Campus Ciencia Investigación Salud

Desarrollan películas poliméricas para tratar la uveítis

FES Cuautitlán
Las películas poliméricas son una alternativa más efectiva para el tratamiento de la uveítis

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), aproximadamente 1,300 millones de personas viven con alguna deficiencia visual. Esto representa un riesgo importante de salud pública, ya que limita la calidad de vida de los pacientes e incrementa el coste de cuidados sanitarios.

Además, la interrupción de los tratamientos y el incumplimiento de la dosificación del programa prescrito traen consigo recaídas, agravamientos y la aparición de efectos secundarios o intoxicaciones. El 80 por ciento de los casos de visión deficiente en el mundo se consideran previsibles.

Con la intención de desarrollar nuevas formas farmacéuticas no convencionales para la administración de fármacos, el doctor José Juan Escobar Chávez, responsable del Laboratorio 12 de Sistemas Transdérmicos y Materiales Nanoestructurados de la Unidad de Investigación Multidisciplinaria (UIM), y Abel Esaú Peña Cuevas, egresado de la licenciatura de Farmacia, trabajaron en el proyecto de tesis Diseño, desarrollo y caracterización de películas poliméricas cargadas con dexametasona para el tratamiento de uveítis, una alternativa más cómoda y eficiente para el paciente enfermo.

La búsqueda por nuevas formas farmacéuticas oftálmicas
La uveítis es una afección ocular que engloba varias enfermedades inflamatorias de la úvea, parte inferior del ojo donde se encuentra el iris. Cuando ésta se complica puede provocar daño en el tejido ocular, reduciendo la visión o, en algunos casos, causando ceguera. Actualmente, existen medicamentos para tratarla, pero ninguna guía universalmente aceptada.

El objetivo del doctor Escobar y de Abel era crear una película polimérica oftálmica mediante la mezcla de polímeros inteligentes, es decir, plásticos que al entrar en contacto con la temperatura corporal liberan un medicamento previamente cargado. “Se pretendió generar una nueva alternativa a las formas farmacéuticas existentes en el mercado, que habitualmente son gotas”, comentó Escobar Chávez.

Para tal fin se usó el fosfato de dexametasona como principio activo, uno de los glucorticoides más prescritos, ya que es efectivo y seguro en tratamientos de alta variedad de condiciones oculares. Comúnmente se utiliza para suprimir la inflamación del ojo y conservar la visión; no obstante, debe suministrarse de manera frecuente.

Así, a partir de esta sustancia, el académico y el tesista obtuvieron películas que se caracterizaron por sus propiedades mecánicas y de liberación adecuadas, las cuales fueron óptimas para definir la innovación como una forma farmacéutica oftálmica alterna para la uveítis.

El reto de dicha innovación fue considerable debido a los procesos naturales que protegen al ojo, como la sensibilidad a cuerpos extraños y el lagrimeo. Sin embargo, a diferencia de las gotas que no permiten suministrar correctamente el medicamento, las lentillas ofrecen múltiples beneficios al paciente.

“Lo que queríamos es que se desintegrara dentro de la mucosa ocular, pero que dicho proceso tardara al menos unos diez minutos. Buscamos que durante ese tiempo de contacto con la mucosa ocular permitiera que el fármaco tuviera un mejor efecto y una mayor eficiencia y que se evitaran las aplicaciones constantes a lo largo del día”, mencionó el académico.

En el proceso además se atendieron puntos críticos de calidad como la mucoadhesión, la resistencia a la fractura, el tiempo de desintegración, la liberación del fármaco de las lentillas, la permeación a través de la mucosa ocular y el pH. De esta manera, la presentación farmacéutica favorece la utilización de polímeros inteligentes que al entrar en contacto con el ojo, liberan el principio activo al irse desintegrando, aumentando la biodisponibilidad para difundirse en la mucosa ocular y mejorando el uso y la exactitud de la dosis en cada paciente.

El principio de uso es el mismo al de los lentes de contacto: actúan de manera prolongada y evitan los riegos secundarios que pueden causar glaucoma, una enfermedad que incrementa la presión intraocular por falta de drenaje del humor acuoso y puede provocar la pérdida de la visión. Además de ello, son biodegradables.
El reconocimiento de la academia e industria

Bajo la coordinación del doctor Escobar se han desarrollado varios proyectos en pro de la salud pública, muchos de los cuales han sido reconocidos por organismos públicos y privados. Hace algunos meses, el Consejo Farmacéutico Mexicano, la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS) y Fundación UNAM otorgaron a la última aportación científica-tecnológica del Laboratorio 12 el segundo lugar del premio CFM-Fundación UNAM para la Innovación Farmacéutica, en la categoría licenciatura.

Este premio reconoce las soluciones en materia de salud que son creadas a través de la investigación, las cuales se pretenden incorporar como nuevos productos al conjunto de alternativas terapéuticas disponibles. Lo anterior hace factible un aumento tanto en la calidad como en la esperanza de vida de la población. Por tanto, es un objetivo que tienen en común el gobierno, la academia y la industria, ya que se impulsa a las ciencias de la salud en México y se fortalece la competitividad del sector.

Con respecto a la distinción, Escobar Chávez declaró sentirse satisfecho con el trabajo que desarrollan sus asesorados de licenciatura y posgrado. «Los triunfos de mis estudiantes son triunfos compartidos: mucho de mi trabajo es también trabajo que ellos realizan. Me da muchísimo gusto que la FES Cuautitlán se posicione dentro del ámbito farmacéutico”.

Con este último galardón, nuestra casa de estudios se posiciona una vez más entre los primeros sitios del certamen, tal como lo ha hecho en ediciones pasadas. Así, se demuestra que en nuestras aulas se forman y laboran profesionistas comprometidos con su labor, quienes se esfuerzan por cambiar la vida de millones de personas.

El doctor Escobar y los alumnos involucrados agradecieron el apoyo y financiamiento otorgados por los proyectos PAPIIT IT 200218, PIAPI 1817 y PIAPIME 2.12.27.19.

Deja tu comentario

Comentarios