Cultura NewsFeed

Verdecruz o los últimos lazaretos, una historia de resiliencia

CulturaUNAM Nota: Rene Chargoy

La biopolítica de aislamiento sanitario impuesta a los enfermos de lepra, es tema de reflexión en el working progress virtual Verdecruz o los últimos lazaretos, propuesta de teatro documental que emplea la técnica conocida como Verbatim, diseñada por Alecky Blythe, la cual consiste en la reproducción exacta de las palabras, tonos, ritmos, pausas y acentos de quienes previamente han dado sus testimonios, y que en este caso son los sobrevivientes de la también llamada enfermedad de Hansen, recluidos en el leprocomio Gonzalo González de la ciudad de Quito, Ecuador, hoy convertido en una clínica dermatológica. 

La dramaturgia de Ingrid Bravo está basada en el libro Nuestra historia no es mentira, de Beatriz Miranda, y en una serie de entrevistas realizadas en Colombia por el director de esta puesta en escena con formato audiovisual, Mario Espinosa, en las que recoge los testimonios de ex pacientes del ya desaparecido lazareto Agua de Dios. 

La pieza se estrenó en la página www.teatrounam.com.mx el miércoles 27 de mayo, en el marco de El Aleph. Festival de Arte y Ciencia. Se trata de una experiencia de resiliencia que visibiliza a quienes sufrieron no solo la enfermedad, sino además el aislamiento, abandono, incomprensión y rechazo familiar y social. Es un ejercicio de memoria sobre los peligros que entrañan las políticas de discriminación y el control ejercido ideológicamente, y también en el cuerpo y con el cuerpo. 

Verdecruz o los últimos lazaretos “es un esfuerzo encaminado a armar el rompecabezas del universo de los leprosarios, antes de que sus ruinas se pierdan bajo la neblina de los tiempos y la desmemoria. Se siguieron estas huellas gracias a los testimonios de enfermos de lepra que sobrevivieron a esta experiencia y a la generosidad de estudiosos e investigadores de la vida en esos centros de aislamiento y reclusión, que mostraron cómo, a pesar de las adversidades, las personas son capaces de construir su sentido de la vida”, comenta para la prensa Mario Espinosa. 

Es a partir de la técnica Verbatim que el elenco de jóvenes egresados del Centro Universitario de Teatro (CUT) lleva al espacio escénico, a través de voces mimetizadas, fragmentos de las historias que relatan los propios enfermos de lepra, hombres y mujeres adultos y ancianos silenciados en la sociedad. Son jóvenes confinados en sus casas por la pandemia que hablan de otros seres humanos de mayor edad, y que tiempo atrás estuvieron recluidos por su especial condición de salud. 

Sebastián Cobos, María Kemp, Sandra Cecilia, Sabrina Tenopala, Andrés Tirado y José Juan Sánchez, jóvenes actrices y actores, traen al presente un discurso en el que más que el dar voz al otro, muestran su generosidad de escuchar al otro y darle cuerpo a cada historia que se registra y que se expresa igualmente en cantos, bailes y rezos en clave sonora. 

Verdecruz o los últimos lazaretos es un proyecto que se comenzó en 2016 y que a fines de 2019 estaba listo para montarse en un teatro, pero la emergencia sanitaria por el coronavirus modificó la manera de presentarlo, de ahí que aún sea un trabajo en proceso que, asegura Mario Espinosa, tendrá algunos cambios en  su versión teatral. La técnica será la misma: grabaciones de audio que los actores y actrices reproducen literalmente, y que en esencia son fonografías o escrituras sonoras que permean el aliento de otro ser. No perderá protagonismo la voz como transporte emocional, el testimonio histórico que se vuelve ficción en un poderoso acto de conexión. 

Productora: Vania Sauer; asesoras: Beatriz Miranda Galarzas y Gloria Carrasco; fotografía y edición: Ernesto Madrigal; música: Cristóbal Maryán, escenografía y vestuario: Natalia Sedano; edición de audio: Andrés Tirado; diseño de movimiento: Marcela Aguilar; registro de dirección: Sabrina Tenopla; asistente de dirección: José Juan Sánchez; producción: Teatro UNAM, CUT, Cornamusa y el Instituto de Estudios Críticos 17. 

 

Deja tu comentario

Comentarios