Cultura NewsFeed

Don Giovanni, una obra jocosa llena de pasión amorosa, dolor y muerte

Cultura UNAM / Roberto Ruiz / Damián Mendoza
Se presentó en la Sala Covarrubias de la UNAM, con música a cargo de la Orquesta Juvenil Universitaria Eduardo Mata de la UNAM

Dentro de la larga lista de «Don Juanes» que han desfilado por los escenarios, no son pocos los que consideran que el más grande de ellos es aquél al que le dieron forma Lorenzo Da Ponte y Wolfgang Amadeus Mozart en 1787, entusiasmados con el éxito que había tenido el resultado de su primera colaboración el año anterior en Praga con Las bodas de Fígaro, a despecho de la frialdad con la que los vieneses la habían recibido meses antes. De hecho, fue a principios de 1787 que el empresario italiano Pasquale Bondini, embriagado con el éxito de Las bodas, firmó con Mozart un contrato por el que éste se comprometía a componer una nueva ópera para la temporada de ese año en Praga. Mozart contactó de nuevo a Da Ponte, quien sugirió para salir del paso el tema del Don Juan; Mozart aceptó gustoso; Da Ponte se «fusiló» y mejoró el libreto de Bertati; Mozart puso manos a la música; y el lunes 29 de octubre de ese año se estrenó en Praga Don Giovanni.

La historia del seductor libertino que es alcanzado por la justicia divina en la persona de una de sus víctimas que, venida del más allá en la figura de una estatua, se cobra venganza por las ofensas recibidas, no podía dejar de resultarle atractiva a Mozart, interesado siempre en las formas de la pasión amorosa, presentes en mayor o menor medida en los personajes de sus grandes óperas bufas, y exploradas musicalmente con un lenguaje que, si bien se nutre de los recursos propios del clasicismo, apunta hacia una expresividad y profundidad psicológica propias de la sensibilidad romántica que se manifiesta desde la misma obertura , en la que la primera parte anticipa con sonoridades aterradoras la escena en la que el protagonista llega a su trágico final en medio de visiones infernales, como un presagio de aquello que le espera, pero que súbitamente se abre a una música vital y luminosa, que hace pensar en su actitud despreocupada, o tal vez sólo preocupada por un aquí y un ahora en el que, mientras el deseo esté vivo, y haya posibilidad de satisfacerlo, no hay nada qué temer.

Esta historia llena de pasión amorosa, dolor, venganza, ira y muerte se presentó el jueves pasado en la Sala Covarrubias de la UNAM, con música a cargo de la Orquesta Juvenil Universitaria Eduardo Mata de la UNAM.

Deja tu comentario

Comentarios