Academia Campus Ciencia

Una enfermedad sistémica llamada depresión

Dirección General de Divulgación de la Ciencia
diagnóstico3-depresión-enfrentar-afectación-sintomatología-violencia-UNAMGlobal
En México, una persona con depresión puede pasar 14 años sin tratamiento antes de encontrar la ayuda profesional adecuada

Con el fin de retratar las caras de la depresión y generar una discusión que muestre los diferentes enfoques que estudian esta enfermedad, la Dirección General de Divulgación de la Ciencia (DGDC) de la UNAM, organizó el diálogo Las voces de la depresión, que formó parte del ciclo de actividades Enfrentar la Depresión, que se lleva a cabo en Universum y el Museo de la Luz, del 25 al 27 de junio.

En el diálogo, realizado en el Teatro Universum, participaron psicólogos, psiquiatras, representantes de la sociedad civil y pacientes usuarios de servicios de salud mental.

Invitados por el moderador del diálogo Ángel Figueroa, director de Medios de la DGDC, los participantes compartieron con el público asistente y seguidores de redes sociales, algunos aspectos poco conocidos de la depresión sobre los que, en su opinión, no se ha insistido lo suficiente.

El doctor José Javier Mendoza Velásquez, del Departamento de Psiquiatría y Salud Mental de la Facultad de Medicina de la UNAM, señaló que es necesario insistir en que la depresión es una enfermedad sistémica; es decir, que afecta todo el cuerpo de manera general, pero que sus principales manifestaciones son en el estado de ánimo.

También llamó la atención sobre la necesidad de reenseñar a los médicos a escuchar a sus pacientes y despertar habilidades en otros profesionales como enfermeras y maestros, para que si una persona con depresión se les acerca en busca de ayuda lo dirijan con un especialista en salud mental.

Desde la perspectiva de la doctora Paulina Arenas Landgrave, docente de la Facultad de Psicología de la UNAM, es fundamental difundir que la depresión es una enfermedad que puede tratarse de manera efectiva y destacó los avances en el uso de los tratamientos combinados que integran psicoterapia y psicofármacos.

Señaló que la psicoeducación es fundamental para informar al público y a la comunidad qué es la depresión, cómo se manifiesta y qué hacer cuando se detecta que una persona cercana o uno mismo puede tenerla.

Por su parte, la maestra Gabriela Cámara Cazares, fundadora del proyecto Voz Pro Salud Mental —mismo que impulsa la psicoeducación como una forma de combatir las enfermedades mentales—, alertó que numerosas personas que luchan contra la depresión se ponen caretas para que la gente no note que algo malo ocurre y aparentan que no tienen la enfermedad.

Por ello, la psicoeducación es clave porque ayuda al paciente a comprender qué le pasa, qué herramientas tiene para salir adelante, cómo mejorar sus síntomas, cómo comunicarse mejor con el médico y ayudar a que haya un mejor ambiente en su casa.

Por su parte, el doctor Luis Manjarrez-Gutiérrez, del Posgrado de la Facultad de Medicina de la UNAM, consideró que es importante recordar que la depresión no es una situación que depende de la personalidad, sino que es una enfermedad para la cual sí existen esquemas de tratamiento que pueden minimizar el impacto económico y social que tiene.

Además, para el médico es importante resaltar que la depresión es una enfermedad plagada de estigma y desinformación. Por ejemplo, se presenta en la temprana adolescencia pero se deja sin tratar durante muchos años porque se considera que es un periodo normal que experimentan los jóvenes.

Esta ausencia de tratamiento es grave si se tiene en cuenta que el cerebro joven es más plástico y por lo mismo más fácil de rehabilitar que un cerebro adulto que ha pasado muchos años sin tratamiento.

A su vez, María, usuaria del servicio de salud mental, compartió que una herramienta que le ayudó a superar sus crisis depresivas consistía en observarse a sí misma para darse cuenta que ella estaba actuando y sintiéndose de modo distinto a como hacían otras personas de su entorno cercano. Este hábito le ayudó a ver que necesitaba ayuda profesional.

Valentín, familiar de paciente con depresión, compartió que para los pacientes es importante que los psiquiatras tomen el tiempo de escucharlos para lograr que entiendan mejor qué es lo que pasa por su mente. Queremos que ayuden al paciente a escucharse a sí mismo y a escuchar a los demás porque muchos psiquiatras “no escuchan a sus pacientes y solamente les dan el fármaco esperando que solos encuentren la felicidad y la cuadratura a su vida”.

Los especialistas y pacientes coincidieron en que hay una necesidad de que médicos, psicólogos y pacientes trabajen juntos para tratar esta enfermedad porque de esa manera se promueve la atención oportuna.

Las voces de la depresión, parte del ciclo de actividades Enfrentar la Depresión, se compartió vía streaming a través de redes sociales y puede consultarse en esta liga:

https://www.facebook.com/UniversumMuseo/videos/2214230821957607/?q=universum&epa=SEARCH_BOX

Deja tu comentario

Comentarios