Campus Comunidad

Ante el rumor y actos vandálicos, vivimos un vacío de poder

Gonzalo Álvarez del Villar/ edición: Damián Mendoza
¿Cómo se difunden falsedades en la era de Internet?

¿Por qué la misma historia que viaja por internet tiene credibilidad entre un grupo de gente y en otro no? Ahora como nunca ha sido más difícil equilibrar la necesidad de protección de los efectos perniciosos de los falsos rumores con la libertad de prensa y de opinión. El auge de Internet supone una extraordinaria herramienta para maximizar el alcance y poder de los rumores.

Para Christian Ascencio Martínez, secretario académico del Centro de Estudios Sociológicos de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, en estos momentos, las redes sociales interpretan la realidad de otra manera. Ha rebasado a la TV y a la radio, las cuales tenían el control y acomodaban las noticias, Hoy ya no es controlable. La información es cada vez más incontrolable. Hay un exceso de información que no sabemos cómo interpretar.

Los medios digitales han obtenido una autonomía total, puntualiza
Hay dos grandes implicaciones sobre el rumor: Una infundada, sin base. Otra sustentada en hechos, que es más grande de lo que es. Algo ocurría: sí había saqueos, pero no en la dimensión de un toque de queda de que la gente no saliera de sus casas. Infundir miedo. Mezclar el rumor con los hechos. Y el rumor alimentó una exaltación de hechos puntuales y se distrajo la atención hacia los saqueadores y no al gasolinazo. En su opinión, el efecto del gasolinazo afecta en el presente y lo hará en el futuro.

¿Regulación de las redes sociales? Esta podría caer en la censura. Es un tema delicado ¿quién va a controlar esa información? Antes que avance en una regulación, esperar que las personas sean capaces de reconocer la información. Verificar los buscadores.

La policía cibernética en la CDMX descubrió cuentas falsas creadas desde diciembre que propalaron los rumores. Hay referencias específicas. Hay muchos mecanismos que nos permiten comprobar que hay provocadores, infiltrados, Se ha alimentado en las propias redes que esto fue orquestado para generar miedo, para acallar la protesta pacífica.

VIVIMOS UN VACÍO DE PODER
Ascencio Martínez menciona que hay una ausencia total del Estado. “Estamos viviendo un vacío de poder. No hay autoridades competentes para dar respuesta a lo que está sucediendo, por lo menos sin el uso de la fuerza, que es lo que mejor les sale. Hay una gran falta de liderazgo institucional”.

A pesar de esto, la gente sigue saliendo a protestar, se ha tratado de desenmascarar a quienes están detrás de estas acciones violentas y de esos saqueos que no tienen finalidad política en sentido estricto, sino de oportunismo.
Sobre las cuentas, algunas han sido rastradas en varios países y han desaparecido después de haber emitido su mensaje. Una realidad donde se crea caos, confrontación, miedo, para no salir a la calle, imágenes de Medio Oriente, Honduras, etcétera.

–¿Cómo detenerlo?
La gente debe aprender diferenciar una noticia. No puede ser fácil, es complicado, pero tenemos que trabajar en la construcción de indicadores que nos permitan filtrar esa información, No solo en casos como éste sino en lo general. Que nos permitan tener una radiografía clara de los sucesos que están ocurriendo.

Es un escenario complejo: por un lado podemos exigir control, pero este control podría estar en contra de quien lo pide.
Muchos de los feminicidios en el Estado de México están vinculados a la creación de cuentas falsas, las cuales reclutan a jovencitas que luego aparecen asesinadas, Difícil saber quién está detrás de cuentas en facebook o twitter.

MAGNIFICACIÓN DE LOS HECHOS
Hay un escenario de caos, ahora lo que esperamos es una magnificación de los hechos. Va a haber rumores, habrá saqueos manifestaciones más agudas, a menos que haya una respuesta verdadera de liderazgo institucional que no ha habido. Coparmex rechazó la propuesta presidencial por improvisada y por una falta de liderazgo.

No ha habido una respuesta a esta pérdida del poder adquisitivo y hasta de la pérdida de la capacidad de endeudamiento.

Está el efecto Trump, que ha obstruido la inversión de Estados Unidos a México. No es un juego, Su entrada traerá consigo una limitación a nuestro poder adquisitivo aún mayor.

Si no hay una respuesta viable, se agudizarán las protestas, los rumores y otra vez la necesidad de crearte mecanismos de miedo que impidan que la gente salga a protestar.

La magnificación de hechos aislados como si fuera una constante la magnificación de los detenidos (como si fueran muchos), la descalificación de las protestas pacíficas, por parte de grupos específicos con otros intereses, va a traer consigo conflictos.

Los mexicanos somos dados a la broma, al chiste, al Meme. En las redes sociales nos reímos de nosotros mismos, Ante el caos, los atracos, en las redes sociales se han utilizado para burlarse de la situación.
–¿Esto atempera la situación o es parte de nuestra idiosincrasia?

Es nuestra idiosincrasia. Hay cierta tendencia a la ironía: Si a tus hijos les trajeron dos X Box denuncia a los Reyes Magos. Bromas, imágenes de los saqueadores. Un tipo con un refri sobre sus espaldas, fue llamado el Pípila del milenio. Hay mucha creatividad. Es un desahogo de la situación.
Pero todo eso pasa a segundo lugar: los propios saqueadores son denunciados, retenidos. La gente se lo toma en broma en los medios, pero al salir a la calle, los manifestantes no están de broma.
Estamos en un escenario en el que, por un lado, está la ironía en los medios, pero por otro, la ciudadanía sale a las calles y se está convirtiendo no sólo en una protesta virtual, sino en una protesta in situ, aseguró Ascencio Martínez.
Ya hubo manifestaciones: en el Estado de México por la inseguridad, en otras entidades contra la militarización, contra el narcotráfico, por los 43, los 132, los movimientos lésbico gay, contra el feminicidio, contra las mineras. “Ya están latentes en la sociedad”, finaliza.

Deja tu comentario

Comentarios