Ciencia Humanidades

La escuela de los caricaturistas es la prensa

Luisa González/ edición:Damián Mendoza

Jorge Penné aprendió a dibujar antes de ir a la escuela. Un día, siendo muy pequeño, se sentía aburrido, su mamá le puso hojas en una mesa, un lápiz en la mano y le dijo: “dibuja” y desde entonces ha dibujado toda su vida.

Es creador de la tira cómica “Ramón”, un niño nativo digital, se publica en el portal Animal Político. “Ramón” tiene sus fans que lo quieren mucho y le tienen paciencia porque es demandante y antipático, explica su creador. Quienes se identifican con él son usuarios de internet, como los “millenialls” (los nacidos a partir de 1980, que viven conectados a la red, son multitareas y consumidores exigentes). “Ramón soy yo”, “Ramón es como mi sobrino”, comentan los lectores al autor.

Penné asegura que la inspiración es un misterio, “yo sólo sé que me siento frente al papel, empiezo con alguna frase que me va llevando a otra frase, que tal vez me lleve a la conclusión de algo. La conclusión de ir por aquí, por allá. Quién sabe. Lo voy construyendo. Después me doy cuenta que lleva muchas implicaciones, porque hay gente que me dice que es una crítica muy fina”.

Le gusta el boxeo, “en su clase tenía un compañero músico, los dos estábamos muy temerosos de lastimarnos las manos. Si yo me lastimo las manos, no como, ni trabajo, y él también, pero el maestro nos dijo: peguen, con los golpes las manos se van a fortalecer.

Precisa que “te puedes pasar la vida dibujando y hacer cosas preciosas, pero si no tienes nada qué decir, y si no lo puedes decir de forma sintética e interesante, entonces, eso como caricaturista, no sirve. Hay que tener una sustancia, tienes que leer, investigar, estudiar, departir con gente interesante. La escuela de los caricaturistas es la prensa. Yo soy de esos alumnos que se iban de pinta, así que aprendí de otros oficios como la literatura, música, pintura. Muchas de mis influencias en el dibujo se encuentran en la pintura”.

Para él “una buena caricatura es un resumen de una columna editorial en una sola imagen. Hay que tener una opinión, estar formado en eso. A veces dibujar no es lo más importante. El dibujo en la caricatura sirve para dar a conocer una idea, darla a conocer de forma clara, con la intención que quieres que se dé a conocer. Con dramatismo, candidez, con lo que tú quieras, pero que seas capaz, aunque con trazos sencillos, de dar a entender la idea que quieres expresar”.

Admira a caricaturistas como el estadounidense Al Hirschfeld, “el Rey de la línea” (The Line King), reconocido por sus dibujos a blanco y negro de personalidades del cine y del jazz como Liza Minnelli, Glenn Miller, Billie Holiday, Ella Fitzgerald, entre muchos otros. Se considera aprendiz de Miguel Covarrubias, Henri Matisse, Modigliani, entre otros artistas y está marcado por el trabajo de “Boligán”.

Deja tu comentario

Comentarios

Hablamos de: