Campus Nacional

Aniversario 25 de la aparición del EZLN

Roberto Gutiérrez/Francisco Medina
El movimiento zapatista, más vivo que nunca; no es casual que aún vengan de todo el mundo activistas, artistas y científicos sociales: investigador del IIS.
Comparte con tus amigos
  • 350
    Shares

A 25 años de su repentina aparición en Chiapas, el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) sigue encabezando un movimiento social de presencia y alcance mundial.

“Sí, pésele a quien le pese, y más allá de la campaña de silenciamiento de los medios de comunicación masiva del país y del propio gobierno mexicano para dar la impresión de que está en decadencia, en crisis, el movimiento neozapatista no ha dejado de demostrar un gran vigor y una proyección planetaria, internacional”, señaló Carlos Antonio Aguirre Rojas, investigador del Instituto de Investigaciones Sociales.

Nueva etapa

El 21 de diciembre de 2012, luego de que más de 40 mil zapatistas tomaron pacíficamente cinco cabeceras municipales de Chiapas (San Cristóbal, Palenque, Las Margaritas, Ocosingo y Altamirano), el EZLN anunció que clausuraba la etapa que había comenzado en 2005 con la iniciativa de la Otra Campaña y entraba en una nueva –la actual–, surgida a partir de la Sexta Declaración de la Selva Lacandona.

“El mensaje de este acto simbólico fue: ‘Aquí, las bases son los líderes del movimiento. No hay líderes porque aquí el nosotros decide sobre el yo’. Después tomaron la iniciativa de la Escuelita para mostrar cómo construyen esa cosa fantástica que se llama autonomía. Ellos han dicho: ‘Nuestra lucha fundamental es una lucha por la autonomía.’ Pero esta autonomía no debe ser entendida únicamente como la capacidad de regirse de acuerdo con sus propias leyes y ser independientes del poder político, sino también como la capacidad de construir su propia vida y su propia sociedad según sus propios criterios y sus propias decisiones tomadas en asamblea”, indicó Aguirre Rojas.

Relevo generacional

Con respecto a la muerte simbólica del subcomandante Marcos y su transformación en el subcomandante Galeano, Aguirre Rojas opinó que lo que está detrás de este hecho es el relevo generacional dentro del propio movimiento neozapatista.

“El subcomandante Marcos fue la figura visible del EZLN durante los primeros veintitantos años, pero ahora el vocero del movimiento es un indígena: el subcomandante Moisés. La nueva generación de indígenas chiapanecos, que nació cuando acababa de estallar el movimiento y que hoy en día tiene 22, 23, 24, 25 años, ya está tomando el relevo. Con esto, el Ejército Zapatista de Liberación Nacional asegura algo que no lograron las revoluciones rusa, china, cubana y vietnamita: el futuro del movimiento. De esta manera, tenemos neozapatismo para rato. Éste es un poco el sentido de la muerte simbólica del subcomandante Marcos. Ahora, el subcomandante Galeano sigue siendo un compañero fundamental, aporta ideas esenciales, pero no es, como nunca lo fue el subcomandante Marcos, el líder ni la conciencia iluminada o el que dicta las directrices ni el que decide lo que hay que hacer. Los indígenas de Chiapas se mueven a partir de la democracia directa y asamblearia; son sus asambleas las que deciden qué pasos fundamentales dan y cómo.”

Deja tu comentario

Comentarios

A %d blogueros les gusta esto: