Campus Educación NewsFeed

Es necesario dar a la juventud oportunidades de cambio

Magali Espinosa / Myriam Nuñez
La maestra en Trabajo Social, Anayelli Gutiérrez Santos, explicó que uno de los principales problemas en jóvenes que estudian la secundaria es la falta de reconocimiento de autoridad.

Durante el Congreso Jóvenes en movimiento, realidades, acciones y proyecciones llevado a cabo en el Palacio de la Escuela de Minería se discutió las diferentes problemáticas, proyectos y áreas de oportunidad para los jóvenes mexicanos en la actualidad.

La adolescencia es definida por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como el período en la vida del ser humano de crucial importancia que se caracteriza por el ritmo acelerado de crecimiento y cambios que viene condicionada por diversos procesos biológicos.

En entrevista con UNAM Global, Anayelli Gutiérrez Santos, quien trabaja con alumnos de secundaria en escuelas públicas ubicadas en colonias populares de la Ciudad de México, explicó que uno de los principales problemas en jóvenes que estudian la secundaria es la falta de reconocimiento de autoridad.

“La disciplina es un problema constante dentro de la escuela, muchos de los chicos con los que trabajamos están siempre dentro de una lista de reportes que lleva la trabajadora social o la orientadora de la escuela y todos tienen que ver con acciones de indisciplina.”

De acuerdo con Gutiérrez Santos, uno de los obstáculos principales en las escuelas es la falta de relación entre las normas establecidas por la institución, su función y relación con el castigo que conlleva el desacato a dicho reglamento.

Anayelli Gutiérrez hace especial énfasis en la necesidad de escuchar la opinión de los jóvenes respecto a cómo se llevan a cabo las sanciones y dejar de trabajar bajo formas de control que dejan poco espacio para la discusión, el análisis y reflexión sobre sus acciones.

Una juventud en conflicto

Para la maestra en Trabajo Social, «la pobreza, marginación, hacinamiento, deserción escolar, embarazo en adolescente, consumo y la venta de drogas son características de las escuelas en las que trabajamos».

En la Ciudad de México, durante el ciclo escolar 2016-2017, hubo un total de 857 mil 117 alumnos en educación primaria, mientras que tan sólo 466 mil 285 jóvenes ingresaron a educación secundaria. A nivel nacional se contabilizaron 6 millones 710 mil 845 alumnos estudiando la secundaria en 39 mil 265 planteles, de acuerdo a las cifras del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación.

La también profesora de asignatura en la Escuela Nacional de Trabajo Social (ENTS), señaló que es importante reconocer que la responsabilidad en cuanto al desarrollo de los jóvenes es conjunta, no solamente de los padres de familia, sino también de profesores y espacios de interacción de los jóvenes.

Asimismo, Anayelli Gutiérrez concluye que la forma en la que la sociedad estigmatiza a la juventud que proviene de contextos conflictivos, contribuye a una idea de que estos “chavos” se convertirán en los próximos delincuentes de la sociedad.

“Todo este contexto se va volviendo una configuración donde se asume que estos chavos próximamente se van a convertir en los próximos narcomenudistas de la colonia, no hay una posibilidad de que se les miré de manera diferente, de que puedan pasar más allá de la secundaria y de que se les miré con posibilidad de cambio.”

Deja tu comentario

Comentarios