Campus

¿Qué es la Noche de las Estrellas?

Omar Páramo
México y Francia, los países donde la Noche de las Estrellas tiene mayor arraigo

La Noche de las Estrellas tiene dos polos: Francia (donde nació hace 25 años) y México (donde se realiza desde 2009), y aunque Bélgica, España y Brasil se han llegado a unir, es en estos dos países donde se realizan más actividades relacionadas con la observación del cielo, expuso el astrónomo Bruno Monflier en el museo Universum.

De visita en la UNAM para participar en los actos a realizarse el sábado 3 de diciembre en más más de 95 sedes repartidas en cada estado de la República —con excepción de Tamaulipas—, el también divulgador rememoró cómo este evento surgió en 1991 sin otra pretensión que la de difundir el conocimiento científico entre la gente.

“Al principio se llamó La noche de las estrellas fugaces, pues el objetivo era atestiguar la lluvia de meteoritos de las Perseidas, pero cómo estos bólidos no son siempre fáciles de ver por el clima, por no saber a dónde voltear o simplemente porque no están, decidimos retirar el adjetivo y dejar el nombre simplemente en ‘estrellas’. Al fin, ellas siempre están ahí, para ser observadas con un telescopio o a simple vista”, refirió Monflier, quien fue clave para que esta velada también comenzara a organizarse en México.

El antecedente de esta celebración eran unas excursiones realizadas a finales de los 80 por un grupo de astrónomos amateurs en Francia, las cuales se popularizaron a tal grado que fueron replicadas a nivel nacional y una televisora pública, Antenne 2, les dedicó un programa de cuatro horas, transmitido de las 10 de la noche del 10 de agosto de 1991, hasta las dos de la mañana del día siguiente.

Un arranque exitoso

Para Monflier, el que hubiera un programa televisado fue crucial para que La Noche de las Estrellas se convirtiera en una tradición anual, pues sirvió de termómetro para determinar cuántos franceses estaban genuinamente interesados en el cielo nocturno y sus astros. Los ratings sorprendieron a todos, pues pese al carácter noctámbulo de la emisión, se registraron cuatro millones de espectadores.

A diferencia de México, en Francia estas actividades no tienen lugar a final de año, sino a inicios de agosto, porque es factible observar la mayor precipitación de las Perseidas, la gente está de vacaciones y es verano (por el frío europeo hacerlo en invierno sería impensable).

“Ustedes no saben lo afortunados que son de contar con su clima, que permite ver el cielo con facilidad. En nuestro país el tiempo suele ser nuboso y con lluvia, por lo que desde el año 2000 nuestro evento se realiza de viernes a domingo, por si en alguno de estos días no hay condiciones de visibilidad, podamos probar suerte al siguiente”.

Aunque a partir de 2003 Antenne 2 ya no transmite el programa especial referido, La Noche de las Estrellas se ha arraigado a tal grado entre los franceses que de 1991 a la fecha ha habido un aumento de 1.5 millones a 2.5 millones de personas que realizan al menos una actividad astronómica anual, se han creado 11 “paraderos de noche” (sitios para observar los astros) y hay un 30 por ciento más de gente inscrita en algún club de astronomía.

“Además, este año tuvimos 270 sedes (130 exclusivas para niños) y ello habla de cuánto nos emociona esto. México es un país cuatro veces más grande y sólo tiene 95. Quizá se deba a que empezaron después que nosotros, pero creemos que van por buen camino”.

Puentes entre Francia y México

La primera Noche de las Estrellas de México tuvo lugar en 2009, justo en el Año Internacional de la Astronomía; desde entonces su arraigo a ha crecido a tal grado que sólo le supera Francia en el rubro. “Por esta razón, estamos en pláticas con José Franco —director general de Divulgación de la Ciencia de la UNAM— para generar algo que se llamaría La Noche Internacional de las Estrellas”, adelantó Monflier.

El objetivo sería afianzar lazos, lograr un evento más grande y de mayores alcances e integrar a cada vez más países, pues aunque algunos se suman, no lo hacen con el entusiasmo de Francia y México.

“Estamos afinando detalles y en cuanto tengamos algo lo daremos a conocer. El mayor problema hasta ahora son los tiempos, pues para observar el firmamento, cuando en Europa ya oscureció en América es de día, pero estoy seguro de que algo podremos hacer”, concluyó.

Deja tu comentario

Comentarios