Academia NewsFeed Salud

Dieta Keto y ayuno intermitente, peligros para la salud

Rafael López/Mónica Nario
Las dietas de moda, la keto y la de ayuno intermitente tienen poca eficacia y pueden tener consecuencias graves en la salud, señala Raquel Valenzuela Argüelles, nutrióloga de la Dirección de Medicina del Deporte de la UNAM
Comparte con tus amigos
  • 350
    Shares

Las dietas keto y el ayuno intermitente son poco eficaces y tienen consecuencias en la salud, advierte Raquel Valenzuela Argüelles, nutrióloga de la Dirección de Medicina del Deporte de la UNAM, ante la popularidad que han adquirido recientemente.

En primer término, dijo la especialista, “este tipo de dietas tienen apellido: hiperprotéicas. Su base es el consumo de proteínas en abundancia, similar a los regímenes alimenticios que se conocían hace años; es decir, siguen una alimentación rica en proteínas”.

Otra de sus características es que son bajas en hidratos de carbono, que llevan a la persona a un déficit de energía si no se consumen. “Para tener un cuerpo bien nutrido, lo primero a cubrir es la energía. Si no es así, el cuerpo echará mano de las proteínas pero no sólo las que se consumen en la comida sino también de las que están en los músculos. Lo cual no es adecuado”.

Además, continuó Valenzuela Argüelles, “este tipo de dietas no promueven buenos hábitos de alimentación, el objetivo a largo plazo, porque no se llevan por periodos prolongados. Son dietas que pueden promover la pérdida de peso pero no se pierde grasa, sino líquidos, masa muscular o tejido magro”.

Consecuencias en la salud

Ese proceso se contrapone con el principio de búsqueda de la salud. “Debido a que se consume en exceso proteínas, (carnes, huevo, leche, etc.), puede provocar que en los organismos aumente tanto el ácido úrico, como el colesterol y los triglicéridos. Otro aspecto poco saludable”.

A largo plazo, abundó la especialista, “dietas como la keto provocan un efecto similar al que experimenta una persona diabética que carece de la glucosa necesaria para llevar a las células. En el caso de las dietas en cuestión, como no hay carbohidratos, tampoco hay glucosa para llevar a las células. Esto crea un efecto en el metabolismo llamado cetosis mediante el cual el organismo produce acetona y sus compuestos derivados”.

Ayuno intermitente

En cuanto a los ayunos intermitentes, la nutrióloga destacó que su carta de presentación es desintoxicar el cuerpo. Se hacen en horarios, por ejemplo. Uno consiste en ayunar 16 horas y consumir alimentos las siguientes 8 para completar las 24 horas del día.

“Aunque se asegura que los ayunos son benéficos porque desintoxican, el organismo humano echa a andar mecanismos pues se le está sometiendo a un estado de estrés. La reacción consiste en protegerse ya que a carecer del combustible necesario, y continuar con las actividades cotidianas que requieren de energía que no se obtienen de los alimentos, el organismo empieza a quemar masa muscular y a producir sustancias con más efectos perjudiciales a la salud que benéficos”.

Valenzuela Argüelles, quien tiene a su cargo la evaluación morfo-funcional de los deportistas universitarios que acuden a la instancia de Medicina del Deporte, indica que el eje de estas populares dietas es comer menos; es decir, son dietas bajas en energía y en ayunos prolongados, lo cual hace al organismo bajar el metabolismo.

“Es decir, si no se consume lo que se gasta, lo que hace el cuerpo es consumir masa muscular. Con dietas tan bajas en energía no se logra bajar la grasa del tejido adiposo, objetivo ideal para la salud. De ahí que ninguna de las dos propuestas de dieta es adecuada. Hay dietas parecidas en las que sólo se consume un alimento que puede resultar nocivo para la salud con otras alteraciones orgánicas.”

Dietas insostenibles

En suma, indicó la nutrióloga, el ayuno intermitente y la dieta keto no son sostenibles; es decir, no cumplen con el propósito de crear buenos hábitos de alimentación. Además, si se habla de costo beneficio, también es importante prever el efecto rebote.

En cuanto al riesgo de descompensación, la nutrióloga aseguró que uno de los efectos de la dieta keto es perder músculo y líquidos, aumentar ácido úrico, colesterol y triglicéridos en sangre. En cuanto al ayuno intermitente, éste produce sustancias tóxicas y desencadena reacciones químicas que, de otro modo, no se presentan en el cuerpo.

Las dietas deben ser personalizadas

Finalmente, la especialista recomendó buscar una dieta que promueva hábitos de alimentación sanos, que sea sostenible y equilibrada; es decir, que contenga todos los nutrimentos en las cantidades que cada persona requiere. “Lo mejor es abstenerse de buscar en revistas sugerencias sobre la alimentación. Lo más seguro es consultar con un especialista que indique una dieta individualizada ya que lo útil a una persona no funciona en otra. Debe ser calculada de acuerdo a las necesidades de cada individuo. Ahí se encuentra otro de los defectos de la dieta keto y el ayuno intermitente: son generalizadas.

“Esas sugerencias no toman en cuenta el estado de salud (si una persona es diabética, hipertensa, o padece alguna alteración, como síndrome metabólico). Si una persona sigue una dieta extraña, puede agravar su estado de salud. Hay que recordar que las personas tienen sus propias características”.

La dieta debe ser individualizada; además, combinarse con el ejercicio. Así habrá mejores resultados. La persona se va a sentir mejor, no va a ser tan estricta y va a estar más a gusto, insistió.

“El especialista sabe que el objetivo principal es bajar la grasa del tejido adiposo; no sólo bajar de peso por vanidad. Se busca la salud; por lo tanto, el tratamiento dietético y el ejercicio siempre tendrán que ir unidos”, concluyó Valenzuela Argüelles.

Deja tu comentario

Comentarios

A %d blogueros les gusta esto: