Ciencia Investigación Medio Ambiente NewsFeed

Buena noticia: las ballenas jorobadas del Atlántico resurgen, el camino hacia su recuperación

Universidad de Washington
Una población de ballenas jorobadas en el Atlántico Sur se ha recuperado de casi extinción. Imagen: UW

Las ballenas jorobadas, también conocidas como gubarte o yubarta (Megaptera novaeangliaeson una de las más grandes especies de cetáceos, llegando a medir entre 12 y 16 metros de largos y a pesar aproximadamente 36,000 kilogramos. Su cuerpo está provisto de largas aletas pectorales y una cabeza relativamente pequeña, pero ello no le impide hacer acrobacias en el agua. Se encuentran en todos los océanos y mares del mundo, aunque tienen períodos de migración bien definidos, pudiendo recorrer hasta 25,000 kilómetros cada año.

Se alimentan solo durante el verano en las regiones polares, momento en el cual aprovechan de comer suficiente kril y peces pequeños para sobrevivir el invierno polar en ayunas con ayuda de sus reservas de grasa corporal. Estos cetáceos migran a aguas tropicales y subtropicales para reproducirse y parir sus crías durante el invierno.

Las ballenas jorobadas se encontraban al borde de la extinción por la captura masivaSe estima que 25,000 ballenas fueron capturadas durante aproximadamente 12 años a principios del siglo XX.

Las protecciones se implementaron en la década de 1960 cuando los científicos notaron en todo el mundo que las poblaciones estaban disminuyendo. A mediados de la década de 1980, la Comisión Ballenera Internacional, emitió una moratoria sobre toda la caza comercial de ballenas, ofreciendo más salvaguardas para la población en dificultades.

«Creemos que la transparencia en la ciencia es importante«, dijo Grant Adams, estudiante de doctorado en UW y quien participó en la construcción de este modelo. «El software que escribimos para este proyecto está disponible para el público y cualquiera puede reproducir nuestros hallazgos«.

Ahora, un nuevo estudio, realizado por la Facultad de ciencias acuáticas y pesqueras de la Universidad de Washington (UW), y publicado en línea en Royal Society Open Science, sugiere que las jorobadas están de vuelta cerca de donde estaban.

Se calcula que ahora hay poco menos de 25,000 individuos en el suroeste del Atlántico, más del 90% del número de individuos que se encontraban previo a su explotación.

Al incorporar registros detallados de la industria ballenera al comienzo de la explotación comercial, los investigadores tienen una buena idea del tamaño de la población original. Las estimaciones actuales de la población se realizan a partir de una combinación de encuestas aéreas y de barcos, junto con técnicas de modelado avanzadas.

El autor principal, Alex Zerbini, del Laboratorio de Mamíferos Marinos del Centro de Ciencias Pesqueras NOAA de Alaska, destacó la importancia de incorporar información completa y precisa al realizar estas evaluaciones, y proporcionar evaluaciones de población sin sesgos. Estos hallazgos son una buena noticia, dijo, proporcionando un ejemplo de cómo una especie en peligro de extinción puede regresar de una extinción cercana.

«Nos sorprendió saber que la población se estaba recuperando más rápido de lo que habían sugerido estudios anteriores«, comentó John Best, un estudiante de doctorado en la UW. «Las poblaciones de vida silvestre pueden recuperarse de la explotación si se aplica una gestión adecuada«.

Pero aún hay más

A nivel de especie y a nivel mundial, las ballenas jorobadas figuran como «preocupación menor» en la Lista Roja de especies en peligro de extinción de la UICN. Pero todavía hay bastante incertidumbre sobre el estado preciso de todas las diferentes subpoblaciones. También está la cuestión de cómo los números aumentados en este grupo del Atlántico sudoeste jugarán en la dinámica del ecosistema.

Las ballenas jorobadas consumirán unos pocos millones de toneladas de kril al año, y aún no se sabe cuán probable es que esto limite la abundancia del recurso alimentario a otros depredadores. Georgia del Sur, por ejemplo, alberga enormes colonias de pingüinos y lobos marinos, todos los cuales son anteriores a los pequeños crustáceos.

También hay evidencia de que el krill está restringiendo su alcance, retrocediendo hacia los polos a medida que los océanos se calientan.

«Ha habido un cambio en el kril en el Atlántico sur, y lo que eso podría significar para las ballenas, es que pueden tener que viajar más al sur para encontrar lugares de alimentación óptimos«, dijo la coautora Jennifer Jackson de la British Antarctic Survey. «Y, por supuesto, una reducción en el krill afectará la cantidad de ballenas que el hábitat puede soportar«.

Fuente: UWBBC News

Artículo: Zerbini, A. N., Adams, G., Best, J., Clapham, P. J., Jackson, J. A., & Punt, A. E. (2019). Assessing the recovery of an Antarctic predator from historical exploitationRoyal Society Open Science6(10), 190368.

Deja tu comentario

Comentarios