NewsFeed

!Perro malo¡ Piensa dos veces antes de gritarle a tu mascota

Science

Pocas cosas son más adorables o destructivas que un cachorro nuevo. Adorables y tiernos, pero cuando orinan en alfombras, mastican muebles y se ponen agresivos con otros cachorros, sus propietarios estresados ​​generalmente recurren a los regaños, gritos y golpes.

Ahora, un nuevo estudio sugiere que los programas que utilizan incluso castigos relativamente leves como gritar y sacudir la correa pueden estresar a los perros, haciéndolos más «pesimistas» que los perros que experimentan un entrenamiento basado en recompensas.

«El entrenamiento, de castigo, puede parecer funcionar a corto plazo … pero estos métodos pueden tener consecuencias negativas futuras«, dice Marc Bekoff, biólogo evolutivo de la Universidad de Colorado en Boulder que no participó en el nuevo estudio. «Estos perros viven en un estado de estrés perpetuo«.

Anteriormente se sugería que los métodos de entrenamiento basados ​​en recompensas y castigos eran efectivos, pero puede tener efectos negativos. Esos estudios se basaban en perros policías y de laboratorio, en lugar de las mascotas de familia, y la mayoría usa collares de choque, que han sido prohibidos en varios países, como castigo.

Para descubrir cómo reaccionan los perros de compañía a los castigos más rutinarios, los científicos dirigidos por Ana Catarina Vieira de Castro en la Universidad de Oporto en Portugal reclutaron a 42 perros provenientes de escuelas de entrenamiento basadas en recompensas, que usan comida o juegan para fomentar buenos comportamientos. El equipo también reclutó a 50 perros de programas basados ​​en aversión, que utilizan refuerzo negativo como gritar y sacudir la correa para entrenar perros.

Los investigadores grabaron en vídeo a los perros durante el entrenamiento y tomaron muestras de su saliva antes y después para medir los niveles de la hormona del estrés, el cortisol.

Los perros en los programas de refuerzo negativo mostraron más comportamientos relacionados con el estrés durante el entrenamiento, como lamerse los labios y bostezar, y tenían niveles más altos de cortisol en la saliva, incluso cuando los perros llegaban a su hogar, informa el equipo en el servidor de preimpresión bioRxiv.

Mientras que los perros, en el grupo de entrenamiento basado en recompensas, no mostraron cambios en los niveles de cortisol durante el entrenamiento o una vez llegando a su casa.

Para averiguar si estos efectos persistieron, los investigadores midieron cómo 79 de los perros respondieron a una posible recompensa alimentaria. Primero, entrenaron a los perros para asociar un lado de una habitación con una deliciosa salchicha. Si un perro encuentra un tazón en esa parte de la habitación, contendrá salchichas. Pero los cuencos al otro lado de la habitación estarían vacíos. Luego, los investigadores colocaron un recipiente vacío en varias posiciones entre los dos extremos y midieron la rapidez con que los perros se acercaron a él.

Un perro «optimista» correría emocionado hacia un tazón en el medio, mientras que un perro «pesimista» se movería más lentamente. (En los humanos, un equivalente podría ser una mentalidad de vaso medio vacío contra el vaso medio lleno).

Estas mentalidades «pesimistas» se han asociado con la ansiedad por separación y otros comportamientos problemáticos en perros. En la prueba, cuanto más castigo había recibido un perro, más «pesimista» era y más pronunciados eran los resultados.

«Este fue un estudio cuidadoso», dice Bekoff. Y aunque el documento no aborda qué método es más efectivo para entrenar perros, Bekoff dice que este y otros hallazgos proporcionan evidencia más que suficiente de que los dueños de perros deben evitar el entrenamiento basado en aversiones.

«El entrenamiento basado en recompensas puede llevar tiempo, pero ¿y qué? Al menos el perro no vive con miedo o con estrés constante», agregó Bekoff.

Fuente: Science

Deja tu comentario

Comentarios