Sociedad

No pares de soñar (mientras hagas algo)

Jimena Rivera
Greta Thunberg participó en el viernes de huelga número 5 en la ciudad de Turín en Italia

Estuvimos en la primera fila frente al palco donde se presentaría Greta Thunberg para el viernes de huelga número 50 de la ciudad de Turín.

Ese día comenzó con la primera nevada del año, medios de transporte en huelga y con Thunberg en piazza Castello después de haber sido declarada la persona del año por la revista Time.

Su visita se anunció con poco anticipación, sin embargo, el movimiento Fridays for Future de esta ciudad italiana logró coordinar con éxito la visita de la activista. La organización, formada principalmente por estudiantes, guió en todo momento el evento.

Los jóvenes organizadores demostraron poco interés en integrar a la prensa, prepararon un espacio aparte para ellos con la esperanza de que las primeras filas fueran para los huelguistas que, semana tras semana se presentaron en la plaza a nutrir el movimiento. Ni siquiera mencionaron a la alcaldesa de la ciudad, quien tratando de simpatizar con la causa, dio la bienvenida a la activista desde las redes y se presentó al evento.

Sonaba Don’t stop believin’  de Journey y ví divertida cómo los dos fotógrafos enfrente de mí, (entre los 40 y 50 años) trataron de adivinar qué se escuchaba. Uno de ellos, convencido de que sonaba Bryan Adams, abrió Shazam para demostrarle al otro que estaba en lo correcto… al final, sonaba como Adams, ¿no?, dijo buscando la aprobación de su interlocutor.

Tanto Thunberg como sus seguidores se han caracterizado por no buscar la aprobación de los medios o de los gobiernos, sino confrontarlos ante la tibieza o la falta de medidas en materia ambiental. La actitud desafiante y concreta del movimiento ha logrado que mucha gente vea a Greta y no lo que ella representa.

Viviendo entre Latinoamérica y Europa he distinguido diversos argumentos que hablan de los prejuicios y complejos de quienes los emiten.

El movimiento está inspirando a los jóvenes a argumentar basados en la ciencia y en el conocimiento de las leyes de sus países, motivo por el cual muchos padres la ven con escepticismo y hasta hartazgo. Se convencen de ver en la joven activista el berrinche de un adolescente, como de los que rehúyen en casa.

Trasladamos demonios domésticos a un plano que concierne a ciudadanos, gobiernos e industria. Sólo vemos en Greta a una niña privilegiada que pide las cosas a gritos.

Este viernes vi a personas inspiradas y unidas con un propósito, personas jóvenes que no están  indiferentes ante un futuro heredado por adultos, que en muchos casos se revelan cínicos, que han fallado en dar un modelo a seguir o ríen sardónicamente sin tratar de comprenderlos.

Muchos se comportan como los dos fotógrafos frente al palco, están seguros de que en algún lugar del mundo, tienen razón a pesar de que la evidencia revele lo contrario.

Al hablar del tema con gente de mi edad o más grande (entre los 25 y 60 años) encuentro opiniones burlonas y hasta de ternura. Pienso que si a los quince años hubiera existido una Greta Thunberg probablemente mi elección de carrera hubiera sido distinta.

Greta es la imagen de una niña hablando de ciencia, enojada y haciendo enojar a todos, eso la hace importante para mí. Crecemos pensando en que son los adultos (sobre todo hombres canosos y ricos) los agentes de cambio, quienes toman las decisiones de importancia; miremos a dónde nos ha llevado eso.

En México se quejan de que es europea, que trae guardaespaldas y que la manipula una agenda oculta; en Estados Unidos la mandan al cine y a que se calme; en Europa la llaman idiota, se burlan de que intenta desaforadamente que la escuchen y al final sólo los niños la siguen. Los primeros demuestran que en el juego del clasismo no gana nadie, los segundos tienen como presidente a Donald Trump y en Europa el adultocentrismo es tajante, no es de extrañar: una de cada cinco personas tiene más de 65 años.

El cambio significativo rara vez ocurre sin la fuerza impulsora de individuos influyentes (…) en este momento cuando tantas instituciones tradicionales parecen fallarnos, en medio de una desigualdad abrumadora, agitación social y parálisis política, estamos viendo nuevos tipos de influencia hacerse notar.[1]

Es poco importante lo que pensemos de ella, mucho menos importante que lo que está inspirando a hacer. La palabra lo dice, una activista es la que toma acción, quien hace que las cosas pasen.

¿Dejamos entonces la acción para los que pueden, tienen o quieren?, ¿pensamos que con nuestra mejor intención cuenta? Son las generaciones más jóvenes quienes están tomando la palabra antes de que les quitemos el aire.

La evidencia que se presenta es concreta, desde finales de los ochentas la Tierra se está calentando, los humanos son la causa y la única forma de combatir esto es a través de medidas de gobierno a gran escala. Los mayores contribuidores del cambio climático (además de los gases de efecto invernadero en la atmósfera planetaria) vienen de apenas una docena de compañías, de estas, la mayoría son productoras de combustibles fósiles. [2]

Durante el encuentro se habló de la aplastante actividad de la petrolera italiana Eni, que ya ha llamado la atención por la agresiva expansión sin reparo a los temas ambientales. La expansión de esta empresa, recientemente llegada a México, se excusa facilmente ante un consumidor no informado.

La imagen de Greta nos beneficia más de lo que nos incomoda, ¿cómo podríamos esperar que ante la aplastante evidencia, las generaciones futuras se quedaran cruzadas de brazos? Tantos se debaten entre estar a favor o en contra de la activista mientras los jóvenes del mundo están interesándose en la ciencia y en la política. ¿Es de verdad tan corta nuestra visión al horizonte?

 

Fuentes:
Felsenthal, Edward, (11/12/19) TIME’s Editor-in-chief on why Greta Thunberg is the Person of the Year, TIME
https://time.com/person-of-the-year-2019-greta-thunberg-choice/
Keane, Kiara (30/09/19), Why is there so much hate for Greta Thunberg? Extra.ie
https://extra.ie/2019/09/30/news/world-news/greta-thunberg-hate-un-climate-speech
La Stampa Torino (13/12/19) Greta Thunberg: “Torino meravigliosa”. Poi: “Il 2020 l’anno della svolta climatica: siete con me?” La Stampa Torino https://www.lastampa.it/torino/2019/12/13/news/greta-thunberg-torino-meravigliosa-poi-la-battaglia-per-il-clima-e-solo-all-inizio-1.38206240
Raval, Anjli (07/10/19) Eni chief says oil majors cannot ease emissions crisis alone. Financial Times
_____________________________________________________________________
[1] Ethan Siegel, The One Science Lesson Every American Adult Can Learn from Greta Thunberg. Forbes, sept. 2019.
https://www.ft.com/content/1bf6773c-e857-11e9-a240-3b065ef5fc55
Siegel, Ethan (26/09/19) The One Science Lesson Every American Adult Can Learn from Greta Thunberg. Forbes
https://www.forbes.com/sites/startswithabang/2019/09/26/the-one-science-lesson-every-american-adult-can-learn-from-greta-thunberg/#7b514cf76870
Video sobre la session de Fridays for Future (13/12/19)
https://www.youtube.com/watch?v=5IuwrhitCjI

Deja tu comentario

Comentarios

Hablamos de: