Campus

La ENES Morelia titula a sus primeras licenciadas en Geohistoria y en Estudios Sociales y Gestión Local

ENES Morelia

El Consejo Universitario aprobó el 20 de marzo del 2012, la licenciatura en Geohistoria, con sede en la Escuela Nacional de Estudios Superiores, Unidad Morelia; más adelante, el 21 de marzo del 2014, aprobó en la misma sede, la licenciatura en Estudios Sociales y Gestión Local; ambas, alternativas de formación universitaria con un enfoque interdisciplinario y acorde a la necesidad de formar profesionales que puedan aportar a nuevos campos del conocimiento.

Recientemente, ambas licenciaturas titularon a sus primeras egresadas; en el caso de Geohistoria, Denisse Maldonado Navarro formó parte de la primera generación (2013-2017) y se tituló con mención honorífica el pasado 21 de enero, defendiendo su tesis: «Henry Bruman. Alcohol in Ancient Mexico; una revisitación desde la Geohistoria para los casos de Jalisco y Nayarit». En entrevista señaló que su interés por la licenciatura en Geohistoria surgió dado que ya cursaba la licenciatura en Historia en la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo y el plan de estudios de esta carrera le presentó un panorama distinto.
[envira-gallery id=»57034″]

«Cursando la licenciatura en Historia adquirí ciertas perspectivas, Geohistoria me atrajo por su carácter interdisciplinario, ingresaba en terrenos distintos y muy interesantes, como el estudio de la geología y el medio ambiente, por ello decidí cursarla de forma simultánea. El turno de la mañana lo pasaba en la ENES y el turno vespertino en la Universidad Michoacana, finalmente concluí ambas licenciaturas y aunque resultó pesado y demandante, tuve por parte de mis docentes y la escuela, la flexibilidad y el acompañamiento necesario cumplir mis compromisos como alumna».

Su tesis retoma el trabajo de Henry Bruman, perteneciente a la denominada Escuela de Berkeley de estudios sobre Geografía Cultural. Bruman realizó investigación en México entre 1938 y 1940 estudiando aspectos relacionados con bebidas alcohólicas con un fuerte componente de estudios culturales y etnográficos.

De las regiones visitadas por Bruman, Maldonado Navarro retomó el municipio de Arandas, en Jalisco y la comunidad de Guadalupe Ocotán, municipio de La Yesca, en Nayarit, para estudiar cómo han evolucionado las bebidas alcohólicas que se producen en dichas regiones y la manera en que se han modificado los patrones culturales relacionados con su producción, consumo e interrelación con la vida de las comunidades; en cierto modo -señala Denisse- intentó ponerse en los zapatos de Bruman y seguir su ruta metodológica casi ochenta años más tarde.

Además, su investigación aborda el análisis del paisaje y territorio de las comunidades, ello en función de sus vocaciones productivas y considerando en principio que el paisaje también es una dimensión sociocultural.

Señala encontrarse cómoda en el ámbito de la academia y la investigación, pero también manifiesta interés por el trabajo que se realiza desde las Organizaciones de la Sociedad Civil, aplicado a problemas específicos, como la vulnerabilidad de las poblaciones migrantes, la sustentabilidad, entre otros campos con posibilidades de generar beneficio social.

Por su parte, la licenciatura en Estudios Sociales y Gestión Local, tituló el pasado 11 de enero y bajo la modalidad: Totalidad de créditos y alto nivel académico a Andrea Deyanira Valencia Baca, quien formó parte de la primera generación. (2014-2018) En entrevista señaló que tuvo interés por esta licenciatura motivada en una serie de viajes que realizó por distintos estados de la república al finalizar su bachillerato y que le sensibilizaron respecto a una serie de problemáticas sociales.

“En esos viajes, decidí que quería prepararme en un campo que me permitiera contribuir a cambiar esas realidades, no siempre visibles para la mayoría, como la pobreza, los obstáculos que se enfrentan en las comunidades y las zonas rurales y en general, la situación cotidiana de las personas más desfavorecidas.”

Destaca el proyecto terminal de Andrea Deyanira, en el que colaboró en conjunto con docentes de la ENES Morelia en un proyecto con mujeres que elaboran textiles en la Meseta Purépecha, mismo que tuvo campo de aplicación en comunidades como San Felipe de los Herreros, Turícuaro, Nurio, Capácuaro y Ahuirán, con el objetivo de crear una cooperativa de mujeres productoras para facilitarles la venta de sus productos en el marco de economía social y solidaria, así como comercio justo.

