fbpx
Ciencia Cultura NewsFeed Tecnología

La ciencia, la única salvación para una nación en declive

Nature
Póster revolucionario Chino 'ai kexue xueke xu yong kexue'; 'La ciencia del amor requiere ciencia'. Imagen: Nature

La turbulenta historia de China, los últimos 150 años, son la clave para entender cómo la nación llegó a su actual estado de superpotencia. La clave, su creencia inquebrantable en la ciencia como el camino hacia la riqueza y el poder.

Un país acosado por los desastres

Las catástrofes crearon las condiciones para el desarrollo de la ciencia y la tecnología en China.

La última era imperial, la dinastía Qing (1644–1912), enfrentó una serie de humillantes derrotas contra las potencias extranjeras en el siglo XIX, comenzando con la Primera Guerra del Opio en 1839. Éstas, y la posterior crisis del opio, llevaron a uno de los mayores levantamientos nacionales. La Rebelión de Taiping (1850-1864) arrasó con la región más rica en el centro del país y provocó hasta 50 millones de muertes.

En 1868, se publicó el primer libro de texto de ciencia occidental en chino “Introducción a la Filosofía Natural“. Destinado a una escuela abierta por los reformadores que buscaban adaptar el imperio a un mundo cambiante, enseñando a los aspirantes lenguajes foráneos y conocimientos occidentales. El libro contenía ilustraciones de microscopios y trenes, y explicaciones básicas de una variedad de conceptos en química, electricidad y física.

El pueblo chino que trabajó en las traducciones del libro, reconoció la importancia de la ciencia como la base del creciente poder militar y económico de occidente. Vieron su falta como la razón del estado de atraso de China.

Para 1863, los matemáticos Xu Shou y Hua Hengfang construyeron el primer barco de vapor de China, usando ilustraciones de una revista llevada por misioneros como una guía. Luego ayudaron a establecer una oficina de traducción que introdujo numerosos trabajos científicos en China. A fines del siglo XIX, muchos más chinos estaban convencidos de que lo que hizo rico y poderoso a occidente era la ciencia y la tecnología.

Después la dinastía colapsó en cámara lenta. Ya en 1900, las tensiones latentes estallaron, los rebeldes, apuntaron su ira a los extranjeros y sitiaron los barrios diplomáticos en Beijing. Tropas de ocho países incluidos Gran Bretaña, Estados Unidos y Japón, rescataron a los diplomáticos que habían sido atrapados por los rebeldes. Estos países llevaron a la bancarrota al estado Qing y aceleraron su desaparición.

Con parte de su botín, los estadounidenses establecieron un fondo de becas, miles de estudiantes se aventuraron a estudiar en el extranjero, otros tantos fueron a Japón. Estudiantes que vieron a la ciencia como la forma de aliviar los problemas de su país. En enero de 1914, un grupo de ellos estableció la Sociedad de Ciencias de China en la Universidad de Cornell en Nueva York.

Los fundadores y los estudiantes posteriores regresaron en su mayoría a China y se convirtieron en líderes en sus campos de conocimiento, en un momento en que la inestabilidad política y la falta de financiación centralizada hicieron de la investigación una tarea hercúlea.

En las décadas que siguieron, estos científicos comenzaron a desconfiar cada vez más en basar su agenda de investigación en modelos extranjeros, buscando en cambio construir una ciencia específicamente china.

Alrededor de este tiempo, la frase “salvar a China a través de la ciencia” (“kexue jiuguo”) apareció con frecuencia en los escritos populares. Mientras que la pobreza y la agitación política perseguía a los estudiantes extranjeros, quienes optaron por regresar a su país, ansiosos por aliviar el sufrimiento de China.

Ciencia para todos

El Movimiento del 4 de mayo de 1919, protestas en Pekín desatadas por lo que muchos chinos percibían como condiciones humillantes del Tratado de Versalles, las concesiones otorgadas a Japón despertaron un profundo sentimiento antijaponés que se tradujo en protestas en todo el país y una manifestación masiva de estudiantes que abarrotaron la Plaza Tian’anmen en 1989 y se convirtieron en un punto de inflexión en la era de China de “Reforma y Apertura”.

Cuando los comunistas aplastaron a los nacionalistas en la guerra civil que siguió a la derrota de Japón en 1945, la mayoría de los científicos se quedaron para ayudar a la reconstrucción. El nuevo régimen continuó los esfuerzos para desarrollar la ciencia que había comenzado en la era anterior.

Aunque las filas de los investigadores chinos se mantuvieron en gran medida iguales, en la primera década del régimen comunista, la retórica cambió drásticamente. La ciencia ahora se definió explícitamente como un esfuerzo de y para la gente.

