Ciencia

De San Miguel Totolapan a la ONU

Cada joven que estudia, un aliado más para la pacificación del mundo, afirmó Cristóbal García en la sede de la ONU

Cristóbal Miguel García Jaimes, estudiante de la Facultad de Ciencias de la UNAM, mostró interés por la ciencia desde niño en su natal San Miguel Totolapan, uno de los municipios con mayor grado de marginación en el país. García Jaimes no se arredra frente a carencias o dificultades. En la primaria y secundaria destacó en los primeros lugares en aprovechamiento y ganó certámenes académicos a nivel de zona, región y estado.

Antes de concluir el bachillerato en la Prepa 6, arrancó el proyecto de un acelerador de partículas miniatura para llevarlo a su pueblo y mostrar la relevancia de la ciencia. A los 17 años logró construirlo con mil pesos (es el más barato del mundo) después de trabajar ocho meses, 23 días y 13 horas, con asesoría académica. El proyecto ganó en la Feria de las Ciencias de la UNAM y fue presentado en el LVII Congreso Nacional de Física.

Cristóbal tiene la convicción de que la educación es la solución a los problemas que aquejan a México: “La preparación me dio la oportunidad de estudiar Física en la UNAM y desarrollar mi carrera científica; hoy quiero abrirles las puertas a niños que viven en condiciones vulnerables”.

Por cada joven que continúa estudiando, tenemos doble ganancia: es un soldado menos para el narcotráfico y la violencia, además de ser un aliado más para el desarrollo de la paz en el mundo, expresó en la sede de la Organización de las Naciones Unidas, en Nueva York, Cristóbal Miguel García Jaimes, al presentar el trabajo que realiza con la Fundación Ciencia sin Fronteras.

Deja tu comentario

Comentarios

Hablamos de: