Cultura NewsFeed

Parásitos es “un fenómeno sin precedentes”

Rafael Paz
De ganar el Oscar a Mejor Película, la cinta coreana marcaría un precedente para la industria de su país e impulsará la visibilización de su cine por el mundo, opina Jorge Grajales, especialista en cine asiático

A lo largo del 2019 más de un cinéfilo mexicano acompañó la carrera de Roma, el largometraje más reciente del excuequense Alfonso Cuarón, por el Oscar. La cinta obtuvo más de 248 premios a lo largo de la temporada de premios, andar que culminó la noche de la entrega del premio de la Academia de Ciencias y Artes Cinematográficas de los Estados Unidos, donde se llevó 3 de las codiciadas estatuillas doradas (Mejor Película Extranjera, Mejor Fotografía y Mejor Dirección). Una marcha exitosa que no cumplió con el pronóstico de imponerse en Mejor Película.

Un año después, otro largometraje producido fuera de los Estados Unidos vuelve a sacudir a la industria hollywoodense y se perfila para pelear por el premio gordo. Parásitos (Gisaengchung), del cineasta surcoreano Bong Joon-ho, ha conquistado todas las plazas que ha pisado. Se estrenó en la 72º edición del Festival Internacional de Cine de Cannes, donde el jurado presidido por Alejandro González Iñárritu le otorgó la codiciada Palma de Oro.

“Quedamos fascinados por esta película, y esta fascinación fue creciendo a lo largo de los días”, comentó Iñárritu en la conferencia de prensa posterior a la ceremonia de premiación y añadió que el triunfo de la producción coreana era valioso porque “el cine debe tratar de impulsar la conciencia social en el mundo”.

Parásitos cuenta la historia de la familia Kim, cuyos desempleados miembros viven hacinados en un sucio sótano, ubicado en uno de los barrios pobres de Seúl. Cuando el hijo mayor del clan consigue empleo como tutor en casa de Park, ambas familias ven su destino colisionar con resultados imprevisibles.

El trabajo de Bong Joon-ho ha sido alabado por mezclar humor y comentario social, un cóctel que ha resultado atractivo alrededor del mundo. La mejor muestra es su taquilla mundial, hasta el momento ha amasado más de 160 millones de dólares, según datos recopilados por el sitio especializado IMDB.

Para Jorge Grajales, programador del Centro Cultural José Martí e investigador de cine asiático, el éxito de Parásitos es algo nunca antes visto que “está logrando que el cine asiático se acerque a una generación que, quizá, no tenía mucha noción del cine proveniente de esa región o lo veía con ciertos prejuicios. Para una película asiática sin los elementos asociados a este tipo de cine (acción o artes marciales), es muchísimo más inusual.”

Grajales argumenta que esta popularidad se debe a “cómo (Parásitos) desafía las expectativas del público en cuanto a los géneros cinematográficos. Es una película que empieza en un tono de humor negro y luego se aproxima a estas películas de estafas, los heist films. Conforme avanza la película da giros inesperados, al menos para el público que no está acostumbrado o no ha tenido la oportunidad de acercarse a otras películas coreanas, donde es común este tipo de hibridación de géneros.

“Es difícil clasificar a las películas coreanas por eso, siempre transitan por varios géneros. Tanto las películas de índole comercial como las de autor, en Corea es complicado separar ambos, los cineastas autorales buscan hacer películas taquilleras. Esto lleva muchos años desarrollándose en Corea del Sur, es novedoso sólo para el público occidental”, detalla el conductor del programa Hacia Asia, transmitido por el Circo Volador.

Esta visión mordaz que presenta Bong sobre la vida en Corea del Sur se da, en palabras de Grajales, porque el director realizó estudios universitarios en Sociología –de hecho la anécdota de la película apareció entonces: él también fue tutor en una casa de ricos–. “Tiene una visión de sociólogo llena de pasión por el cine, tiene un gran bagaje cinematográfico. Sus películas abordan siempre este tipo de temáticas sociales muy pertinentes a la vida en Corea, por eso son muy diferentes entre sí, aunque una inspección cercana revela que habla de aspectos inherentes a la sociedad coreana después de su democratización a finales de los 80.”

