Campus Salud Sociedad

Depresión en el México Violento

Jorge E. Sánchez / Mónica Nario
Durante la conferencia Depresión en el México violento, que formó parte del evento Enfrentando la depresión organizado por la Dirección General de Divulgación de la Ciencia de la UNAM,

La violencia en México ha mermado la calidad de vida de las personas, ha destruido el tejido social en gran parte del territorio nacional y derivado en trastornos mentales que han incrementado los casos de depresión.

En ese contexto, la doctora Deni del Carmen Álvarez-Icaza González explicó que en el panorama actual la violencia colectiva abona a la parálisis socioeconómica debido al aumento de la depresión en las personas.

Dijo que de acuerdo con datos contrastados entre la Encuesta de Epidemiología Psiquiátrica (2001) y otra aplicada a jóvenes (2013), entre el 2001 y el 2013 hay un incremento de la prevalencia en los trastornos mentales, específicamente, la depresión.

Álvarez-Icaza González resaltó que las personas deprimidas tienen una baja probabilidad de estar empleadas y agregó que en México la pérdida de días asociados a productividad, relacionados únicamente a los trastornos mentales, es del 16 por ciento. Además, indicó que en comparación con los países desarrollados que gastan el 5.2 de su PIB en salud, nuestro país sólo gasta el 2 por ciento.

Asimismo, Álvarez-Icaza González explicó que la Organización Mundial de la Salud (OMS) identifica tres niveles de violencia: interpersonal, autoinfligida (suicidio) y la violencia colectiva. Describió a la violencia colectiva como el uso instrumental de la violencia por parte de un grupo, transitorio o con identidad permanente, que va a ejercer violencia hacia otro grupo, a fin de mantener el control político y social (grupos del crimen organizado o el acoso por parte del Estado que pueden sufrir individuos por posiciones políticas).

Destacó que en México la tasa de homicidios tuvo un incremento importante en el periodo 2006 a 2011. Actualmente, las cifras superan a las del 2011. Esta situación afecta a los hombres y es una tasa de homicidios que supera cualquier zona de guerra. Añadió que en las mujeres si bien el incremento no es alarmante, proporcionalmente sí lo es, “entre el 2005 y 2017 la tasa de homicidios de mujeres ha crecido tres veces”.

Uno de los principales detonantes de la depresión son los eventos estresantes como los asaltos, la pobreza o los secuestros (violencia colectiva). Agregó que cuando el estrés es muy intenso, la capacidad del sistema para compensar se rompe y entra en desequilibrio, pierde su capacidad de regulación y genera cambios a nivel biológico.

Finalmente, concluyó que es importante entender que la crianza influye de manera importante en la expresión de los genes, cuando una persona se expone a estrés en edad temprana lo que ocurre es que ciertos genes se van a activar o desactivar, y esto es lo que va a determinar que pueda haber cambios persistentes en el cerebro, sin embargo, si se realizan intervenciones oportunas también hay forma de compensar.

Deja tu comentario

Comentarios