Campus NewsFeed

Si lloro…¿dejo de ser periodista?

Daniel Francisco/Damián Mendoza
En Veracruz está el narcocementerio más grande de América Latina que se encuentra en Colinas de Santa Fe, en el último corte de septiembre de 2008 se habla de 305 cráneos y 21 mil fragmentos de restos óseos
Comparte con tus amigos
  •  
  • 350
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    350
    Shares

El Tigrillo es el buscador de personas desaparecidas más joven del mundo, tiene 8 años, y ya aprendió a qué huele la tierra de muerte, ya sabe a qué huelen los muertos. En una de las búsquedas El Tigrillo encontró una fosa, cuando escarbaron y encontraron la osamenta lo primero que le preguntó a su mamá fue: ¿ese es mi papá? German Canseco, reportero del semanario Proceso, afirma que el libro“Los buscadores”es un homenaje para quienes buscan a sus familiares. Por acción o por omisión, acota, el Estado siempre está detrás de esto.

El libro refleja diez años de trabajo del equipo de reporteros de Proceso. En la cobertura de este tema surgió una pregunta “que nos hicimos varios periodistas: si lloro…¿dejo de ser periodista? Creo que para ser periodista tienes que ser una buena persona, te tiene que importar el otro, acota Canseco.

Jaime Luis Brito, corresponsal de Proceso en Morelos, indica que nadie desaparece, las personas a las que llamamos desaparecidos son personas que el crimen organizado y el crimen de Estado ha utilizado para algún tipo de crimen:“Las personas que desaparecen pueden desaparecer porque las secuestraron, porque están en el tema de la trata, porque están realizando trabajos forzados, porque incluso hay un tema de tráfico de órganos, porque hay redes de prostitución y de pornografía”.

Añade que no hay personas desaparecidas, hay personas que no se encuentran con nosotros porque están siendo utilizadas por algún grupo criminal. “Cuando uno pierde un familiar uno pierde la posibilidad de llorarle en algún lado, de lamentar esa pérdida, de comenzar un proceso de duelo, es decir, un proceso que permita elaborar, asumir, esta pérdida y darle un sentido para su vida, sin embargo, cuando una persona desaparece no existe la posibilidad del duelo. El dolor es un dolor continuo porque la familia que pierde un familiar, la familia a la que le desaparecen a uno de sus integrantes es una familia mutilada”.

Precisa que hoy tenemos alrededor de 40 mil familias mutiladas, porque hay 40 mil personas desaparecidas en México. Algunas de estas familias han perdido más de un familiar. “No es un tema que sólo les pase a algunos, nos puede pasar a todos”.

Noe Zavaleta, corresponsal de Proceso en Veracruz, dijo que “cuando cerramos este libro en el 2017, la cifra de veracruzanos desaparecidos era de tres mil 600, los últimos reportes oficiales señalan que la cifra está en cuatro mil 50. Una de cada cuatro personas que desaparece en el país sucede en territorio veracruzano. Al día de hoy hay mil cuerpos sin identificar en fosas comunes de Veracruz, en cementerios clandestinos, en donde la Policía Ministerial ya no puede seguir exhumando cuerpos porque ya no hay forenses y ya no hay fosas comunes”.

En Veracruz está el narcocementerio más grande de América Latina que se encuentra en Colinas de Santa Fe, en el último corte de septiembre de 2008 se habla de 305 cráneos y 21 mil fragmentos de restos óseos, finalizó.

El libro “Los Buscadores” se presentó en el marco de la Feria Internacional del Libro Universitario (FILU 2019) de la Universidad Veracruzana.

Deja tu comentario

Comentarios

A %d blogueros les gusta esto: