Internacional NewsFeed

En el conflicto EU-Irán los más beneficiados son Rusia, China y Donald Trump

Omar Páramo / Francisco Medina

De darse un repliegue de Occidente, en el conflicto entre Irán y Estados Unidos los principales beneficiados serán Rusia y China, aunque a nivel personal el ganador es Donald Trump, quien a ojos del electorado estadounidense luce como un líder fuerte y con méritos para seguir en la Casa Blanca, explica el profesor Oliver Santín Peña, del Centro de Investigaciones sobre América del Norte.

“En contraste, uno de los actores que más pierde es Canadá, ya que, por haber roto relaciones diplomáticas con Irán en 2012, no puede negociar el acuerdo nuclear con el gobierno de Teherán, se ve impedido para ejercer su tradicional papel de mediador en Medio Oriente y no tiene incidencia directa en el caso del avión Boeing 737 derribado el 8 de enero por la Guardia Revolucionaria Islámica, en donde fallecieron 57 ciudadanos y 29 residentes canadienses”.

Para entender la magnitud de la tragedia y su impacto en toda una nación, el profesor Santín refiere que de 2001 a 2014, en las misiones canadienses en Afganistán, murieron 158 militares y siete civiles, mientras que en el derribo del vuelo PS752 de Ukraine International Airlines perecieron 86 personas con esa ciudadanía o a punto de obtenerla, lo que representa alcanzar, en segundos, más del 50 por ciento de los decesos registrados en 13 años de acciones bélicas.

Dicho episodio se da en medio de una escalada de agresiones entre Irán y Estados Unidos después de que este último eliminara con un dron MQ-9 Reaper al general Qasem Soleimani y a su comitiva, el 3 de enero pasado en Bagdad, lo cual fue calificado por Teherán como “terrorismo de Estado” y provocó el bombardeo de bases estadounidenses en represalia.

Sobre el atentado contra el avión de pasajeros, hay quienes lo justifican diciendo que la Guardia Revolucionaria lo echó a tierra al confundirlo con un enemigo, aunque en un principio las autoridades negaron la autoría e incluso el presidente de la Organización de la Aviación Civil de Irán, Ali Abedzadeh, declaró a medios: “Una cosa es cierta, ese avión no fue impactado por un misil”, tan sólo para que, de inmediato, se filtraran videos donde se aprecia a las fuerzas iraníes disparando dos misiles contra la aeronave.

Por el momento, Justin Trudeau ha salido a reclamar que los responsables asuman su culpa; una compensación económica para las víctimas; la entrega de las cajas negras a Francia a fin de esclarecer la respuesta de la torre de control, y que los cadáveres sean enviados a Canadá, pues como Irán no reconoce la doble nacionalidad asume que los muertos son suyos y no canadienses.

Al respecto, el profesor Santín Peña recuerda que la ruptura de relaciones con Irán data de 2012, cuando el primer ministro conservador Stephen Harper tomó tal decisión bajo el argumento de que Irán patrocina el terrorismo internacional y el antisemitismo, que amenaza la existencia misma del Estado israelí, y que de elegir bando “Canadá estará con Israel contra viento y marea” (lo cual lo llevó a ser nombrado “el mejor amigo de Israel” y a que se pensara en nombrar una calle de Jerusalén en su honor).

“Sin embargo, la tragedia del vuelo PS752 pone en evidencia lo cuestionable de romper relaciones diplomáticas y de no buscar acercamientos con un país tan importante en Medio Oriente como Irán, en especial cuando tantos ciudadanos canadienses son de origen iraní. Durante su campaña, Trudeau se comprometió a revisar este asunto, pero las cosas siguen iguales a como Harper las dejó”.

Para el doctor Oliver Santín no cabe duda de que es momento para que el gobierno de Ottawa se replantee escenarios a fin de recuperar el importante papel que tuvo a mediados del siglo pasado como buscador de soluciones en Medio Oriente.

“Canadá no es un país protagonista y proclive al conflicto, sino un buscador de consensos. Deberíamos hacer votos porque llegue a nuevos escenarios de entendimiento y cooperación, porque desgracias donde mueren civiles demuestran que es mejor tener presencia en países complicados como Irán, que darles la espalda”.

¿Cómo se beneficia Trump?

A decir del profesor Santín, pese a que Donald Trump es un personaje muy cuestionado por los demócratas y sectores progresistas de Estados Unidos, y uno muy criticado en el ámbito internacional, también es un político con altos niveles de aceptación, como demuestra la entusiasta ovación que recibió hace pocos días no en un acto entre adherentes, sino en una final de campeonato de futbol colegial en Nueva Orleans, donde a su entrada al estadio fue recibido con gritos de “¡U-S-A!”, y “¡cuatro años más!”.

Por esta razón el internacionalista pide no llamarse a engaño y vaticinar el inminente fin de la era Trump, pues por lo menos hasta hoy el magnate se encuentra bien posicionado entre los votantes de su país, y procesos como el impeachment no parecen ser una amenaza real. “Todo lo que se ha movido detrás y a través de la Cámara Baja es en realidad un espectáculo mediático que no va a generar una destitución, ya que la Cámara Alta es republicana”.

Lo irrefutable —agrega— es que, al verse ante un conflicto, la sociedad estadounidense tiende a unificarse y hacer frente común contra la amenaza exterior, lo cual explica por qué las tensiones entre Irán y EU hacen ver a Trump como un líder fuerte entre los suyos. Lo del impeachment es un acto político que atrae la atención a nivel internacional e interno, pero la aprobación de Trump no fue afectada”.

No obstante, un aspecto que complica el tablero para la Unión Americana, como país, no es sólo que Canadá no pueda fungir como mediador en la disputa con Irán, sino que el gobierno de Teherán se haya negado a que Francia, Gran Bretaña o Alemania lo hagan al considerarlos “lacayos de EU”, lo que está forzando un repliegue de Occidente en la zona y haciendo que rusos y chinos se apunten como intermediarios, lo cual resultaría beneficioso para ambos.

“A Trump le desagrada tener presencia militar permanente en el exterior pues implica gastos que considera innecesarios; él es auténtico en ese sentido. Sin embargo, no se puede retirar porque Estados Unidos, además de tener compañías del ramo energético en Irak, tiene un interés geopolítico muy claro: salirse de la zona es dejar el campo libre para las dos potencias más cercanas: China y Rusia, y de ninguna manera permitirá eso”.

Oliver Santín no duda al decir que Irán será uno de los temas más importantes durante los debates electorales en EU “y, al igual que el de la migración, México o los acuerdos comerciales, Trump lo usará en su favor. De entrada, este personaje ya vio que el discurso de animadversión hacia el gobierno de Teherán y de apoyo a Israel gusta a sus bases cristianas y evangélicas. Adelantar resultados es caer en suposiciones, pero con los datos que hoy tenemos todo indica que lo más probable es la reelección”.

Deja tu comentario

Comentarios