Astronomía Ciencia NewsFeed Tecnología

Esto es lo que sucede en las misiones espaciales de larga duración

Space.com
Scott Kelly y Mark Kelly son los dos únicos gemelos astronautas del mundo, así como los únicos hermanos que han viajado al espacio. Imagen: NASA

Durante el récord de la misión de un año, el equipo de la estación realizó casi 400 investigaciones para avanzar en la misión de la NASA y beneficiar a toda la humanidad durante el 2015.

Scott Kelly y Mijail Kornienko participaron específicamente en varios estudios para informar el Viaje a Marte de la NASA, incluida la investigación sobre cómo el cuerpo humano se adapta a la ingravidez, el aislamiento, la radiación y el estrés de los vuelos espaciales de larga duración.

El comandante de la Expedición 46 Scott Kelly y su homólogo ruso Mikhail Kornienko disfrutan del aire fresco y frío en la Tierra después de su histórica misión de 340 días a bordo de la Estación Espacial Internacional. Imagen: NASA

Mientras que el hermano gemelo idéntico de Kelly, el ex astronauta de la NASA Mark Kelly, participó en estudios paralelos de gemelos en la Tierra para ayudar a los científicos a comparar los efectos del espacio en el cuerpo y la mente hasta el nivel celular.

Diez equipos que trabajan en el Estudio de los Mellizos de la NASA, que abarca 12 universidades y 84 investigadores, siguieron al dúo antes, durante y después del vuelo, siguiendo la biología de los mellizos para ver cómo los hermanos cambiaron a lo largo del estudio. Si bien la investigación tuvo un alcance muy limitado, los científicos que planean enviar astronautas en viajes largos a la luna, Marte y más allá encontrarán que estos datos en vuelos espaciales de larga duración son invaluables.

Tras regresar a la Tierra el 1 de Marzo del 2016, más de tres años después tenemos conclusiones claras del efecto de la microgravedad, la radiación y el entorno espacial sobre el cuerpo de Scott. Los cromosomas del astronauta Kelly, después de su estancia en la Estación Espacial Internacional (EEI), presentaban anomalías que no tenía su hermano gemelo. Estas alteraciones persisten y podrían conllevar un riesgo para su salud a largo plazo, es la principal conclusión de la investigación.

El cuerpo de Kelly sufrió un estrés increíble: los fluidos le hincharon la parte superior del cuerpo y la cabeza, sus genes se activaron de diferentes maneras y su sistema inmunológico saltó en sobremarcha en comparación con la de su gemelo idéntico. Con el tiempo, Scott experimentó una disminución de la masa corporal, inestabilidad en su genoma, hinchazón en los vasos sanguíneos principales, cambios en la forma de los ojos, cambios en el metabolismo, inflamación y alteraciones en su microbioma, así como un extraño alargamiento de sus telómeros (se alargaron alrededor de 14.5%) que son las estructuras protectoras que se encuentran en los extremos de los cromosomas, pero después de su regreso se acortaron más de lo normal.

«Tan pronto como Scott llegó al espacio, hubo un cambio a gran escala en más de 1,000 genes que en realidad cambiaron dinámicamente … así que, claramente, el cuerpo y las células se estaban adaptando«, dijo Christopher Mason, genetista del Centro Médico Weill Cornell en Nueva York y coautor del estudio.

«Vimos enriquecimiento: los tipos de genes que se estaban activando incluyen proteínas que regulan la respuesta al daño del ADN, activan la reparación del ADN y mantienen la longitud de los telómeros«, agregó, «y también, más notablemente, el conjunto de genes más enriquecido eran casi todos los involucrados en la regulación del sistema inmunológico, lo que nos indicó que el sistema inmunitario está casi en alerta máxima como una forma de intentar comprender este nuevo entorno«, añadió.

Bailey y otros investigadores también observaron daños en el ADN, incluidos los reordenamientos cromosómicos llamados inversiones, así como una respuesta elevada de reparación del ADN. Aunque la EEI no recibe tanta radiación como el espacio profundo, todavía se encuentra dentro de los cinturones de Van Allen que sirven de protección de radiación para la Tierra, puesto que desvían las partículas energéticas. El daño en el ADN por la exposición a la radiación probablemente aumentaría para los astronautas que se aventuren más allá de la órbita terrestre; por ejemplo los astronautas que viajan a Marte experimentarán alrededor de 8 veces la radiación que recibió Scott.

A pesar de ello, los autores remarcan que el trabajo, publicado en la revista Science, demuestra que el cuerpo humano puede mantener un buen estado de salud en misiones espaciales de larga duración.

Fuente: Space.com

Deja tu comentario

Comentarios