Cartelera Cultura Sociedad

Intersections, una obra donde el internet posibilita revoluciones y borra fronteras

Omar Páramo / Francisco Medina

Las distopías planteadas por George Orwell en la novela 1984 no podrían darse hoy por la mera existencia de las redes sociales, o al menos eso dice mi hermano y es verdad, pues su alcance es tan amplio y dan voz a tantos millones que los afanes totalitarios y controladores de cualquier Big Brother se verían anulados, asegura Ricard Soler Mallol desde el Museo Universitario del Chopo, donde presentará la pieza teatral Intersections, una propuesta que habla de comunidades globales, plataformas digitales capaces de canalizar el descontento y de revoluciones convocadas a través de Twitter.

“Ésta es una obra posible sólo en tiempos de internet, ya que a través de la red enlazamos a cinco actores radicados en diferentes ciudades del mundo y los ponemos en un mismo escenario para que, desde ahí, analicen el significado de ser parte de alguno de los movimientos sociales más importantes de los últimos 10 años”.

Así, Rambod Vala recordará desde Teherán la Revolución Verde de 2009; Ons Trabelsi compartirá desde Túnez lo que fue para ella la Revolución Tunecina de 2011; en Barcelona David Teixido hablará del M-15 y Los Indignados (2011); Jean-François Boisvenue charlará sobre la Primavera de Maple de Montreal en 2012, y Yen-Fang relatará lo que fue vivir, en 2014, la Revolución del Girasol en Taipéi.

“Hubiésemos querido incluir capítulos como el Ocuppy Wall Street de Estados Unidos, la Revolución de los Pingüinos de Chile o el #YoSoy132 de México, aunque por las limitaciones mismas de lo teatral y las artes vivas nos limitamos a cinco”, añade la canadiense Mireille Camier, quien codirige esta puesta en escena.

Intersections nació hace dos años, después de una charla en la que Ricard y Mireille se compartieron sus inquietudes artísticas y políticas, y se propusieron crear una obra que no sólo diera voz a su generación, la Y (es decir, la conformada por gente de 30 años o más, pero que no ha cumplido 40), y que al mismo tiempo tendiera un puente entre sus respectivas ciudades: Barcelona y Montreal.

Sobre lo logrado, Ricard Soler explica: “Esto no se podría haber logrado sin la internet: ahí ensayamos y desde ahí ponemos a cinco actores geográficamente distantes en un mismo escenario. Si a alguna conclusión llegamos quienes participamos en esto es que esta pieza es, sin exagerar, una verdadera ventana al mundo”.

Una Babel donde todos se entienden

El equipo que da vida a Intersections se define como una comunidad de artistas sensibles al origen e idioma de los demás y donde el español, el inglés, el francés, el farsi, el árabe y el mandarín conviven y se entienden. “Esto se debe a la constante comunicación entre nosotros y a que este proyecto ha madurado a lo largo de dos años”.

Hasta el momento la pieza se ha presentado en Barcelona, donde cada intervención actoral se subtituló en catalán, y en Montreal, donde el lenguaje empleado fue el francés. En esta ocasión, en el Museo Universitario del Chopo se usará el español y uno que otro truco para que al público no se le escape nada de lo que se dice.

A fin de que esto no se convierta en una Babel —explica Mireille— además del subtitulaje yo me infiltraré entre el público para que, en la parte en que los actores interactúan con la gente, yo pueda traducir de botepronto. Eso nos ayuda a fomentar empatía, la cual es el motor más importante para que el relato avance”.

Para la directora, que el auditorio genere vínculos con una persona a miles de kilómetros es vital para generar un aquí y un ahora. “Para cuando nos presentemos a las ocho de la noche en México, en Teherán serán las tres y media de la madrugada, en Barcelona más de medianoche y en Taiwán las nueve de la mañana. No se trata sólo de romper sólo las barreras geográficas, sino las del tiempo mismo”.

Siempre estamos intentando lograr estos tránsitos entre lo local y lo global y, lo más importante, reflexionar sobre el lugar que ocupan las revoluciones en el mundo actual, añade Ricard. “Sin embargo, en ningún momento lanzamos consignas porque no consideramos a las artes vivas como un espacio para hacer tesis de nada. Para nosotros esto es una invitación a cuestionarnos muchas cosas, pero no para estructurar respuestas, sino para tener cada vez más preguntas”.

Intersections se presentará el jueves 10 y el viernes 11 de octubre, a las ocho de la noche, en el Museo Universitario del Chopo. La entrada es gratuita.

Deja tu comentario

Comentarios