Ciencia NewsFeed Salud

Los hongos pueden reducir el riesgo de deterioro cognitivo

Universidad Nacional de Singapur
El profesor Feng y el Dr. Cheah creen que comer una variedad de hongos como parte de un estilo de vida saludable puede reducir significativamente el riesgo de deterioro cognitivo. Imagen: NUS

Un equipo del Departamento de Medicina Psicológica y del Departamento de Bioquímica de la Universidad Nacional de Singapur (NUS) descubrió que las personas mayores que consumen más de dos porciones estándar de hongos por semana podrían ayudar a reducir el riesgo de deterioro cognitivo.

El deterioro cognitivo leve (también conocido como demencia incipiente, deterioro cognitivo aislado o MCI, por sus siglas en inglés) es la etapa entre el deterioro cognitivo del envejecimiento normal, y el más grave, asociado a la demencia. Las personas mayores afectadas por el deterioro cognitivo leve (DCL) a menudo muestran algún tipo de pérdida de memoria, y también pueden mostrar déficit en otras funciones cognitivas, como el lenguaje, la atención y las capacidades visoespaciales.

Una porción se definió como tres cuartos de taza de champiñones cocidos con un peso promedio de alrededor de 150 gramos. Dos porciones serían equivalentes a aproximadamente la mitad de un plato. Si bien los tamaños de las porciones actúan como una guía, se demostró que incluso una pequeña porción de hongos a la semana todavía puede ser beneficiosa para reducir las posibilidades de MCI.

«Esta correlación es sorprendente y alentadora. Parece que un solo ingrediente comúnmente disponible podría tener un efecto dramático en el deterioro cognitivo «, dijo Feng Lei, quien es Profesor Asistente en NUS, y el autor principal del estudio.

El estudio de seis años, que se realizó de 2011 a 2017, recopiló datos de más de 600 adultos mayores chinos de más de 60 años que viven en Singapur. El estudio se llevó a cabo con el apoyo del Instituto para las Ciencias de la Vida de la NUS, así como del Consejo Nacional de Investigación Médica del Ministerio de Salud de Singapur.

Los resultados se publicaron en línea en el Journal of Alzheimer’s Disease el 12 de marzo de 2019.

«Las personas con MCI aún pueden realizar sus actividades diarias normales. Entonces, lo que tuvimos que determinar en este estudio es si estas personas de la tercera edad tuvieron un peor desempeño en las pruebas neuropsicológicas estándar que otras personas de la misma edad y nivel educativo«, explicó el Profesor Feng. «Las pruebas neuropsicológicas son tareas específicamente diseñadas que pueden medir los diversos aspectos de las capacidades cognitivas de una persona».

Después de esto, se realizó una evaluación neuropsicológica estándar de dos horas, junto con una calificación de demencia. Los resultados generales de estas pruebas se analizaron en profundidad con expertos psiquiatras involucrados en el estudio para obtener un consenso de diagnóstico.

Los investigadores creen que la razón de la reducida prevalencia de DCL en los consumidores de setas comestibles puede deberse a la ergotioneína (ET), un aminoácido que se encuentra en casi todas las variedades de hongos. Investigaciones anteriores han demostrado que los niveles plasmáticos de ET eran más bajos en individuos con DCL, en comparación con individuos sanos de la misma edad.

Esta sustancia antioxidante y antiinflamatorio no puede ser sintetizada por las células humanas, pero se puede obtener de fuentes dietéticas. «Una de las principales son los hongos«, explica el doctor Irwin Cheah, coautor del estudio.

Según los investigadores, otros compuestos de los hongos también pueden ayudar a disminuir el riesgo de deterioro cognitivo. Los compuestos bioactivos en hongos también pueden proteger al cerebro de la neurodegeneración al inhibir la producción de las proteínas beta-amiloide, tau fosforilada y acetilcolinesterasa, relacionadas con enfermedades como el Alzheimer.

Se mencionaron seis hongos comúnmente consumidos en Singapur en el estudio. Eran champiñones dorados, ostra, shiitake y botón blanco, así como champiñones secos y enlatados. Sin embargo, es probable que otros hongos no referenciados también hayan indicado efectos beneficiosos.

La siguiente etapa potencial de investigación para el equipo es realizar un ensayo controlado aleatorio con el compuesto puro de ET y otros ingredientes basados en plantas, como la L-teanina y las catequinas de las hojas de té, para determinar la eficacia de dichos fitonutrientes para retrasar la cognición. disminución. Tales estudios de intervención llevarán a conclusiones más sólidas sobre la relación causal. Además, Asst Prof Feng y su equipo también esperan identificar otros factores dietéticos que podrían estar asociados con un envejecimiento cerebral saludable y un riesgo menor de afecciones relacionadas con la edad en el futuro.

Deja tu comentario

Comentarios