Cultura

El bioarte da una dimensión poética a la vida existente en el planeta: Eduardo Kac

CulturaUNAM Nota: Arturo Cuevas
El artista brasileño reflexiona en torno al arte transgénico en El Aleph. Festival de Arte y Ciencia

El bioartista Eduardo Kac afirmó que a pesar de que el mundo se trasladó al espacio virtual debido al confinamiento provocado por la pandemia de COVID-19, la vida misma, tal y como la conocemos, no puede ser trasladada por completo hacia los algoritmos digitales.   

“Hay una distinción profunda entre la representación digital de la vida y la lógica de la vida como un elemento que no puede ser controlado”, apuntó durante su videoconferencia Bioarte. El creador del arte transgénico explicó que esta imposibilidad se debe a que la vida tiene sus propios misterios y por más que se le estudie para entenderla, el funcionamiento de su propia dinámica es imprevisible para el razonamiento humano.  

Sin embargo, señaló que al mismo tiempo el ecosistema biológico en el que conviven seres humanos, plantas, animales y bacterias contiene una plasticidad que “sí permite un nivel específico de cambio y de control bajo condiciones de laboratorio”.  

Esto queda reflejado en las diversas obras que ha montado en relación con el bioarte desde hace más de dos décadas, como el caso de su Green Fluorescent Protein (GFP) Bunny (2000), que generó un debate global sobre esta nueva rama artística. La obra se centra en Alba, una coneja a la cual se le añadió el gen GFP de la medusa, el cual fluoresce en color verde cuando se le expone a la luz azul.  

El arte transgénico del Kac se ha centrado en la programación y reconfiguración de procesos biológicos, con el objetivo de reflexionar sobre la noción científica y religiosa que otorga determinada supremacía de la raza humana sobre los demás seres vivos. Él sostiene que el bioarte trae consigo una dimensión poética, lírica y política a aspectos variados y variables de toda la vida existente en el planeta. 

 

Deja tu comentario

Comentarios