Campus Ciencia Salud

Primer mexicano en ganar beca de la NASA es egresado de la UNAM

Michel Alejandra Olguín Lacunza
Mario Rivas ha repetido la hazaña dos veces: en 2012 ingresó a una estancia de biología planetaria y en 2019 ganó la beca para investigadores postdoctorales en el área de Astrobiología ambas la NASA.

En 2019 Mario Rivas, egresado de la UNAM, se convirtió en el primer mexicano en ganar la beca para investigadores postdoctorales que otorga la NASA, en el área de Astrobiología, por su proyecto titulado “Evolución temprana del aparato de traducción, una perspectiva estructural”.

No es la primera vez que el universitario gana una beca para estudiar en la NASA, ya que, durante su doctorado en 2012, existía un programa de residentes en biología planetaria con el que se podía cursar una estancia de investigación. Mario Rivas ha tenido el privilegio de estudiar dos veces en la NASA.

Fue uno de los tres seleccionados para este grado, los otros dos son estadounidenses. Actualmente trabaja en la Universidad de Houston con George Fox, un investigador reconocido mundialmente en el campo de origen de la vida.

Lleva un año con su investigación y acaba de renovar su beca. Al terminar este año, y si demuestra que su proyecto ha obtenido buenos resultados, podrá renovarla por última vez.

Mario ingresó a la Máxima Casa de Estudios desde la Escuela Nacional Preparatoria No 2, posteriormente llegó a la Facultad de Ciencias donde cursó su licenciatura en biología, y finalmente se doctoró en la Facultad de Medicina.

La UNAM es como su propia casa, el sitio que le abrió las puertas para estudiar y convertirse en lo que es hoy. De joven tenía algunas limitaciones económicas, y gracias a la UNAM pudo acceder a una educación de alta calidad.

Toda su vida fue muy dedicado al estudio. Estaba en su tercer semestre en la Facultad de Ciencias cuando decidió inscribirse a la materia Origen de la Vida, no le importó saber que se trataba de una materia dirigida a los estudiantes de últimos semestres. Ahí, conoció a Antonio Lazcano, quien se convirtió en su padre académico, como él lo llama.

Desde entonces se sintió maravillado por el estudio del origen de la vida, y es la materia que más veces ha tomado. “Después de haberla pasado yo seguía entrando como si fuera alumno”.

Además de Lazcano, tuvo la influencia de otros profesores a quien también les agradece con mucho cariño su vida académica: Arturo Becerra, Víctor Valdés, Diego González, Georges Dreyfus, Pablo Vinuesa, Alicia Negrón y Lorenzo Segovia.

Una de las prioridades de la NASA es entender el origen de la vida, al estudiar cómo nació en la Tierra, los científicos podrán saber que buscar allá afuera, en ese enorme Universo.

Por esto, su proyecto “Evolución temprana del aparato de traducción, una perspectiva estructural” es importante para entender el origen y la evolución temprana de la vida en nuestro planeta.

Investiga sobre el ribosoma, que se trata del vestigio más antiguo que todos los seres vivos comparten, ubicado en las células y cuya historia está embebida en su estructura tridimensional.

El ribosoma es el sistema celular encargado de sintetizar las proteínas a través de decodificar el código genético.

Deja tu comentario

Comentarios