En la cima de la cooperación sino-soviética en la década de 1950, diez mil asesores soviéticos trabajaron en China para proporcionar ayuda técnica y científica al desarrollo industrial del país.

El Partido Comunista supervisó una reestructuración completa de las universidades e instituciones de investigación del país para eliminar la influencia estadounidense y europea y moldearlas según las de la Unión Soviética.

La Academia Sínica, la principal institución de investigación de China, establecida por el gobierno republicano en 1928, se reorganizó en la Academia de Ciencias de China (CAS). Sin embargo, la comunidad científica china tampoco capituló por completo ante la influencia soviética.

Las limitaciones materiales para conducir la ciencia en un país pobre dieron forma a esta generación de investigadores chinos. Aquellos que continuaron haciendo progresos significativos, minimizaron su entrenamiento y experiencia occidentales, enfatizando en cambio su empatía por las masas.

En la década de 1970, el científico agrícola Yuan Longping y otros crearon arroz híbrido, lo que condujo a la propia revolución verde de China. Se dice que Yuan aprendió de sus interacciones con los agricultores en los campos.

La era maoísta también diversificó la fuerza laboral científica. Se alentó a las mujeres, los campesinos y los jóvenes a desafiar la jerarquía social en sus aldeas y lugares de trabajo y se les exaltó por sus contribuciones a la ciencia. Para las mujeres, en particular, las décadas de 1950 y 1960 abrieron dramáticamente horizontes y les permitieron participar en la ciencia en un grado sin precedentes. Tu Youyou, por ejemplo, que ganó un Premio Nobel de Medicina. (La transformación fue temporal. En las últimas cuatro décadas, los sesgos de género han regresado).

La Revolución Cultural que comenzó en 1966 cerró el CAS y todas las universidades. La educación en el extranjero se convirtió en una obligación, y los mismos investigadores que se habían quedado en China fuera del patriotismo en décadas anteriores se encontraron a sí mismos como blanco de ataques contra el elitismo. Las credenciales revolucionarias se consideraron más importantes que el conocimiento especializado.

Los proyectos importantes para la defensa nacional, incluida la investigación nuclear, de cohetes y satélites, designados como el programa “Two Bombs and One Satellite“, continuaron recibiendo mucho apoyo estatal y fueron protegidos de la intervención política. Dirigida por científicos chinos, la mayoría de los cuales habían estudiado en Europa y Estados Unidos, China se convirtió en una potencia nuclear en 1964 y tuvo su primer lanzamiento exitoso de satélites en 1970.

El avance de la ciencia se cerró durante la década de la Revolución Cultural. Pero la idea de que la ciencia y la tecnología formaron la base de la sociedad moderna nunca desapareció por completo.

Cuando Estados Unidos y China restablecieron las relaciones en 1972, los científicos estadounidenses se apresuraron a visitarlo. Notaron el estado estancado de la investigación teórica; campos como la física de partículas estuvieron décadas atrás de Occidente.

Después de la muerte del presidente Mao en 1976, el énfasis en la ciencia y la tecnología se recuperó.

En 1978, Deng Xiaoping lanzó formalmente una política conocida como “Four Modernizations“, que realzó la investigación en la agricultura, la industria, la defensa nacional y la ciencia y tecnología. Para entonces, las universidades y CAS habían reabierto.

En las décadas posteriores, China creó una infraestructura educativa e institucional centralizada para la ciencia, lo que ha hecho que sea fácil dirigir rápidamente la inversión estratégica.

La industria de la robótica, por ejemplo, uno de los componentes clave del plan de China para pasar a la fabricación de alta tecnología para 2025. Otras áreas de fortaleza, como la ciencia e ingeniería de materiales, también se basaron en los intereses de la era anterior para superar la escasez de recursos y los desafíos ambientales.

Una segunda ola de estudiantes chinos se embarcó en estudios en el extranjero: 5.86 millones entre 1978 y 2018. Las grandes inversiones gubernamentales en los últimos años han atraído a ese talento para regresar a China.

Durante el último siglo y medio, la creencia de que la ciencia y la tecnología pueden mejorar la nación se ha arraigado profundamente en la cultura china, visible en lemas pintados en las paredes y carteles de las ciudades al campo.

En laboratorios bien financiados y estaciones de campo de última generación, China avanza rápidamente con una firme creencia en su condición de superpotencia científica.

En los picos y valles de esa historia hay un mensaje: el futuro requiere el internacionalismo que impulsó el ascenso de China en los últimos 150 años.

Fuente: Nature

Deja tu comentario

Comentarios

A %d blogueros les gusta esto: