Investigación Medio Ambiente NewsFeed

Un estudio muestra que el ‘fracking’ aumenta los gases de efecto invernadero en la atmósfera

Universidad de Cornell
Está aumentando la concentración de gases de efecto invernadero en la atmósfera por el fracking. Imagen: altarisart en Devianart

A medida que aumentan las concentraciones de metano en la atmósfera de la Tierra, las huellas químicas apuntan a una fuente probable: el petróleo de esquisto y el gas, según una nueva investigación realizada por la Universidad de Cornell publicada en línea en agosto en Biogeosciences, una revista de la Unión Europea.

La investigación sugiere que este metano tiene menos carbono-13 en relación con el carbono-12 (que denota el peso del átomo de carbono en el centro de la molécula de metano) que el metano del gas natural convencional y otros combustibles fósiles como el carbón.

Esta firma de carbono-13 significa que, desde el uso de fracturas hidráulicas de alto volumen, comúnmente llamadas fracking, el gas de esquisto ha aumentado en su participación en la producción mundial de gas natural y ha liberado más metano a la atmósfera, según el autor del artículo, Robert Howarth, profesor en Cornell.

Alrededor de dos tercios de toda la producción de gas en la última década ha sido producida con gas de esquisto en Estados Unidos y Canadá, dijo.

Si bien las concentraciones atmosféricas de metano han aumentado desde 2008, la composición de carbono del metano también ha cambiado.

El metano de fuentes biológicas como las vacas y los humedales tiene un bajo contenido de carbono-13, en comparación con el metano de la mayoría de los combustibles fósiles. Estudios anteriores concluyeron erróneamente que las fuentes biológicas son la causa del aumento del metano, dijo Howarth.

El dióxido de carbono (CO2) y el metano (CH4) son gases de efecto invernadero críticos, pero se comportan de manera bastante diferente en la atmósfera. El dióxido de carbono emitido hoy, influirá en el clima durante los siglos venideros, ya que el clima responde lentamente a las cantidades de este gas.

A diferencia de su lenta respuesta al dióxido de carbono, la atmósfera responde rápidamente a los cambios en las emisiones de metano.

«Reducir el metano ahora puede proporcionar una forma instantánea de frenar el calentamiento global y mantener el planeta muy por debajo de un aumento promedio de 2 grados centígrados«, dijo Howarth.

«Si podemos dejar de verter metano a la atmósfera, se disipará«, dijo. «Desaparece bastante rápido, en comparación con el dióxido de carbono. Es la fruta de bajo perfil para frenar el calentamiento global«.

Fuente: Universidad de Cornell

Artículo: Howarth, R. W. (2019). Ideas and perspectives: is shale gas a major driver of recent increase in global atmospheric methane?Biogeosciences16(15), 3033-3046.

Deja tu comentario

Comentarios