Campus Ciencia NewsFeed

Equipo del CCH Sur realiza estancia de investigación en Nueva York

CCH Sur / Roberto Torres / Myriam Nuñez
El equipo obtuvo mención honorífica en el concurso Biocódigos de Barras Urbanos por su proyecto de investigación sobre las rizobacterias

A partir de su proyecto de investigación Estudio de las rizobacterias promotoras del crecimiento vegetal en hortalizas cultivadas en chinampas de San Juan Moyotepec, Xochimilco, Beatriz Pérez Ibarra, profesora del Colegio de Ciencias y Humanidades (CCH) plantel Sur, y los alumnos Raúl Motte Nava, Marco Soriano Pimentel, Alejandro González de la Luz y Jonathan Jair Pérez, obtuvieron mención honorífica en el concurso Biocódigos de Barras Urbanos, por lo que realizaron una estancia en el New York City College of Technology, también conocido como City Tech.

Dicha estancia fue auspiciada por la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (CONABIO), y el Cold Spring Harbor Laboratory, en reconocimiento a la calidad de la investigación que aborda el estudio de los microorganismos promotores del crecimiento en plantas localizadas en la zona de la rizosfera, ayudándolas a su desarrollo por medio de una relación simbiótica.

Uno de los nuevos proyectos de la doctora Pérez Ibarra y su equipo es el estudio del Salix sp, árboles que crecen en las chinampas. “Estamos haciendo un estudio de la biodiversidad de estos árboles que son endémicos de Xochimilco y benefician el crecimiento y producción de hortalizas, de ahí su importancia, además, las hacen resistentes y aumentan su producción. Todas las técnicas que aprendimos las estamos aplicando en este proyecto”.

Por su parte, el alumno Raúl Motte mencionó que durante su estancia conocieron lugares emblemáticos de Nueva York: Manhattan, Empire State, Times Square, la Estatua de la Libertad, Staten Island, Brooklyn y pasearon en ferry, además tuvieron contacto con la simbólica nieve, “íbamos con la esperanza de ver nevar y se nos concedió”.

El alumno de sexto semestre explicó que la clave para alguien que se quiera dedicar a la ciencia es la curiosidad, el asombro, el compromiso y la vocación, “nunca debemos olvidar lo que verdaderamente nos apasiona, pues es un gran aliciente para hacer las cosas lo mejor que podamos”.

Refirió que en un principio eran cinco los estudiantes viajarían a Nueva York, sin embargo, Agustín Celestino López no lo hizo por el cáncer que padece.

Sin embargo, desde el hospital les envió artículos para la investigación y participó en la elaboración del Manual para incorporar las herramientas moleculares al estudio de las ciencias experimentales.

“Es un ser humano que merece la admiración de todos porque pese a su enfermedad jamás se ha dado por vencido”, destacó Raúl.

Deja tu comentario

Comentarios