Campus Ciencia

Alumnos de Ciencias Genómicas de la UNAM, con estándares internacionales

Farrah de la Cruz Cárdenas/Damián Mendoza
Desde hace 15 años la UNAM, a través de la Licenciatura en Ciencias Genómicas, busca formar jóvenes científicos capaces de sobresalir en las diferentes áreas de la genómica.
Comparte con tus amigos
  • 350
    Shares

De acuerdo con la doctora Esperanza Martínez Romero, coordinadora de la Licenciatura en Ciencias Genómicas de la UNAM Campus Morelos, esta licenciatura tiene una peculiaridad. Si bien a partir del tercer año el estudiante puede “diseñarla” según sus necesidades y gustos, el cuarto y último año es de completa libertad. Pueden irse a cualquier laboratorio del mundo a trabajar de tiempo completo, o bien, pueden realizar su tesis.

La investigadora expresó que el nivel de trabajo de un alumno que se va al extranjero es equivalente al que se tiene en México, sin embargo, la fuga de cerebros de investigadores genómicos es enorme.

“Un profesor que vino a dar una clase al campus decía que su computadora que hacía análisis de genomas era la más poderosa de Europa. Un genoma de un humano lo hacía en un día, mientras que aquí nos llevamos meses. Por tanto, esas diferencias sí marcan el desarrollo de las personas”, enfatizó.

Desde hace diez años, el programa del tercer año de la carrera incluye la participación de profesores del extranjero de muy alto nivel con el fin de impartir clases en un seminario destinado a estudiantes de licenciatura y postgrados, e investigadores y técnicos de los dos Centros del campus.

Martínez Romero sostuvo que, sin el afán de “impresionar”, las evaluaciones que han hecho los profesores extranjeros respecto a los estudiantes universitarios son excelentes. “Dicen que nuestros alumnos de tercer año tienen capacidad de postgrado. Son varios los que terminan en sus laboratorios”.

Con esta licenciatura, la UNAM no sólo busca formar jóvenes científicos capaces de sobresalir en las diferentes áreas de la genómica, sino ayudar al país a superar sus rezagos y alcanzar sus metas. Por tanto, la perseverancia y responsabilidad son clave para quien pretende cursarla.

“Es muy frecuente que los alumnos se desencanten a la mitad del semestre, y es que el campo de la genómica requiere una integración de conocimiento de biología molecular, bioquímica, biología celular, algo de matemáticas y estadística. Por eso les pedimos que sean personas que les guste estudiar, que les interese y sientan la vocación de querer aprender y conocer cosas nuevas. Sin duda el reto es enorme”.

La doctora Martínez abundó que el nivel de selección de los alumnos repercute de forma positiva en la eficiencia terminal. “De 300 alumnos que aplican para el examen, nos quedamos con menos del 10 por ciento, de los cuales, tenemos en promedio una eficiencia terminal del 80 por ciento, que es muy alta en la Universidad”.

A pesar de los filtros, no entrar a Genómicas no necesariamente es condenarse a no estudiarla. Hay muchas maneras de cubrir el área de bioinformática y genómica de manera externa o hacer un posgrado en esa disciplina.

“A quienes no se quedan les decimos que no nos odien ni se sientan frustrados, hay muchas maneras de llegar a Roma. Si quieren estudiar la genómica pueden estudiar biología, biomédicas, química, hasta medicina, y después llegar a los postgrados que se ofrecen en el Centro de Ciencias Genómicas, y aprender genómica de forma paralela. Finalmente, pueden estudiar genómica porque esta ciencia ha llegado a todos los campos”.

¿Te interesa estudiarla? Checa aquí la convocatoria.

Las ciencias genómicas

Para la ciencia médica, el ácido desoxirribonucleico (ADN) es la clave para entender y combatir ciertas enfermedades, es decir, la sola obtención del estudio completo del genoma humano podría retrasar la manifestación de una enfermedad —lo que se traduce en un ahorro en el costo de su tratamiento—, y de padecerla, facilitar la formulación de medicamentos adecuados, de acuerdo a los genes de cada paciente.

Debido a que un genoma comprende toda la información genética heredable que dicta las características de una especie o de un individuo, la aplicación de la genómica es necesaria para comprender su estructura, función y evolución.

A diferencia de la genética clásica —que estudia los genes aislados—, las Ciencias Genómicas estudian genomas completos, lo que ha permitido tener un impacto significativo no sólo en la prevención y tratamientos de enfermedades, sino en la biorremediación, en los avances agrícolas y en la ancestría de las poblaciones humanas.

Si bien el auge de las Ciencias Genómicas ha impulsado el desarrollo de nuevas tecnologías para la secuenciación y manipulación del genoma humano, debe señalarse también que ha enfrentado retos de tipo ético, legal, social, político y religioso que reclaman cambios adaptativos por parte de la sociedad.

En México, el Instituto Nacional de Medicina Genómica se dio a la tarea de secuenciar los genomas de diferentes étnicas del país para generar un banco de datos genómicos, sin embargo, la extensa variación individual ha impedido cubrir buena parte de la población.

En lo que respecta a las compañías que se dedican a secuenciar genomas, Martínez Romero aseveró que los marcadores con los que ellas trabajan son de gente caucásica, “y nosotros somos una mezcla de diferentes patrimonios genómicos, es decir, los marcadores genéticos que son importantes para los mexicanos no están reflejados ahí”, por ello, se precisa diseñar y hacer marcadores definidos por sus genomas.

Deja tu comentario

Comentarios

A %d blogueros les gusta esto: