Campus

Ana Paula, la “niña de oro” de la natación artística  

Leonardo Frias, Diana Rojas, Rafael Paz, Erick Hubbard
La alumna de Prepa 2, obtuvo cuatro medallas áureas en diversas categorías

Con la mira en los cinco aros de colores, Ana Paula Martínez abruma en armonía. Es una sirena real, al calce es universitaria, y sumergida en la alberca escribe en lenguaje corpóreo. “En las mañanas entreno y por las tardes voy a la escuela”, membreta todo con simetría dental.

A unas horas de apagar sus primeras 18 velas, la alumna de sexto año de la Escuela Nacional Preparatoria (ENP) 2 “Erasmo Castellanos Quinto”, obtuvo la primera de cuatro medallas de oro en el Campeonato Panamericano de Natación Artística, en Ontario, Canadá. A diferencia de los Juegos Panamericanos, esta justa divide en varias categorías la competencia, y ella logró la gloria en Solo individual de 15-18 años, así como en  Dueto, en Equipo y en Combo.

“Mi objetivo ahora es ingresar a la selección Primera Fuerza para mayores de 18 años, y por supuesto pensar en los Juegos Olímpicos, tenemos el clasificatorio en marzo para Tokio 2020, aunque está muy próximo, y ya está el equipo muy conformado, nunca me niego a la posibilidad de integrarme, hay ocho que nadan y una suplente, y estaríamos peleándonos ese lugar alrededor de 16 chicas, pero también estaría pensando en París 2024, que sería mi edad competitiva, (donde tienes los mejores resultados), tendría 23 años y sería una gran oportunidad”, confió.

Esculpida por el esfuerzo en 1.78 metros, ejerce su vocación acuática con simetría, precisión y fuerza. La gravedad no es obstáculo, sonríe natural a varios metros bajo el agua,  en un deporte-arte que conjuga natación, gimnasia, danza, acrobacia, ballet, trabajo colectivo y respiración. “¿Es el sol o es ella de donde emerge la luz?”, preguntan quienes la miran.

“Es un deporte muy completo y complejo, muy difícil hasta de explicar…, porque no solo es la natación y la rutina, también debemos de tener clases de diferentes disciplinas, sin olvidar el gimnasio para toda la fuerza y la explosividad; tenemos que contar con mucho oído musical, y la alimentación es un aspecto muy importante, porque lo primero que te ven cuando entras a la alberca es tu figura, cómo te ves, cómo te presentas”, indicó.

Con plasticidad, el lenguaje corpóreo, va siempre en maridaje con la música. “Es uno de los temas que más trabajo me ha costado, el oído, cuando ya elegimos el tema para nuestra rutina, tengo que escucharla una y otra vez, porque nosotros contamos igual que los bailarines del uno al ocho, tienes que expresar esa confianza, fortaleza y sintonía, a mí me gusta la música retro para mis rutinas individuales, uso géneros de los años 50, de los 60, que tienden a ser muy ‘suavecitos’”, comentó.

¡Splash!, ¡Clink!: medallas

Ana Paula, es alumna regular y de excelencia, recientemente fue nominada a la Presea “Bernardo Quintana Arrioja 2019”, al Mérito de Patriotismo, otorgada por la UNAM y la Fundación de Apoyo a la Juventud, “por considerarla un valioso ejemplo para la juventud mexicana”.

Atesoradas en una caja de cartón, muestra solo una parte de las preseas que ha obtenido a lo largo de su aun corta carrera, “no son medallas, son collares”. Ya en el epílogo del bachillerato, Ana Paula, aún no decide si nadar a una u otra orilla, que está entre Arquitectura o Ingeniería Civil.

“Me ha ayudado mucho estar en la Prepa, siempre me ha gustado mucho ir a la escuela, porque la mayoría de mis compañeras que estudian en línea, quizá no tienen esa experiencia de tener al maestro, y a sus compañeros, más en la UNAM que organiza tantas actividades, que arma una experiencia académica completa, integral, mis compañeros han sido muy buena onda, me han ayudado tanto”, apuntó.

El límite, concluyó, obviamente es el oro olímpico, México, se ha metido en las finales, ha ido subiendo estos últimos años, yo las veo muy cerca del primer lugar, tienen un nivel muy competitivo, habrá que ir escalando.

Deja tu comentario

Comentarios