La cooperativa generó identidad y pertenencia de grupo, consiguieron colocar sus productos para venta por internet y varias piezas se han ido al extranjero; en parte, gracias al trabajo y proyección de la Red Cooperativa Tepeni, los consumidores valoran mejor el trabajo textil de la Meseta Purépecha y el papel de las mujeres productoras.

En el corto plazo, tiene interés de continuar estudiando el posgrado, en temas de interculturalidad y desarrollo rural, probablemente en algún otro país de América Latina y en términos laborales, manifestó su inclinación por aplicar los conocimientos que le brindó la carrera en beneficio de las personas y las comunidades, colaborando en proyectos que le permitan actuar como agente de cambio.

Por su parte, la Mtra. Claudia Escalera Matamoros, actual coordinadora de la licenciatura en Estudios Sociales y Gestión Local señaló que arrancar el programa fue un desafío para el cuerpo docente en varios sentidos, pues se trató de un proyecto ambicioso que debía articular múltiples disciplinas de las ciencias sociales, además, conseguir que los estudiantes obtuvieran aprendizajes situados.

Agregó que varias de las materias de la licenciatura, suponen pasar muchas horas en prácticas y ello representó un reto en materia administrativa, logística y de recursos; llevar a los estudiantes a campo, en ocasiones por varias semanas, considerando en todo momento que se trabaja con personas y comunidades, por lo que se requiere de un trabajo ético y respetuoso, cuyos resultados respondan a las necesidades de las comunidades.

Actualmente se cuenta con una generación egresada y cuatro en formación, en cuyo conjunto suman más de cien estudiantes. Entre los retos para los próximos años, en opinión de la Mtra. Escalera, se encuentran el estabilizar la matrícula, así como mantener y desarrollar las materias que requieren mucho trabajo de campo con una aplicación ética y de retribución respecto a las problemáticas sociales que en ellas se estudian. Otro reto de esta etapa de la licenciatura es logar una alta tasa de titulación de los estudiantes egresados y finalmente, iniciar un proceso de reflexión sobre la congruencia y desarrollo de la licenciatura una vez que ha egresado la primera generación.

El Dr. Ivan Franch Pardo, coordinador de la licenciatura en Geohistoria señaló que el campo de conocimiento: “es interdisciplinario entre la geografía y la historia, pero además es integrador con determinadas ramas temáticas de las ciencias ambientales, ecología, geociencias, cartografía, urbanismo, etnografía, antropología o del arte, por mencionar algunos. Así, desde el punto de vista curricular, tal interdisciplinariedad y amplio espectro temático, ha exigido a los académicos un importante esfuerzo intelectual para dotar de cohesión, amplitud y orden a sus contenidos académicos.”

Añadió que los objetivos planteados en la creación del programa de licenciatura, se están cumpliendo en la medida en que los estudiantes afrontan con madurez la realización de sus proyectos de investigación, la destreza que reflejan en el uso de tecnología para la captura y análisis de información geográfica, (SIG, percepción remota, cartografía digital, drones, GPS, fotointerpretación), la estructuración en el desarrollo y análisis de un discurso, el manejo de conceptos propios de la disciplina o la capacidad de visión interdisciplinaria e integradora para afrontar un conflicto territorial.

La licenciatura ha destacado por un trabajo conjunto entre docentes y alumnos que ha logrado vincularse con distintos actores académicos, gubernamentales y de la sociedad civil, con proyectos como: el Programa Municipal de Gestión de Riesgos y Ordenamiento Territorial de Morelia; Procesos de articulación territorial de la minería en la época colonial; Pequeñas localidades y redes de estructuración territorial en lo remoto: México y Argentina; Elaboración de topoguías senderistas como práctica docente y como herramienta para el análisis geográfico; entre otros.

Geohistoria cuenta con 81 alumnos inscritos y ha desarrollado colaboración con instituciones académicas del país y del extranjero. Trabajan actualmente en la revisión y modificación del plan de estudios para en el corto plazo iniciar con los procesos de su acreditación.

 

Deja tu comentario

Comentarios