Cartelera Cultura

Alone together, una puesta que habla de la soledad y del ansia de dejar el cigarro

Omar Páramo / Francisco Medina

Para combatir la ansiedad que experimenta cada que deja de fumar, Joana Brabo va a la computadora y escribe, un poco para expresarse y otro tanto para no agobiar a su madre con el mal humor de quien busca abandonar un mal hábito. “El resultado de mi intento más reciente es Alone together, pieza donde me pregunto por qué en tiempos donde estamos tan comunicados también estamos tan solos. Incluso con WhatsApp, FaceTime o el móvil al lado, volvemos siempre a nuestra soledad, así como yo siempre vuelvo al cigarro”.

La obra trata de esto y mucho más, dice la artista española, quien se encuentra en México para presentar su montaje en el Museo Universitario del Chopo, ello tras haberlo estrenado en el Teatro la Gleva, de Barcelona, y pocos días antes de llevárselo a Nueva York, a fin de continuar en sintonía con la trama de la obra, que se desarrolla en una suerte de tránsito. “Todo transcurre en diferentes lugares: Ávila, Madrid, Aranjuez, Brasil, ello de la mano de un personaje que es de todas partes y que no para de cambiar, pues lo mismo habla como si fuera hombre, mujer, heterosexual, bisexual…”.

A decir de la autora, esta ubicuidad le permite plantear realidades distintas y cuestionar un tema muy presente en España —aunque no sólo ahí—: el de si nuestra identidad tiene que ver con de dónde somos. “Yo nací en Barcelona, donde flota una pregunta que intenta clasificarte en uno de dos bandos: la de si eres catalán o español. Eso me sorprende porque jamás he sentido pertenencias de ese tipo. Nacer en cierto enclave no tiene mérito, es circunstancial y no algo que nos hallamos currado, es decir, ganado con base en el esfuerzo”.

Las críticas recibidas por Alone together han sido tan positivas que en estos momentos Joana Brabo la está grabando en formato audiolibro, ya que en repetidas ocasiones gente de entre el público le ha manifestado su deseo de llevarse un pedacito de la obra a casa. “Hay un elemento sorpresa en escena que no revelaré para darle mayor impacto, pero que conecta directamente con el auditorio. Ello depende de lo que hago, pues más que una actriz me definiría como alguien que usa su voz para crear historias y pintar paisajes”.

Al escribir esta propuesta Joana decidió no arredrarse —o “no cortarse un pelo, como dicen los españoles”— y abordar temas difíciles; por ello habla de abuso infantil, de cómo la pornografía despierta expectativas imposibles en la pareja, de celopatías y, sobre todo, de la soledad. “Al principio me daba miedo lo que la gente pensara de mí porque el contexto de la obra es duro, se escuchan palabrotas y se plantean situaciones fuertes; sin embargo, la respuesta fue positiva, tanto que muchos me dijeron (usando otra expresión española) que querían más caña y que ya era momento de hablar de todos esos temas sobre los cuales, por pudor, callamos”.

Para la creadora, Alone togheter nace de un intento continuado de dejar de fumar, y también de escuchar jazz. De hecho, el nombre de esta puesta fue tomado directamente de una pieza de 1932 compuesta por Arthur Schwartz y Howard Dietz, y reversionada en múltiples ocasiones por músicos como Artie Shaw, Miles Davis o Chet Baker. “Me gusta la paradoja que plantean esas dos palabras aparentemente antagónicas, ya que al juntarlas dicen mucho de nosotros… A fin de cuentas somos seres contradictorios”.

Sobra decir que tras darle forma a este montaje Joana volvió al cigarrillo, por lo que no descarta que de su próximo intento por dejarlo surja otra obra. “No sé bien como empecé con el tabaco, quizá lo hice como todos, por tontería, y luego comencé a sentirlo necesario. Lo cierto es que cuando dejas de aspirar tanto humo comienzas a sentir tu saliva limpia, el olor de tu cuerpo se vuelve agradable y respiras mejor… es casi como si el aire te traspasara. A veces creo que fumo sólo para dejar de fumar, y para maravillarme al sentir ese cambio”.

Alone together se presentará por única ocasión en el Museo Universitario del Chopo el sábado 8 de febrero, a las siete de la noche, y luego el viernes 21, a la misma hora, pero en el Centro Cultural de España en México. La entrada es gratuita.

Deja tu comentario

Comentarios