Academia Campus Cultura

Materializar poemas en piezas sonoras

Fabiola Méndez / Andrés Otero
Comparte con tus amigos
  • 350
    Shares

Enamorado del arte, la ciencia y la tecnología Hugo Solís García se ha enfocado en reunir las posibilidades creativas y estéticas producto de la intersección entre sonido, tecnologías digitales e interactividad.

Egresado de la licenciatura en piano de la Facultad de Música (FaM) de la UNAM se define como un artista sonoro que busca comunión entre sonido, tecnología y poética sonora: “mis piezas presentan distintas formas de ver la realidad, son poemas materializados en piezas sonoras”.

Con un método basado en la electrónica aplicada a los procesos creativos  y el desarrollo artístico con proceso computacional ha creado piezas musicales con objetos electrónicos percutidos y piano. Inspirado en experiencias personales y anecdóticas como el sonido y el silencio (por la relación con su hermana que es sorda de nacimiento), el  bioarte (con la sonificación del potencial provocado en una neurona de caracol por una plática con su padre que es neurofisiólogo) ha logrado formar un estilo característico en su obra.

Más allá de ver el desarrollo tecnológico como una brecha en su carrera, ha sido una inspiración en su trabajo, “es una extensión de nuestro pensamiento que no nos suple pero nos complementa”. Ha tenido que aprender nuevas herramientas para construir nuevos espacios sonoros.

Hugo Solís, Artista electrónico y profesor de Arte y Comunicación Digitales en la Universidad Autónoma Metropolitana, desarrolló una aplicación de dispositivos móviles, SonusGo, para escuchar paisajes sonoros en lugares específicos. La geolocalización y la interacción entre dispositivos móviles produce composiciones sonoras para espacio públicos icónicos, tales como el Espacio Escultórico de la UNAM, el Lago de Chapultepec, el Desierto de los Leones, entre otros. “La gente busca sonido particular, son un reflejo del pensamiento colectivo”.

La app se apropia del espacio público a través de herramientas digitales, construye materiales sonoros en tiempo real que se mezclan y se procesan para realizar una composición algorítmica organizada en diferentes secciones, es una representación sonora del entorno actual.

Señaló que este es su camino, planea integrar todos los elementos en los que ha trabajado, “aunque no sé cómo”. Continuará con la docencia, ya que está seguro que él y muchos artistas son  producto de la entrega de los profesores: “hay que  generar nuevos públicos y creadores de arte. Hay que confiar en estas profesiones, hay amplias posibilidades enamorándote de ella, las oportunidades existen solo hay que buscarlas, con paciencia y diligencia pueden lograrse muchas cosas”.

 

Deja tu comentario

Comentarios

A %d blogueros les gusta esto: