Cultura

Un viaje por la teoría feminista, queer y decolonial en el MUAC

CulturaUNAM Nota: Eloísa Farrera. Fotos: Verónica Rosales
Comparte con tus amigos
  •  
  • 350
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    350
    Shares

En el siglo XVI, España tuvo registro de Elena de Céspedes, una mujer esclava y mulata que se casó y tuvo un hijo. Años después surgió Eleno de Céspedes, cirujano de la corte, casado con una mujer. Entonces, intervino la Santa Inquisición, que juzgó a Elena por haber pretendido ser un hombre toda su vida. Por hermafrodita, dicen las actas de la Iglesia. ¿El castigo por su libertad? Prohibirle ser médico, volver a su rango de esclava y anular su matrimonio.

A/O (Caso Céspedes) (2009-2010) es una de las 22 piezas –entre instalación, performance, video, escritura y dibujo, entre otras expresiones artísticas– de Cabello/ Carceller. Borrador para una exposición sin título (Cap. III), la cual estará presente en el MUAC hasta el 26 de mayo.

Con herramientas de la teoría feminista, queer y decolonial, las artistas españolas Helena Cabello y Ana Carceller, dos precursoras del tema de género en Europa, cuestionan con sus obras el binarismo clásico de los sexos; la hegemónica heteronormatividad occidental y el actual modelo neoliberal de producción social. Sus investigaciones y sus estudios visuales y culturales son un viaje por el pasado, pero también por el presente, para mostrar que la lucha de las minorías políticas y de la diversidad sexual se cruza en los tiempos y en los espacios.

El caso Céspedes, por ejemplo, puede ser tan barroco como tan contemporáneo, tan del siglo XVI como del siglo XXI. Con un análisis que atraviesa los temas de género, identidad, sexualidad, esclavitud e, incluso, racismo y migración.

“Uno no puede hacer una crítica de género sin hacer una crítica a la crisis social. Uno no puede hacer una crítica de género sin hablar de racialización. (Aquí se busca) un análisis interseccional desde diferentes campos. (Hay piezas) sobre mujeres trans en una cárcel, sin papeles y Elena de Céspedes perdida en la historia. Tenemos que pensar en todas esas cosas a la vez”, destacó el curador Manuel Segade.

Otras piezas clave de la exposición son Un beso (1996) y Bollos (1996), obras que sirvieron para revisar de forma precursora el feminismo de los años 70 en los 90 del siglo pasado. Archivo: Drag Models (2007-en proceso), proyecto que profundiza en la idea de los dobles, al mismo tiempo que hace alusión a las relaciones sexuales gay, sugiere Segade.

Instalación y proyección

La instalación Suite Rivolta. Una propuesta estética para la acción (2011) y la proyección de Off escena: si yo fuera… (2010-2011), realizadas con cuatro internas de la prisión de Alcalá Meco en Matadero, Madrid, son otras de las obras que las artistas decidieron traer a México, conscientes de la situación de los feminicidios y de la violencia de género que se vive actualmente en el país.

Además de la muestra, Cabello y Carceller impartieron el taller Género, Performance, Revuelta. Apuntes para una Fiesta Política, dirigido a artistas en formación. También participaron en una jornada en la sala de conferencias del MUAC, en la que se habló de genealogías feministas y queer en las prácticas artísticas contemporáneas.

Segade invitó a los jóvenes universitarios y al público a visitar esta exhibición, la cual, asegura, generará un sano debate y mucha reflexión en México.

 

Deja tu comentario

Comentarios

A %d blogueros les gusta esto: