Salud Sociedad

Fortalecer vínculos comunitarios frente a pandemia de coronavirus

Luisa González/Damián Mendoza

Pandemia, coronavirus, Covid-19, cuarentena, lavarse las manos, compras de pánico,  son palabras que han saturado los medios informativos de México y el mundo en los últimos días.

Hemos visto imágenes provenientes de Europa de países que han decretado cuarentenas entre sus habitantes para evitar que el virus se expanda aún más. Todos están encerrados en sus casas. Ante el aislamiento los vecinos cantan desde su ventana o balcón, tocan algún instrumento o regalan algún presente a quien vive solo. Hablan del tema entre ellos y sin darse cuenta establecen un vínculo de comunidad que hace más fácil soportar la situación.

En entrevista para UNAM Global, el Doctor Raúl Cabrera Amador, investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), unidad Xochimilco, habló sobre el tema.

El especialista indicó que la situación de salud que actualmente estamos enfrentando es de alarma, de pánico y de estrés generalizado. Para hacerles frente, indica, hay dos tipos de respuesta: buscar la inmunidad de las personas a través del no contacto, la distancia física, y el aislamiento, que parecieran son las únicas alternativas para impedir que el virus avance; la segunda es la individualización.

 Construir vínculos comunitarios

Cabrera Amador destaca que se debe construir de manera comunitaria alternativas que permitan buscar el cuidado de los otros, y no sólo el individual, porque la única alternativa realmente útil es aquella en la cual nos cuidamos mutuamente.

“Una respuesta solidaria, colectiva, es fundamental para evitar situaciones de pánico o de tensión nerviosa que está produciendo la pandemia”.

¿Podría desatarse la violencia intrafamiliar por la cuarentena?

El especialista considera que durante el periodo de cuarentena sí habrá tensiones en la familia, para ello hay mecanismos que pueden disminuir la tensión.

Al contrario de lo que se piensa, los niños saben qué está pasando en el mundo porque están expuestos a la información, sobre todo aquella vertida en las redes: “los niños tienen perfectamente claro que algo está sucediendo, que es grave y genera tensión”.

Para ellos se debe procurar el juego porque a través de esa actividad, los niños expresarán lo que sienten y sacarán la tensión que están viviendo.

La cultura del meme puede ayudarnos a sobrellevar la situación

Lo mismo sucede en el caso de los adultos. Cuando vemos un meme sobre la circunstancia que estamos viviendo, a pesar de que es una cosa tan grave, pues nos da risa, y esa risa es liberadora de tensión, explica Cabrera.

“Este tipo de prácticas (los memes) que podrían parecer fuera de lugar, sí resultan alternativas porque reducen la tensión y permiten una mejor convivencia.”

También tenemos la posibilidad de intercambiar información, porque aprendemos de la información recibida y del intercambio de esta. Este caso, del intercambio de opiniones: “¿Cómo la estás pasando?, ¿cómo la estás viviendo (la situación)?”

Esa acción de compartir la experiencia es otro de los elementos que contribuye a buscar comunidad y salidas colectivas.

 ¿Cómo convivir con los vecinos?

El doctor indica que la situación no está afectando a uno o a otro, sino a todos; todos estamos expuestos, lo cual permite ver cómo, cada quien, está enfrentando el problema

“He visto cosas que me parecen muy interesantes, por ejemplo: personas que ponen carteles en las ventanas de su departamento ofreciendo sus servicios para aquellos vecinos que no pueden salir por su despensa”.

Estas formas de colaboración mutua serían la alternativa entre vecinos ante esta situación de emergencia, que no es parte de la vida cotidiana en la cual no nos hablamos con el vecino, pero ahora estamos enfrentando una situación que es común.

“Las redes sociales, las ventanas, los balcones como se ha visto en imágenes que comparten personas que ya llevan varios días en cuarentena, me parece que son importantes porque podemos ver esas escenas y decir: “sí, hay posibilidad de establecer vínculo con el otro”, y eso es hacer comunidad frente al problema y nos salvará.

¿Cómo seguir fomentando la comunidad una vez que pase el peligro?

Todos estamos expuestos al sufrimiento y al dolor, unos más que otros pero todos estamos expuestos, resalta el académico.

El asunto es cómo resolvemos y qué salida le damos a esas formas de sufrimiento y de dolor. Entonces, cada quien busca de manera particular las alternativas para responder a ese sufrimiento.

Parte de la salud mental tiene que ver con el tipo de alternativas que uno encuentra para responder al tema del sufrimiento: “Este encierro, necesario, nos coloca en situación de vulnerabilidad a todos, y en ese sentido es importante establecer estas formas de colaboración con el otro, justamente para tratar de impedir el aislamiento completamente”.

“Me parece que compartir con el otro el dolor es una forma de alivio. Cuando uno le cuenta a un amigo que le duele algo que está viviendo, después de haberlo contado hay un alivio”.

Nadie se va a salvar por sí mismo. Sí es importante el autocuidado pero también es importante el cuidado mutuo en estas circunstancias, por ello se debe buscar las formas y las estrategias para fomentar ese cuidado mutuo.

También es importante buscar los espacios donde se pueda hablar del tema, pero también procurar los espacios donde podamos reírnos, lo cual regresaría la capacidad de enfrentar el problema, explicó finalmente.

Deja tu comentario

Comentarios