Academia NewsFeed Salud

Repercusiones de la pandemia COVID-19 en la educación

CRIM / Daniela Chirino 

La llegada intempestiva de la pandemia trajo consigo una estrategia de comunicación deficiente entre los docentes y alumnos, lo que ha provocado la pérdida de continuidad en el proceso de enseñanza-aprendizaje, destacó la doctora Carlota Guzmán Gómez, investigadora del Centro Regional de Investigaciones Multidisciplinarias (CRIM) de la UNAM.

La especialista en temas vinculados a la educación expresó que implementar la lógica escolar en casa no la sustituye, debido a que ésta tiene sus particularidades y sus formas de operación, además, no todos los alumnos tienen acceso a dispositivos electrónicos e Internet.

“No todo mundo tiene un espacio adecuado para trabajar en la dinámica de la casa, y por otra parte, también está en el papel de los padres de familia que muchas veces han tenido que cumplir un papel de maestro o por lo menos de apoyo supervisor”.

Guzmán Gómez enfatizó que no todos los padres de familia tienen la preparación y disposición para enseñar. “Ser maestro implica una formación, recursos didácticos y pedagógicos, ellos no están formados para hacerlo”.

Explicó que los procesos educativos tienen que ver con trabajo grupal, con vínculos e interacciones entre maestro y alumnos. “El conocimiento se construye en la acción, esta es una de las grandes pérdidas, y por otra parte, la escuela es un espacio de socialización que tanto los niños y adolescentes perdieron, lo que provoca diversos estados de ánimo como aburrimiento y depresión que no son favorables”.

Finalmente, la investigadora universitaria señaló que lo positivo de la situación es la autogestión que los estudiantes han tenido sobre su propio aprendizaje.

Deja tu comentario

Comentarios