Investigación Medio Ambiente NewsFeed

El impacto ambiental de la muerte y la ciencia de alternativas sostenibles

Science News
Sistema de compostaje para restos humanos, que el estado de Washington legalizó en abril del años pasado. Imagen: ElleDecor

La eliminación de cadáveres humanos puede ser un verdadero problema ambiental. El embalsamamiento depende de grandes cantidades de líquido tóxico, y la cremación arroja una gran cantidad de dióxido de carbono.

Los cuerpos humanos son un excelente alimento para los gusanos. Esa es la conclusión de los experimentos piloto con seis cadáveres a los que se les dejo descomponerse entre astillas de madera y otros materiales orgánicos.

Los resultados, presentados en la reunión anual de la ‘American Association for the Advancement of Science‘, sugieren que el compostaje, también llamado reducción orgánica natural, es una forma fácil de manejar los cadáveres en la Tierra.

En abril 2019, Washington se convirtió en el primer estado en legalizar la reducción orgánica natural como una opción posterior a la vida. Una compañía con sede en Seattle llamada Recompose espera que pronto puedan aceptar cuerpos para el compostaje. La ley entrará en vigor en mayo del 2020.

Desarrollan un nuevo proceso para la ‘Reducción orgánica’, centrado en acelerar la descomposición natural del cuerpo humano. Imagen: Recompose

En una conferencia de prensa, la científica del suelo Lynne Carpenter-Boggs, de la Universidad Estatal de Washington en Pullman, describió un experimento piloto, llamado ‘Urban Death Project‘, en el que seis cuerpos fueron colocados en recipientes que contenían material vegetal y éstos fueron rotados rutinariamente para proporcionar condiciones óptimas para la descomposición.

Aproximadamente cuatro a siete semanas después, los microbios en el material redujeron los cuerpos a esqueletos.

En solo 30 días, el cuerpo se convierte delicadamente en tierra limpia y reutilizable, liberada nuevamente en el ciclo de vida eterno a través de un proceso que no solo es altamente simbólico, sino también sostenible. Todo tiene lugar dentro de «recipientes de reducción orgánicos naturales», que usan una octava parte de la energía necesaria para la cremación y ahorran una tonelada métrica de dióxido de carbono por persona. Los procesos comerciales probablemente usarían métodos más completos para procesar los huesos, dijo Carpenter-Boggs, quien es un asesor de investigación de Recompose.

Sus análisis también han demostrado que el suelo resultante cumple con los estándares de seguridad establecidos por la Agencia de Protección Ambiental de EE. UU. Para contaminantes como los metales pesados.

Los cadáveres de animales se han convertido durante mucho tiempo en un suelo rico de manera similar, dice DeBruyn. «La idea de aplicarlo a los humanos, a mí, como ecólogo y alguien que ha trabajado en el compostaje, tiene mucho sentido, sinceramente«.

El calor producido por los microbios ocupados tiene el beneficio adicional de matar a los patógenos peligrosos. «Esterilización automática«, lo llama DeBruyn. Una vez al compostar ganado, «la pila se calentó tanto que nuestras sondas de temperatura se estaban leyendo de los gráficos, y las astillas de madera se quemaron«, dice DeBruyn.

Habría que tener en consideración que el calor no mata a los priones, que son proteínas mal plegadas extremadamente duraderas que pueden causar enfermedades. Eso significa que el compostaje «no estaría permitido para las personas que fueron diagnosticadas con encefalopatías espongiformes transmisibles (EET), como la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob«, dijo Carpenter-Boggs.

Queda por ver cuán ampliamente adoptado se vuelve el proceso de compostaje de cuerpos humanos. Los legisladores en otros estados están considerando el método, dijo Carpenter-Boggs.

Fuente: Science News

Carpenter-Boggs, L. (2020, February). The Environmental Impact of Death, and the Science of Sustainable Alternatives. In 2020 Annual Meeting. AAAS.

Deja tu comentario

Comentarios