Campus Salud

La Facultad de Medicina de la UNAM ofrece Taller de Esqueletopexia

J. Enrique Sánchez/Mónica Nario
La Facultad de Medicina de la UNAM ofrece el Taller de Esqueletopexia donde se preparan osamentas para las clases de sus alumnos

“Armar un esqueleto tiene sus trucos”

Irving Minero Arreola, académico de la Facultad de Medicina (FM) de la UNAM, explicó que en el Taller de Esqueletopexia se preparan osamentas para las clases de los alumnos aunque, observó, durante las prácticas se dañan los huesos. “Se rompen costillas, se abre la columna vertebral para ver la médula espinal y se dañaba mucho”.

El objetivo del taller es obtener los huesos más viables de los cadáveres. Se descarnan, hierven, blanquean y arman. “El proceso es relativamente largo, complicado y es todo un oficio el saber armar un esqueleto, ya que tiene muchas particularidades, tanto anatómicas como mecánicas”.

Minero Arreola refirió que los tiempos han cambiado, pues antes los alumnos asistían a los panteones para conseguir huesos, por ejemplo, los cráneos. “La situación de los últimos años en el país ya no permitían que fueran a obtener restos humanos tan fácil”.

Acotó que su formación de escultor —estudió en la Facultad de Artes y Diseño— le permitió trabajar con diversos materiales como la espuma. “Este cráneo está diseñado originalmente para que no se maltrate al caerse, el anterior era de fibra de vidrio y se rompía al caerse”.

Entre los moldes que trabaja destaca el del fémur, el hueso más grande del cuerpo humano. Señaló que en el Taller de Esqueletopexia se trabajan técnicas anatómicas, como la repleción y corrosión de corazón, y también la diafanización que consiste en transparentar el tejido y teñir los huesos.

Deja tu comentario

Comentarios