Ciencia NewsFeed

Cómo las pequeñas herramientas nos pueden haber hecho humanos

Universidad Emory
Pargeter-Portrait-Cambio-Climático-UNAMGlobal
Las herramientas a pequeña escala pueden haber ayudado a algunos humanos a sobrevivir el último período de rápido cambio climático, hace 17,000 años, dice Justin Pargeter. Imagen: Universidad Emory

Los antropólogos han argumentado durante mucho tiempo que la fabricación de herramientas es uno de los comportamientos clave que separan a nuestros ancestros humanos de otros primates. Un nuevo artículo, sin embargo, sostiene que no fue la creación de herramientas lo que distinguió a los homínidos, sino la miniaturización de las herramientas.

Así como los pequeños transistores transformaron la electrónica hace unas décadas, y los científicos ahora tienen el desafío de hacerlos aún más pequeños, nuestros antepasados de la Edad de Piedra sintieron la necesidad de fabricar pequeñas herramientas.

«Es una necesidad con la que siempre nos hemos enfrentado e impulsado«, dice Justin Pargeter, antropólogo de la Universidad de Emory, Atlanta E.U., y autor principal del artículo publicado en Evolutionary Anthropology, donde describe la miniaturización de herramientas prehistóricas.

El autor propone que la miniaturización es una tendencia central en las tecnologías de homínidos que se remontan a por lo menos 2.6 millones de años.

El artículo revisa cómo las piezas de piedra de menos de una pulgada de largo, utilizados para perforar, cortar y raspar, aparecen en el registro arqueológico de sitios en todos los continentes, y se remontan a algunos de los conjuntos de herramientas de piedra más antiguos que se conocen. Estas pequeñas piezas de piedra, dice Pargeter, eran como las cuchillas de afeitar desechables o los clips de papel de hoy en día: generalizados, fáciles de hacer y fáciles de reemplazar.

Pargeter demuestra cómo nuestros primeros ancestros probablemente usaron pequeñas piezas de piedra para cortar carne.

Pargeter para demostrar su punto, fabrica herramientas y así comprender mejor cómo aprendieron estas habilidades nuestros ancestros y cómo pueden haber usado las herramientas.

También en su artículo, identificó tres puntos de inflexión para la miniaturización en la evolución de los homínidos:

  1. Hace aproximadamente 2 millones de años (m.a.) donde usaron pequeñas escamas de piedra, reemplazando las uñas y dientes para tareas de corte.
  2. Ocurrió en algún momento 100 mil años después del primero, con el desarrollo de armamento de alta velocidad, como el arco y la flecha, que requerían insertos de piedra ligeros.
  3. Hace unos 17 mil años. La última Edad de Hielo estaba terminando, obligando a los humanos a adaptarse al rápido cambio climático , al aumento del nivel del mar y al aumento de la densidad de la población. Estos cambios aumentaron la necesidad de conservar los recursos, incluidas las rocas y los minerales particulares necesarios para hacer herramientas.
La icónica hacha de mano con forma de lágrima, que llenaba una palma humana, requería una gran caja de herramientas para poder llevar, en contraste con una caja de herramientas para piezas pequeñas. Imagen: Universidad Emory

El trabajo de Pargeter en herramientas pequeñas agrega otra faceta a la investigación del laboratorio sobre la evolución humana. «Está explorando lo que pudo haber llevado a la compulsión de producir estos pequeños instrumentos, esencialmente la relación entre las herramientas y el cuerpo humano, el cerebro y los probables usos de las herramientas«, dice Stout, profesor asistente de antropología en Emory, se enfoca en hachas de mano, que se remonta a más de 500,000 años.

Estas herramientas más grandes se consideran un punto de inflexión en la evolución biológica y cognitiva humana, debido a la complejidad involucrada en su elaboración.

«De repente, se me ocurrió que los arqueólogos pueden haberse perdido un componente importante de nuestro registro de herramientas de piedra«, dice Pargeter. «En nuestro deseo de hacer descubrimientos ‘grandes’ es posible que hayamos pasado por alto detalles pequeños, pero importantes. Toda una tecnología podría quedar oculta detrás de nuestros métodos, relegada a bolsas consideradas como material de desecho«.

Como los paleoantropólogos se enfrentan a más de tres millones de años de «cosas» de homínidos, una de las preguntas perennes que siguen tratando de responder es: ¿qué nos hace únicos a los humanos? «Normalmente, decimos que el uso de herramientas nos hace humanos, pero eso es un poco complicado«, dice Pargeter, a medida que se acumula evidencia del uso de herramientas por parte de otros animales. Los macacos, por ejemplo, usan piedras para romper las ostras. Los chimpancés usan las rocas como martillos y yunques para romper nueces y modifican los palos para cavar y pescar las termitas.

Estas herramientas, sin embargo, son grandes. «Las manos de otros primates no se han desarrollado para una manipulación fina repetida en tareas de gran fuerza«, dice Pargeter. «Hemos desarrollado un agarre de precisión único que aumenta nuestra capacidad para la tecnología miniaturizada«.

Los humanos también son los maestros de dispersarse en ambientes novedosos, a diferencia de otros primates que permanecieron en los paisajes de sus antepasados. «Las herramientas más pequeñas son la elección de tecnología para una población móvil y dispersa«, dice Pargeter.

Deja tu comentario

Comentarios