Cultura Sociedad Televisión

Los Simpson no pasan de moda

Fabiola Méndez/Damián Mendoza
La serie cumple 32 años de contar el día a día de las sociedades, destacó la académica Cristina Rosas.

Treinta años de contar el día a día de las sociedades

¿Una serie de televisión no debería durar 30 años, o sí?, es la pregunta planteada por Cristina Rosas González, académica de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM, en su libro Los Simpson: cultura popular, sátira y poder suave.

Y es que los personajes amarillos más famosos del mundo cumplen tres décadas como serie animada independiente, “para ser exactos 32, desde que aparecieron como cortos animados en el Show de Tracey Ullman”, acotó Rosas González.

De acuerdo con la experta en Relaciones Internacionales, el éxito de la serie se debió a que atendió a un nicho de audiencia olvidado: “Los espectadores entre 18 y 49 años no tenían una oferta adecuada, lo único que había era el Show de Bill Cosby”.

En 1989 Los Simpson llegaron con guiones ingeniosos para contar historias que se vivían cotidianamente, “las historias llenaron ese nicho de mercado porque la gente estaba ávida de otra oferta. Y los guiones eran así, porque los escritores de las primeras temporadas eran científicos, matemáticos, físicos nucleares, personas del mundo académico y gente que quería contar una historia de manera diferente a como lo harían quienes hacen televisión”.

Destacó la originalidad y empleo de la sátira como narrativa. “Muchas series han seguido en esta línea como Malcolm in the middle o American Dad! aunque con menor éxito, pero responden a necesidades específicas de la industria”.

Rosas González mencionó que es una serie que ha abarcado tres generaciones: Baby boomers, Generación X y Millennials, y aunque ha cambiado la forma de ver las series porque ahora se accede al entretenimiento vía streaming, celular, tabletas, etcétera, también ha llevado a que la chispa de la serie haya cambiado. “Para muchos ya no son tan chistosos, mas bien son burdos pero se debe a que han cambiado de productor, guionistas, actores de doblaje, ahora la serie es creada por gente que hace televisión”.

La “fórmula Simpson” es única, pues le han adjudicado poderes de vaticinio de ciertos acontecimientos de la vida política de Estados Unidos. Sin embargo, la académica refirió que al entrevistar a Matt Groening y a algunos guionistas de la serie, “ellos  escribían sobre asuntos cotidianos, se inspiraban en nuestras historias para contar las de ellos, y a 30 años de distancia nosotros los referenciamos todo el tiempo. Respecto al episodio de Donald Trump, al guionista le parecía una tontería que la gente votara por él, lo pusieron como chiste pero creo es parte de la sátira, del absurdo, que tiene la serie”.

Finalmente, Rosas González recordó lo que le dijo Matt Groening al crear los primeros capítulos de la serie: “Pensó que tendría un principio y un final, aunque después señaló que estaba convencido de que él moriría y Los Simpson seguirían ahí, porque siguen habiendo temas que contar y su materia prima es el día a día de las sociedades”.

Deja tu comentario

Comentarios