Academia Educación

Ganadores de la Olimpiada de Matemáticas reciben entrenamiento en la UNAM

Fabiola Méndez/Damián Mendoza / Nayeli Manuel
En esta competencia, considerada la prueba de ciencia más prestigiosa, obtuvieron una medalla de plata, tres de bronce y dos menciones honoríficas

Diego Hinojosa, originario de Jalisco; Ana Paula Jiménez Díaz, de la Ciudad de México y Bruno Gutiérrez Chávez, de Colima, son tres de los seis jóvenes que representaron a México en la Olimpiada  Internacional de Matemáticas, en Reino Unido, el pasado mes de junio.

En esta competencia, considerada la prueba de ciencia más prestigiosa, con más tradición y en la que participaron más de 110 países, obtuvieron una medalla de plata, tres de bronce y dos menciones honoríficas.

Estos resultados son el fruto del trabajo de estos jóvenes estudiantes y los organizadores de la Olimpiada Mexicana de Matemáticas (OMM), quienes organizan entrenamientos a nivel estatal y  nacional. Resuelven problemas durante nueve horas diarias, “pero el autoestudio es primordial”, refirió Ana Paula Jiménez, estudiante de bachillerato.

Para Diego Hinojosa y Bruno Gutiérrez el reto más importante es trabajar por su cuenta, porque además de cumplir con las obligaciones que les exige su escuela, tienen que trabajar un poco más, hasta tres horas, y hacerlo constantemente porque no se puede bajar la guardia. “Hay muchos participantes, los que estamos en las preselecciones, y si dejas de trabajar, alguien más te va a ganar, no puedes dejar de entrenar”, aseguró Diego Hinojosa.

Los estudiantes consideran que la OMM, tiene un impacto muy grande en la sociedad, ya que  desde que se empieza a  implementar en las escuelas se crea una comunidad de alumnos a los que les gustan las matemáticas. Un aspecto en el que se debe de trabajar para terminar con el estigma de que las matemáticas son difíciles, “es un estereotipo que creamos desde pequeños, hay que dar a conocer más matemáticas creativas e intentar no usar tantas fórmulas para romper con el estigma de que son difíciles y aburridas para que descubran su lado bonito”, explicó Ana Paula.

Por otro lado, Bruno acotó que las matemáticas no son memorización, sino tratar de entender de dónde viene tal cosa y es más fácil, “si se enseña a las nuevas generaciones las matemáticas de forma creativa, como un juego, será más sencillo fomentar el gusto por ellas”.

Los estudiantes aseguraron que, por un lado, la UNAM  y el Instituto de Matemáticas les brinda mucho apoyo para los entrenamientos: “aquí tenemos el  nivel que necesitamos”. Agradecen  también el de maestros y familia, pero no olvidan y agradecen la ayuda recibida por el cineasta Guillermo del Toro, quien a pesar de no tener nada que ver con las matemáticas, “creyó en  nuestro trabajo y en que este es un proyecto que vale la pena”. Ana Paula y Bruno les queda un año más en las olimpiadas, para Diego fue su última participación, pero buscarán ahora ser entrenadores de los próximas generaciones, porque estas competencias tienen un impacto positivo en muchos niños y se sostiene con el trabajo de muchos voluntarios. “Ahora quiero retribuir un poco de lo mucho que he obtenido yo”, aseguró Diego.

Asimismo, dedicarán su vida a las matemáticas, Bruno estudiará Ingeniería Biomédica en el Instituto Politécnico Nacional (IPN), Diego estudiará economía y matemáticas aplicadas en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), mientras que Ana Paula elegirá matemáticas  en la UNAM.

Estamos satisfechos porque hemos demostrado que estamos al nivel de cualquier estudiante de otro país cuando nos los proponemos, expresaron los ganadores olímpicos.

La Olimpiada Mexicana de Matemáticas lleva 33 años de trabajo ininterrumpido,  ahora es un punto culminante del trabajo de nosotros por mucho tiempo y el de ellos durante muchos años. Los resultados este año han sido muy buenos, “hemos logrado 3 medallas de oro, 26 de plata, 64 de bronce y 39 menciones honorificas”, finalizó Bruno Gutiérrez.

Deja tu comentario

Comentarios