tal manera que no puedan provocar un daño más allá de tomar una muestra significativa de saliva y preservar las partículas virales, en la medida de lo posible, durante el trayecto de nuestra nariz-garganta hacia el medio de cultivo.

“La pared de nasofaringe (la cavidad de la nariz) y de la orofaringe (porción bucal de la faringe o garganta de la boca) en donde se toman las muestras se encuentran delimitadas por material de hueso muy firme, por lo que es imposible que el hisopo pueda traspasar esta estructura sólida en la cual nos estamos recargando para poder tomar la muestra”.

La muestra se toma en la parte posterior de la cavidad nasal de la nariz debido a la concentración de partículas virales y la alta probabilidad de encontrar una mayor cantidad que permitan detectar el virus. Mencionó que es de vital importancia que este sea el primer sitio en que se obtenga el material de las partículas virales. El segundo lugar sería la cavidad de la garganta de la orofaringe.

De no obtenerse de estos sitios es probable que no se tenga la capacidad suficiente para detectar la presencia del virus en personas que apenas inician con signos y síntomas o en aquellas que ya presentaron síntomas y llevan más de siete días en el proceso de enfermedad.

“Si nosotros vamos a los sitios con mayor concentración de partículas virales podemos aprovechar de mejor manera la oportunidad para detectar oportunamente y dar tratamiento a aquellas personas que así lo requieran”.

¿Tengo que usar cubrebocas al correr, andar en bicicleta o al realizar una actividad física?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda no usar tapabocas mientras se realiza una actividad física. Pero se deben cumplir dos condiciones: la primera es estar al aire libre y la segunda mantener la sana distancia de uno a dos metros. El aire libre diluye rápidamente las partículas que se pudieran expulsar, de manera que no se puede aspirar una cantidad suficiente para contagiarse.

¿Usar careta sustituye al cubrebocas?

El cubrebocas protege a los demás para no contagiarse de alguien que es contagioso o contagiante. Cuando se usa el tapabocas las partículas virales que se expulsan se retienen y disminuye la cantidad que se expulsa al medio y que pueden obtener otras personas. En cambio, la careta, los protectores oculares y las monogafas sirven para evitar que alguien que no porta el tapabocas nos contagie al hablar, estornudar o toser y así evitar que las gotas de saliva entren a los ojos. Cada uno de estos elementos se complementa y tiene funciones diferentes.

¿Aguas residuales, inodoros y baños públicos?

A nivel mundial, las aguas residuales se han visto involucradas en varios estudios para la detección y el seguimiento de las cargas virales en la comunidad. Se han detectado materiales genéticos del SARS-CoV-2.

“Al momento de estar en contacto con superficies que muchas personas tocan, nos podemos contaminar las palmas de las manos y llevarlas hacia los ojos, nariz y boca. Pero las aguas residuales como tal no representan un mecanismo efectivo para la transmisión de este virus”

Sin embargo, la transmisión se puede dar a través de superficies contaminadas como el inodoro, el lavamanos y las puertas. El especialista enfatizó que es necesario ser cuidadoso cuando se acude a baños públicos y evitar tocar nuestra cara mientras no se haya realizado el lavado las manos.

¿Las gárgaras con enjuague bucal o bicarbonato de sodio protegen de la COVID-19?

El enjuague bucal disminuye de manera temporal la cantidad de partículas virales que pueden estar en nuestra orofaringe, pero no en la cavidad nasal (la cual contiene una mayor concentración de partículas virales). El enjuague bucal es una medida antiséptica y no reduce el riesgo de contagio del virus SARS-CoV-2.

Dióxido de cloro

Respecto al Dióxido de cloro, el especialista destacó que dicha sustancia no ha demostrado ser efectiva y segura para el tratamiento de la COVID-19. De hecho, diversos países se han pronunciado en contra de su uso debido a que ha demostrado ser especialmente dañina para los niños, así como para las vías respiratorias (puede provocar insuficiencia respiratoria aguda), causar daño hepático grave y daños severos en la piel. “El dióxido de cloro no se debe utilizar, es una sustancia peligrosa que no ha sido autorizada para tratar la COVID-19”

Deja tu comentario

Comentarios