Campus Ciencia

Avispón asesino no llegará a México

Michel Olguín Lacunza
Este avispón se especializa en atacar de forma masiva nidos o colmenas, los apiarios sufren grandes pérdidas de abejas por los ataques

A finales del año pasado en el estado de Washington, Estados Unidos, se informó sobre la aparición de avispas inusuales que mataron a las abejas (apis mellifera). El miedo se esparció por todo el continente y algunas personas han matado a todos los avispones con los que se han encontrado.

En entrevista, Adriana Correa, investigadora de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la UNAM, afirmó que este avispón habita en Asia: Japón, China, Taiwan, Corea del Sur, India, Malasia, Nepal, Tailandia, entre otros sitios.

Se llama avispón mandarinia y también se le conoce como el gran avispón, el avispón amarillo, la gran abeja ballena y la gran abeja gorrión. “El nombre de avispón asesino vino de un programa de televisión”.

La investigadora pide a las personas no matar a las avispas que encuentren, porque esta especie no ha llegado a México y difícilmente lo hará. Existen varias clases de avispas y todas tienen una función benéfica ecológica: ayudan a mantener el equilibrio al cazar otras especies, no sólo matan abejas.

Los avispones tienen cara de color amarillo, las obreras miden de 2.4 a 4 centímetros de largo y la reina puede llegar a medir hasta 5 centímetros y vive hasta un año, en cambio los machos tienen un tamaño similar a las obreras, no tienen aguijón y viven de 15 a 35 días.

El avispón asiático es considerado una plaga para las abejas, porque las devoran y es una de sus principales fuentes de alimento, y causan grandes pérdidas. De hecho, los apicultores reportan gran cantidad de abejas decapitadas.

Estos avispones buscan fuentes de proteína en las abejas para alimentar a sus reinas. Primero capturan a las abejas, luego las decapitan y mastican su masa muscular del tórax, después las compactan como una bola y lo trasladan al nido, también se llevan a las larvas para alimentar a las suyas.

Este avispón se especializa en atacar en forma masiva nidos o colmenas, los apiarios sufren grandes pérdidas de abejas por los ataques, matan rápidamente a miles de abejas. “Se dice que un avispón mata cuatro abejas por minuto (una abeja cada 14 segundos) y los ataques pueden durar de una a seis horas”.

Matan a las abejas adultas al decapitarlas, después con su tórax hacen unas bolas, además, entran a la colonia y se llevan a las larvas para alimentar a sus crías. Si las abejas del continente americano se encuentran con este avispón difícilmente podrán defenderse.

¿Invasión a otros países?

La detección de esta especie en Estados Unidos es muy reciente como para estipular su invasión a otros países ¿Qué deben hacer los apicultores? La especialista enfatizó que deben ser prudentes, no crear alarmas y sobre todo estar al pendiente de su distribución en el país norteamericano.

Deben estar pendientes de la información científica generada junto con la del Ministerio de Agricultura de los Estados Unidos, quienes son los encargados de monitorear su dispersión. De momento sólo se encuentra en Washington.

El apicultor debe manejar de forma óptima las colmenas, cambio de reinas en el tiempo recomendado (6 meses a un año), alimentación en tiempo, cantidad y forma adecuada, además de cambio de paneles, entre otros.

Deben revisar rutinariamente las colmenas, enviar muestras a laboratorio para detección de enfermedades ya registradas en nuestro país.

En México, la Secretaría de Agricultura, a través del Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad (SENASICA) emitió un comunicado para que los Comités Estatales de Sanidad Vegetal y Comités de Fomento y Protección Pecuaria realicen el reporte de alistamientos dentro del territorio nacional a través del correo de alerta alerta.fitosanitaria@senasica.gob.mx o servicio telefónico 01800 7897897 y 01800 7512100 para remover, ahuyentar o eliminar los nidos.

¿Qué pasa en Estados Unidos?

Adriana Correa mencionó que en el país del norte las personas asustadas pusieron trampas, los apicultores en Kentucky y Tennessee han anunciado planes para poner trampas este mes.

“Desafortunadamente el cebo de esas trampas es una mezcla de jugo de naranja y vino para cocinar, es atractivo para todo tipo de insectos nativos, hasta ahora, eso es lo que han estado atrapando”.

La investigadora indicó que a algunas personas no les interesa matar a otros insectos. No obstante, son benéficos porque comen varias veces su peso en orugas de los huertos y de plantas ornamentales, matarlos indiscriminadamente significa hacer mucho más daño que bien.

Los apicultores en Asia se han adaptado a los avispones, usando pantallas especiales para mantenerlos alejados y las abejas Apis ceranae han evolucionado para formar sus propias tácticas defensivas, y han creado una “bola de abejas” alrededor de avispones invasores para sofocarlos.

Las picaduras son muy dolorosas, en el veneno inoculan una neurotoxina, el aguijón puede penetrar el traje del apicultor el cual es confeccionado con telas gruesas.

En China y otros países algunas personas piensan que las pupas y las larvas de avispón son deliciosas. La gente las consume y se pueden comprar en latas. “A esto se le conoce como entomofagia y puede en determinado momento ser un uso para la especie”, concluyó la investigadora universitaria.

 

Deja tu comentario

Comentarios