Internacional NewsFeed Salud Sociedad

Sedentarismo en los adolescentes es una tendencia mundial

El ejercicio debe ser parte de nuestra vida diaria. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda, como mínimo, la realización de 60 minutos de ejercicio aeróbico acumulados a la semana, para niños de 5-18 años. Situación aún más necesaria durante la adolencencia, ya que mejora la aptitud cardiorrespiratoria y muscular, la salud ósea y cardiometabólica.

La evidencia actual sugiere que muchos de esos beneficios para la salud se transmiten a la edad adulta. Además, se ha demostrado que también tiene un alto impacto en el desarrollo cognitivo y el comportamiento prosocial.

Sin embargo, un nuevo estudio publicado esta semana en The Lancet, informa, por primera vez, las tendencias nacionales, regionales y mundiales de la prevalencia adolescente de actividad física insuficiente, del 2001 al 2016, basadas en 1.6 millones de adolescentes entre los 11-17 años de edad, que asisten a la escuela, en 146 países.

Más de cuatro de cada cinco adolescentes en edad escolar de 11 a 17 años tenían una actividad física insuficiente durante el 2016. Significa que, durante el 2016, más del 80% de los adolescentes escolares de entre 11 y 17 años no cumplían con las recomendaciones actuales para la actividad física diaria, lo que compromete su salud actual y futura.

No hubo un patrón claro en la prevalencia según el grupo de ingresos del país: la actividad física insuficiente fue 85% en países de bajos ingresos, 79% en países de ingresos medios bajos, 84% en países de ingresos medios altos y 79% en países de ingresos altos en 2016.

Prevalencia de actividad física insuficiente entre niños de 11-17 años en 2016. Imagen: The Lancet
Prevalencia de actividad física insuficiente entre niñas de 11-17 años. Imagen: The Lancet

Aunque la prevalencia de actividad insuficiente mostró disminuciones pequeñas pero significativas para los niños de todos los grupos entre 2001 y 2016 (excepto el ingreso medio-bajo), no hubo disminuciones en ningún grupo de ingresos para las niñas, es decir, en todas las regiones, las niñas eran menos activas que los niños. En concreto el 85% de las niñas y el 78% de los niños.

Que cuatro de cada cinco adolescentes no experimente el disfrute y los beneficios sociales, físicos y de salud mental de la actividad física regular no es por casualidad, sino una consecuencia de las elecciones políticas y el diseño social.

En una rueda de prensa, Leanne Riley, coautora del trabajo y experta en enfermedades del estilo de vida de la OMS, ha recordado que la culpa en parte es la ‘revolución electrónica’ que parece haber cambiado los patrones de movimiento de los adolescentes y los alienta a ‘sentarse más’.

Los autores señalan que si estas tendencias continúan, no se alcanzará el objetivo global de una reducción relativa del 15% en la actividad física insuficiente, lo que conduciría a una prevalencia global de menos del 70% para 2030. Este objetivo fue acordado por todos los países en la Asamblea Mundial de la Salud en 2018.

«Ahora se necesita una acción política urgente para aumentar la actividad física, particularmente para promover y retener la participación de las niñas en la actividad física«, ha señalado Regina Guthold, autora principal del informe y experta en salud adolescente de la OMS.

Fuente: The Lancet

Deja tu comentario

Comentarios