Campus

Hay que replantear el modelo económico después de la COVID-19

Fabiola Méndez/Damián Mendoza

La pandemia del coronavirus que afecta al mundo entero causará un grave impacto económico, posiblemente superior a los efectos de la crisis de 2008. Sin embargo, hay que decir que la inestabilidad económica y el riesgo de colapso estaban presentes desde mucho antes de la aparición de la pandemia  con la caída de las bolsas de valores, el aumento de los precios del petróleo y la desaceleración económica mundial que observamos desde inicios de este 2020.

El coronavirus vino a agudizar los riesgos de la llamada globalización financiera de las últimas décadas y a poner en evidencia un conjunto de desigualdades e injusticias del sistema económico. “El modelo económico tiene que cambiar, estamos en medio de la crisis y no tenemos una fecha para el fin de la cuarentena, pero estamos viendo que la idea de un estado mínimo, un estado que dejara todo, incluida la salud, al libre juego de las fuerzas del mercado no está funcionando”, explicó Cristina Rosas González, especialista en relaciones internacionales de la UNAM.

De acuerdo con la académica e investigadora de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales (FCPyS), hay países que han tenido un éxito relativo en el manejo de la crisis pero son naciones que por regla general se caracterizan por tener un estado fuerte: Japón, Alemania, Canadá, países escandinavos, Rusia y China donde el estado se hace cargo del aprovisionamiento de salud.

Sin embargo, en otros países ese modelo deja fuera a miles de los sistemas de salud, por tanto, tiene que haber un replanteamiento de éste y una revaloración del papel del Estado, no sólo en la economía sino como proveedor de bienestar social. “Las cosas tienen que cambiar porque en el ambiente hay otros agentes que generarán epidemias en el futuro, hay que trabajar en la prevención. Hasta ahora la propia estrategia de la Organización Mundial de la Salud ha privilegiado la mitigación, se ha dado por sentado que la COVID-19 llegará a todas partes, por lo cual, en el futuro hay que ser más preventivos. De esta crisis tendremos que salir más sólidos y con mejores sistemas de salud”.

Rosas González hizo mención que mientras Rusia e Irán están pugnando porque se levanten sanciones impuestas por occidente, las cuales permiten el acceso a distintos insumos, los dos países son golpeados por la epidemia de distintas maneras. “No hay punto de comparación entre estas dos naciones, Irán tiene un sistema de salud precario y depende del trato que se le da a la mujer, cuestiones culturales, usos y costumbres que abonan a que la esté pasando mal mientras que Rusia ha logrado contener la epidemia”.

Acotó que el ánimo internacional no está para debatir estos temas, están ensimismados en la agenda nacional y en la crisis sanitaria actual. Pese  a esto, afirmó que quien está empeñado en que el Consejo de Seguridad de la ONU tome la batuta en los temas de salud es Estados Unidos, donde su presidente ataca a la OMS y critica su ayuda a China. “No hay que olvidar que es un país en desarrollo, hay millones de personas que viven en situación de pobreza, la han pasado mal y requieren mucho apoyo. No hay acuerdos en cuanto a lo de las sanciones porque EU pesa mucho y las reuniones sólo terminan por dividir a los integrantes del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas”.

La especialista refirió que mientras se debate la suspensión de sanciones la enfermedad sigue avanzando, cobrando víctimas y dilapidando los recursos económicos de los países.

Por otro lado, señaló que de esta crisis van a salir fortalecidos China y Rusia mientras que EU se irá para abajo por la falta de liderazgo, pues su presidente no cree que esta crisis sea un problema serio, ya dio una fecha de posible levantamiento de la epidemia y no tiene en mente que su país es ahora el epicentro de la epidemia.

Esas actitudes del presidente y empresario estadounidense sólo lograrán el desplome de Estados Unidos como líder mundial y quedará una vacante que posiblemente China o Rusia podrán llenar. Por un lado, porque Rusia ha enviado ayuda a España e Italia para tantear el terreno y hacerle ver a Europa que va a necesitar ayuda. “Putin visita a enfermos de coronavirus en un hospital, esas imágenes muestran al presidente ruso vestido con zapatos y vestimenta especial, lo que proyecta que él entiende lo que son los riesgos biológicos y Rusia da demostración de fuerza y conocimiento. Va otorgar ayuda a quien lo necesite pero la va a condicionar a que le quiten las sanciones”.

Por otro lado, China que es el origen de la enfermedad es el que está aprovisionando al mundo de insumos y equipo médico, saldrá fortalecido de esta crisis y los que quedarán debilitados con consecuencias sociales y económicas degradadas son los países europeos y EU.

Finalmente, acotó que el contexto latinoamericano es desalentador, “ya tenían expectativas muy negras como lo había manifestado la CEPAL, el Banco Mundial y el FMI, esto sólo viene a ponernos de rodillas, mucho más de lo que estábamos”.

Deja tu comentario

Comentarios