El cine coreano festejó durante el 2019 un centenario de su nacimiento, no obstante, según apunta el especialista, la cinematografía del país asiático “renació” a finales de la década de los 90, poco más de una década después de terminar la dictadura del General Chun Doo-hwan.

“Como lo conocemos hoy día empezó a establecerse por el 98 impulsado por la democratización y el final de la dictadura del General Chun Doo-hwan a fines de los 80. Corea del Sur empieza a buscar una identidad nacional después de ser invadidos por Japón, de vivir una Guerra Civil entre las dos Coreas y dos dictaduras. El repunte de su industria cinematográfica también se notó a principios de los dosmiles cuando directores como Park Chan-wook, Kim Ki-duk y Hong Sang-soo comenzaron a sonar en el mundo. Pero ninguno de ellos alcanzó la visibilidad de Parásitos, apareciendo tanto en festivales de cine de arte como en Hollywood”, puntualiza.

Sus posibilidades en el Oscar

“Veo difícil que gane en la categoría a Mejor Película, más no es imposible. Si algo ha probado Parásitos a lo largo de la temporada de premios, que inició desde su triunfo en Cannes, es que ha ganado mucho en occidente, premios que generalmente no son entregados a películas extranjeras, menos asiáticas”, afirma Jorge Grajales en entrevista para la Gaceta de la UNAM.

A eso añade: “hay un precedente con Cuarón y Roma, también nominada en muchas categorías, incluyendo Mejor Película. Pero se ve difícil, como lo dijo el propio Bong Joon-ho en los Globos de Oro, todavía hay una gran barrera por los subtítulos, a pesar de que los miembros de la academia no son sólo un grupo de viejitos. Se podría dar la sorpresa porque las otras nominadas han estado un poco tibias, no hay un claro favorito.”

En la categoría de Mejor Película, Parásitos compite con Guasón –ganadora del León de Oro en el Festival de Venecia–, El Irlandés (The Irishman), Contra lo imposible (Ford vs Ferrari), Jojo Rabbit, Mujercitas (Little Women), Historia de un matrimonio (Marriage Story), Había una vez en… Hollywood (Once Upon a Time In… Hollywood) y 1917 –considerada por muchos como la favorita tras ganar el Globo de Oro y el BAFTA de la Academia Británica–. En total, el proyecto de Bong recibió seis nominaciones.

A diferencia de Alfonso Cuarón el año pasado, Bong Joon-ho ha desarrollado casi toda la totalidad de su carrera en Corea del Sur, aun cuando sus trabajos más recientes (El expreso del miedo y Okja) recibieron inversiones americana, éstas se mostraban “lejanas de lo hollywoodense”, añade Grajales.

“No es un cineasta que haya atraído la atención previa de Hollywood, no es un consentido. Es un gran logro para el cine coreano, pocas veces se ve. Es una película que marcará un antes y un después en el cine coreano, impulsará su visibilización en el resto del mundo. Un fenómeno similar al K-pop. Tiene un oficio cinematográfico que apela a Corea del Sur y se entiende en el resto del mundo”, apunta el especialista en cine asiático.

Este impulso coloca a Bong Joon-ho a la cabeza de la cinematografía coreana, lugar del que parecía relegado por la popularidad de otros de sus compatriotas como Hong Sang-soo, Kim Ki-duk, Park Chan-wook y Kim Ji-Woon, los dos primeros consentidos de los festivales europeos y, los segundos, con experiencia en Hollywood.

“Bong Joon-ho tiene la preocupación de hacer una disección de la sociedad coreana, pero a través de un cine que sea muy fácil de entender para los coreanos usando un los códigos hollywoodenses. Todas sus películas hablan de las consecuencias del capitalismo en Corea del Sur, en clave de comedia negra, como Perros que ladran no muerden, o el thriller policíaco de Memories of Murder, incluso el género de monstruos gigantes con El Huésped o la ciencia ficción de El expreso del miedo, donde es más evidente su preocupación por las clases sociales”, subraya Grajales.

Y concluye: “se insertó en la carrera por el Oscar, sus otros compañeros no lo lograron”.

Deja tu comentario

Comentarios