BLOG Opinión

Propósitos de año nuevo

Cony Zamora*

El último día de 2016 recibí el siguiente mensaje: “Feliz Año Nuevo, a pesar de Trump”, lo que me hizo pensar: ¿qué nos depararán los siguientes meses, una vez que asuma la Presidencia? El inicio de una nueva etapa demanda un período de transición.

Es lo que nos motiva a hacer listas de propósitos de Año Nuevo. Fijarse metas –en ocasiones más altas de lo que podemos alcanzar- que le den sentido a nuestra existencia o impongan retos para mejorar en alguna esfera de nuestra vida: profesional, relaciones interpersonales, viajes. Sentir que se puede tener control sobre la realidad, al menos en cierta medida.

¿Funciona? Para muchos podría tratarse tan sólo de la repetición de una serie de absurdos deseos que se quedan sólo en eso, sin la posibilidad de concretarse, como el típico: “bajar de peso”. Para otros, quizá, sean las primeras aproximaciones hacia sus más grandes objetivos. Si lo pensamos desde la Programación Neurolingüística, enunciar de forma positiva aquello que se desea es útil para decretar lo que se piensa, visualizarlo lo convierte en algo más accesible.

Hacer una lista a inicios de año es útil para enfocar las energías y para reconocer en qué áreas sí somos capaces de incidir, siempre y cuando se establezcan pequeños objetivos y, sobretodo, las estrategias adecuadas para lograrlos. La constancia es también una buena aliada, pero más allá de eso, el hecho de no mentirse al creer que los cambios pueden darse de manera milagrosa, o que al final del 2017 seremos otros.

*Maestra en Psicología, UNAM

Deja tu comentario

Comentarios