Deportes

Universitaria competirá en los World Beach Games

Rodrigo de Buen
En la selección mexicana de futbol de playa

Daniela Paulín Ramos, es egresada de la licenciatura en Administración, por la Facultad de Contaduría y Administración. Del 2002 al 2010, fue jugadora del representativo de futbol soccer femenil, de la UNAM, con el cual fue dos veces campeona en las ediciones de 2005 (en Toluca) y 2009 (en Morelos), de la Universiada Nacional. Actualmente funge como jefa del departamento de activación física, dentro de la Dirección de Cultura Física, de la Dirección General del Deporte Universitario.

Ligada al futbol desde pequeña, su trayectoria deportiva la hizo desempeñándose como guardameta. Ahora, esta universitaria, ahora a los 33 años de edad, forma parte de la Selección Nacional de México, de futbol de playa, que estará tomando parte en los ANOC World Beach Games 2019, en Doha, Qatar. La ANOC, es la Asociación de Comités Olímpicos Nacionales (por sus siglas en inglés) y el futbol de playa, está siendo observado por el Comité Olímpico Internacional (COI), para ver si es considerado como deporte de exhibición, en los próximos Juegos Olímpicos de Tokio, Japón, a efectuarse el próximo año.

“Yo estaba completamente retirada del ámbito del futbol, únicamente jugaba con mis amigas, eventualmente, los fines de semana en cascaritas o partidos que me invitaban. Sin embargo, hace poco más de un año, Ana Laura Galindo Domínguez, ex compañera del representativo femenil de la UNAM y actual entrenadora de la Selección Sub 15 de futbol de México, me extendió la invitación a sumarme al proyecto del futbol de playa, donde intuía que podría incursionar y destacar”, señala Paulín Ramos.

Daniela fue a probarse, a entrenar y finalmente, se quedó en la nómina de la selección femenil de futbol de playa. “Las pruebas, entrenamientos y concentraciones, son en el Centro de Alto Rendimiento, de la Federación Mexicana de Futbol. En mi caso, una vez que fui aceptada, implicó todo un reto. Pues debía retomar la rutina de volver a entrenar, de cuidar mi alimentación y tener disciplina de nuevo, para estar a la altura de este compromiso. Y no es lo mismo cuando juegas y entrenas, a los veinte años, que ahora arribita de los treinta, señala entre risas.

Además de que, continúa, “el futbol de playa envuelve un mayor trabajo físico y sobre todo, de desarrollar habilidades técnicas diferentes a lo que había yo jugado y conocido, por practicar el soccer, o el futbol rápido, el futbol siete o de sala. La arena implica que el balón no ruede, ni gire, ni corra, como en cualquier otra superficie donde había jugado antes y hubo que ponerse en forma y aprender técnicas diferentes para defender la portería”.

La selección nacional la integran en total 10 jugadoras que se encuentran bajo el mando del entrenador José Alderete. Juegan cuatro en cancha más la portera y el futbol de playa, tiene mucho trabajo de jugadas tácticas y de pizarrón.

Para Daniela Paulín, en este largo camino que ha tenido dentro del futbol universitario, en su etapa como estudiante, la UNAM ha sido un pilar dentro de su vida. “La Universidad Nacional lo ha sido todo, tanto en la parte formativa, como académica y deportiva. En ella encontré la base de todo lo que he aprendido. Hoy tengo la fortuna de trabajar en ella y así retribuirle un poco de lo mucho que me ha dado. Además de que siento que gracias a ella, tengo esta oportunidad de poder ahora representar a mi país. Lo cual es una sensación indescriptible y muy motivante. Entonar el Himno Nacional antes de un partido, haciendo lo que te gusta, me ha llegado a conmover bastante, incluso”, añadió.

En esta representación nacional, se reencontró también con su antigua compañera del representativo femenil de futbol, Jéssica Estelí Gallegos Acosta, quien es egresada de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia.

La selección mexicana se ubica en el grupo A dela competencia y jugará sus partidos en las siguientes fechas:

11 de octubre, contra España, el 13 de octubre ante Brasil y el 14 de octubre, contra la selección de Cabo Verde. Son dos grupos y clasifican directo a ronda de semifinales, los primeros dos de cada grupo, para jugar de manera cruzada y sacar a los finalistas de la competencia.

Las mexicanas obtuvieron su pase a estos juegos, luego de que en agosto pasado, ganaran la eliminatoria de la CONCACAF (Confederación Norte, Centroamericana y del Caribe de Futbol), efectuada en El Salvador y donde derrotaron a las selecciones de Estados Unidos, , de El Salvador y Bahamas.

Deja tu comentario

Comentarios