NewsFeed

Investigadores de Zaragoza explican aspectos biológicos y moleculares de la COVID-19

Daniela Chirino / FES Zaragoza
Conocer los mecanismos moleculares del COVID-19 permite generar estrategias para resolver esta pandemia, maestro Leonardo Trujillo Cirilo.

 

El maestro Leonardo Trujillo Cirilo, integrante del laboratorio de Oncología Celular de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Zaragoza, declaró que las infecciones del COVID-19 se dan través del contacto con ojos, nariz y boca «el coronavirus reconoce a su célula blanco mediante la unión a receptores específicos que se encuentran en la membrana celular, estos receptores permiten al virus ingresar al interior de la célula».

Una vez en el interior de la célula el coronavirus utiliza diferentes moléculas para replicar su material genético, el material genético del coronavirus es un  ácido ribonucleico (RNA) de cadena positiva y debe generar una cadena complementaria durante su replicación.

Asimismo, el especialista destacó que una de las características más peligrosas del COVID-19 es su alta tasa de replicación debido a que a partir de una copia se pueden generar miles de copias nuevas. Durante la replicación se pueden presentar mutaciones en la secuencia del virus lo cual puede dar origen a virus con características nuevas, dichos virus serán capaces de soportar los diferentes compuestos diseñados para tratar al virus original de ahí la importancia de conocer los mecanismos moleculares de este virus para generar estrategias para resolver esta pandemia.

¿Por qué debemos lavarnos las manos con agua y con jabón?

La Dra. Rosalva Rangel Corona, responsable del Laboratorio de Oncología Celular,  explicó que se tiene conocimiento de que el coronavirus está conformado por una molécula de 200 nanómetros (una estructura más o menos grande), cubierta de proteínas y azúcares, una proteína conocida como spike o espinosa que sobresale de su superficie y se asemejan a una corona.

Recalcó que dicha estructura proteica hace que el virus sea pesado, de tal manera que cuando alguien estornuda, el virus puede viajar un metro y medio, llegar al suelo y permanecer determinado tiempo en la superficie. Por esa razón es de vital importancia lavarse las manos de forma constante ya que al tocar perillas, mesas, sillas o cualquier superficie donde alguien haya estornudado cabe la posibilidad de que el virus todavía esté ahí.

La Dra. Rangel concluyó que lavarse las manos con agua y jabón degrada la superficie del virus compuesta por proteínas y azúcares que suelen ser la llave de entrada a las células en fosas y pulmones.

 

Deja tu comentario

Comentarios

Hablamos de: