Campus Ciencia Cultura

Debemos procurar el bienestar de los animales

Michel Olguín Lacunza / Francisco Medina
Lo primero para tener un animal de compañía es investigar sobre la especie y sus necesidades particulares, porque son una gran responsabilidad.

Todos los animales sienten, sufren y experimentan diferentes estados mentales. Sean de compañía, producción, investigación, trabajo, espectáculos o de zoológicos, por ello debemos procurar su bienestar.

Al respecto, Francisco Galindo Maldonado, profesor de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia (FMVyZ) de la UNAM, expresó en entrevista para UNAM Global que este concepto no debe confundirse con protección animal, porque es diferente. “Se trata de atender aspectos éticos, es nuestra obligación moral”.

El bienestar animal se refiere al estado biológico en función de cómo aquél afronta diferentes desafíos, muchas veces tienen que ver con la interacción con el ser humano, enfatizó el académico universitario.

Uno de los rubros más importantes, dijo Galindo Maldonado, es la producción animal. Actualmente, existen 7 mil millones de personas en el planeta y para el 2050 se estima que la población aumentará a 9 mil millones de personas.

Esto implica que deberá duplicarse la producción de alimentos de origen animal (carne, leche, huevo, entre otros). Por un lado, “el problema ambiental es enorme y debemos atender la sostenibilidad, cuidar la biodiversidad, evitar los gases de efecto invernadero, deforestación y contaminación del agua al producir alimentos de origen animal, y por el otro lado, considerar que sienten y por ello cuidar su bienestar”.

En el caso de animales de compañía, el bienestar es esencial para una tenencia responsable. Por ejemplo, si son abandonados en la calle algunos se vuelven silvestres y depredadores. Es cuestión de salud pública, observó.

Otro punto fundamental son aquellos especímenes utilizados para labores de trabajo. En este punto, la idea es que se desempeñen en sus actividades adecuadamente.

La investigación biomédica con animales es cada vez más importante, por ello, es fundamental considerar protocolos de investigación para su bienestar y evitar errores metodológicos al momento de usarlos.

También cuidar el principio de las “3R” en experimentación:

1) Refinamiento: métodos que ayuden a minimizar cualquier dolor o angustia y mejoren el bienestar animal.

2) Reemplazo: métodos que eviten o ayuden a reemplazar el uso de animales.

3) Reducción: métodos que ayuden a reducir el número de animales que se usan en experimentos.

La UNAM participa

Existe la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE),  la cual está conformada por 180 países y es la autoridad encargada en este tema. Desde el 2004 asume el liderazgo para trabajar una agenda de bienestar animal.

De hecho, ha convocado a grupos de especialistas para publicar recomendaciones a nivel global con temas de producción, compañía y otras áreas. México participa a través de la UNAM.

Así, desde finales de los 80, la Universidad Nacional ha sido uno de los grupos que trabaja sobre esta temática e imparte cursos obligatorios a la comunidad de la FMVyZ, y esto ha permitido avanzar en problemas, particularmente, de México y América Latina.

¿Qué debes saber sobre los animales de compañía?

Lo primero para tener un animal de compañía es investigar sobre la especie y sus necesidades particulares, porque son una gran responsabilidad. Por ejemplo, si  se tiene un perro, debe averiguarse las particularidades de su raza, su problemática genética y llevarlo constantemente al médico veterinario para prevenir enfermedades.

En cuanto a los animales silvestres que suelen comprarse para compañía, Galindo Maldonado explicó que los interesados deben consultar una lista de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) sobre los animales no domésticos que pueden ser de compañía, y aquellos que están protegidos y no son para tal fin.

Deja tu comentario

Comentarios