Campus Ciencia Salud

Coronavirus en perros y gatos no afecta a humanos

Michel Olguín Lacunza / Myriam Núñez
Los síntomas en el humano son respiratorios además de presentar ligeros signos digestivos, pero el virus que ataca a las mascotas presenta indicios netamente digestivos, y no se manifiestan alguna señal respiratoria.

El coronavirus que afecta a perros y gatos no se transmite a los humanos, porque son específicos de una especie, explicó en entrevista Fausto Reyes Delgado, director médico del Hospital Veterinario UNAM Banfield.

Los síntomas en el humano son respiratorios además de presentar ligeros signos digestivos, pero el virus que ataca a las mascotas presenta indicios netamente digestivos, y no manifiestan alguna señal respiratoria. El coronavirus de perros y gatos es de la misma familia del virus que afecta al humano, pero no son iguales.

“Al momento, no existe ningún tipo de estudio que indique la posibilidad de transmisión de esta enfermedad del perro o gato hacia el humano, no obstante, existe evidencia que se contagia de los gatos a los perros”.

En el caso de los gatos produce dos tipos de enfermedades: la primera es intestinal que se conoce como coronavirus del felino y ocasiona vómito, diarrea, deshidratación e incluso llega a provocar en los pacientes un índice de mortalidad muy alta.

La segunda variación es muy grave y es la Peritonitis Infecciosa Felina. Se trata de un coronavirus intestinal que mutó para atravesar la pared del intestino y así replicarse o multiplicarse en el tejido del peritoneo, que envuelve a los intestinos.

Cuando éste se inflama, produce peritonitis infecciosa felina y es altamente mortal en los gatos. “Lamentablemente es muy común”, dijo el académico universitario.

Los síntomas en los caninos se distinguen por presentar vomito, diarrea, signos digestivos, dolor abdominal, fiebre, pérdida de hambre e incluso depresión. 

Además, los perros jóvenes o en situación de calle, mal nutridos y con descuido, son los más susceptibles a enfermarse, pero su mortalidad no es tan alta en comparación con otras enfermedades como es el parvovirus. 

El diagnostico para este tipo de padecimientos consiste en pruebas de laboratorio, “no se puede precisar que la mascota tiene el virus con ver o palpar al ejemplar”, recalcó el médico veterinario. 

Tratamiento médico 

Una de las complicaciones en dicha enfermedad es que existen correlaciones con algunos parásitos gastrointestinales, y eso complica más el cuadro, porque tendríamos el efecto de los parásitos y por el otro lado las consecuencias del virus. 

De hecho, “el virus se encarga de disminuir el sistema inmune, y dejar desnudo el intestino para que las bacterias hagan su trabajo como tal”, explicó.  

De acuerdo con el experto, el tratamiento médico consiste en la hospitalización para controlar la deshidratación y el dolor producido por la inflamación de las vías digestivas, además de controlar los problemas secundarios asociados con invasión de tóxinas y bacterias, conocido como septicemia.

“Incluso el virus llega y causa algunos daños, pero quien realmente ocasiona muchos de los desenlaces, son las secuelas que dejan las invasiones bacterianas o de toxinas bacterianas hacia el organismo”.

Para evitar la enfermedad es necesario medicina preventiva que consiste en acudir al médico veterinario constantemente, en donde le realizarán a la mascota exámenes físicos, les aplicarán su cartilla de vacunación completa, además es necesario que los dueños mantengan mucha higiene en el área del gato o perro. “Con estos pasos se podrá evitar la propagación de la enfermedad”, concluyó.

Deja tu comentario

Comentarios